El Huffington Post

JAVIER PéREZ DE ALBéNIZ | 12/6/2012

Arianna Huffington (izda.) y Montserrat Domínguez, directora de 'El Huffington Post', en la redacción del periódico, la víspera de su aparición en la red. / Kiko Huesca (Efe)

Para buena parte de periodistas y teóricos de la información, la profesión comenzó a morir cuando los contenidos pasaron a ser gratuitos. Gratuitos para el consumidor. El Huffington Post, la web del grupo Prisa que se inauguró el pasado jueves, pretende cerrar el siniestro círculo con una vuelta de tuerca al concepto “free”: esos contenidos gratuitos para el consumidor…a partir de ahora también deben serlo para la empresa. Un nuevo y sofisticado modelo de negocio. Y un programa de exterminio de periodistas, puesto que coloca a los verdaderos profesionales de la información en el interior de un cepo de dos mandíbulas, medios y consumidores, que no pagan su trabajo.

Arianna Huffington, la avispada creadora del invento, asegura en su primer post en castellano que el nuevo medio es “una entidad periodística”, y que nace para “aunar la mezcla de noticias, blogs, comunidad y participación social”. Montserrat Domínguez, directora de la edición española, insiste en que son “un medio progresista”, que no piensa pagar a los blogueros, que no dudan “en agregar contenidos de otros medios”, y que “para mucha gente publicar en el Huff es una oportunidad única”.

El Huffington Post es un medio de comunicación tan ambicioso como austero, puesto que cuenta con solo un editor, tres redactores y cuatro jefes. Con una plantilla así, ajustada hasta límites insospechados ¿Quién genera los contenidos, la información necesaria para “rellenar” esa “entidad periodística”? Ya lo advertía Domínguez: otros medios, que son pirateados (enlazados, perdón), y blogueros, que trabajan gratis (a cambio de “visibilidad”, perdón). Periodismo de bajo coste. Los profesionales hasta hace poco más valiosos, aquellos que alimentaban con noticias las redacciones, son antiguallas que no tienen hueco en este innovador, sofisticado y divertido medio de comunicación para el siglo XXI. La directora asegura “ofrecer reporterismo propio” e “investigación propia”, pero en un futuro. De momento, enlace y opinión. ¡Gratis total, beneficio brutal!

En este mundo de gratuidad y austeridad sorprende que Juan Luis Cebrían, consejero delegado de Prisa e impulsor de la versión española del Huff Post, pretenda seguir cobrando por su trabajo. En 2011, sin ir más lejos, el empresario progresista ganó 8,2 millones de euros, una cifra capitalista con la que podría poner en marcha y mantener durante un año (siguiendo el convenio de El País) 43 plantillas como las de su nuevo juguete. Pero no será necesario semejante sacrificio…

Ya hemos visto que el Huff Post no genera noticias. Algún periodista obsoleto, carne de ERE, pensará que es posible el periodismo sin papel, pero no sin noticias. Y que por tanto aquellos que dicen que El Huff Post es periodismo mienten como bellacos. El Huff Post es lo peor que le podría pasar al periodismo. No olvidemos que las “noticias” que publica este nuevo portal llegan por dos caminos: tras ser robadas a periodistas de verdad, que trabajan en otros medios y no cobran del Huff, y de lo que antes se consideraban fuentes poco fiables: políticos en constante campaña de promoción. Rubalcaba, Esteban González Pons, Antonio Basagoiti, Juan Fernando López Aguilar, Patxi López…Con esta nómina de blogueros defendiendo sus intereses, ¿Quién necesita periodistas? Con secciones como “Fotos de animales de la semana”, ¿Quién necesita un espacio dedicado a la Ciencia? Con Boris Izaguirre en una sección como Tendencias, ¿Quién necesita Cultura?

Captura de la primera portada de El Huffington Post.

Pero bueno, vayamos al grano. El producto. ¿Cómo es el Huff Post? El viejo resumen de prensa convertido en basura sensacionalista. La portada con que arrancaron, un burdo montaje que haría ruborizarse al staff de La Razón, fue una declaración de intenciones. Recorta por aquí y pega por allí, enseña unas tetas por abajo y sube hasta aquí el blog de Alberto Ruíz Gallardón. Algo de desparpajo, mucha jeta y tijeras digitales es cuanto se necesita para crear el portal más cool del mundo, el producto que engrandecerá tu Iphone, el medio de comunicación que anulará tu sentido crítico justo cuando más lo necesitas.

Dice la directora que publicar en el Huff es una oportunidad única. Quizá para blogueros esquiroles que solo exigen una palmadita en la espalda y la promesa de futuras oportunidades. Es difícil pensar en la “visibilidad” como moneda de cambio, o en disfrutar de una “oportunidad única”, cuando tu texto aparece entre burdos fotomontajes, anuncios de coches, fotos de gatitos y vídeos de Youtube con Madonna “sacándose un pecho en mitad de un concierto”.

El Huff es solo el negocio perfecto. Una inversión mínima, unos gastos insignificantes, un descaro sin parangón y el trabajo de otros. Este engendro no tiene la culpa de la decadencia del periodismo, evidentemente. Pero pone su grano de arena para que la profesión se hunda para siempre. Y lo hace en nombre de la progresía y la democracia ciudadana, y con la complicidad de “prestigiosos” periodistas que miran para otro lado y callan.

Les deseo lo peor, que será lo mejor para el periodismo.

Resultado:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas ( 652/5 | 138 votos)
Imprimir

Comentarios |35 Comentarios »

Páginas: [4] 3 2 1  Mostrar todos

Vote -1 Vote +1

[...] Te has manifestado ya sobre esta cuestión, incluso contestando a críticas muy duras como la de Javier Pérez de Albéniz.  ¿Cómo se defiende este modelo de no tener que pagar a [...]

La convulsión del Huffington Post y el germen de Materia (I) | Miércoles, 16 de enero de 2013 |9:51 AM| puntuación:0
Vote -1 Vote +1

[...] columna izquierda de su página de inicio. Quizás por eso hay quien denomina este proyecto como un programa de exterminio de periodistas. Figura 5: Los blogs del HuffPost en su portada / Fuente: elaboración propia a partir de [...]

Beggy | Jueves, 26 de julio de 2012 |7:09 AM| puntuación:0
Vote -1 Vote +1

I and also my guys have been checking the good tips and hints on your web site and sundedly got a terrible suspicion I never thanked the site owner for those strategies. Those young men ended up for that reason glad to see them and already have clearly been having fun with them. Many thanks for turning out to be so accommodating as well as for obtaining such brilliant information most people are really desperate to be aware of. My very own sincere apologies for not expressing gratitude to earlier.

Me gusta el Huffington Post y el periodismo | comunicaomas | Lunes, 18 de junio de 2012 |10:26 PM| puntuación:1
Vote -1 Vote +1

[...] en momentos en trazos gruesos, sobre el medio, su modelo y sus responsables. En Cuarto Poder Javier Pérez de Albéniz inició una agria polémica respondida también muy duramente por la flamante directora del [...]

Páginas: [4] 3 2 1 » os Enlaces Pe

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Normas de uso

Para dejar un comentario es necesario registrarse.

No se admitirán los que sean contrarios a las leyes españolas o insultantes.


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

ÚLTIMOS COMENTARIOS

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

BUSCAR

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Aviso Legal | Política de cookies | ¿Quiénes somos? | Publicidad | Diseño Web

Salvo indicaciones, el contenido íntegro de Cuarto Poder de Mesa de Redacción, SL
está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.
Creative Commons License