No tinc por

BARCELONA.- La ciudad amanecía extraña, como con sordina, ralentizada. Los viernes de agosto nunca son demasiado bulliciosos,…