Las Marchas de la Dignidad regresan en diciembre: “No hay Justicia”

  • El 1 de diciembre convocan concentraciones descentralizadas por el Estado y el 15 frente al Tribunal Supremo
  • Pretenden repetir una gran movilización en abril del 2019

Pan, trabajo, techo y dignidad… Y justicia. Las Marchas de la Dignidad vuelven a las calles. A sus reclamaciones de derechos sociales, políticos y económicos, suman la de “No hay Justicia”. Bajo este nombre convocarán concentraciones en diferentes ciudades, frente los palacios de justicia, el próximo día 1 de diciembre y una conjunta frente al Tribunal Supremo, centralizada en Madrid a donde se espera que se desplace gente de los distintos territorios, el día 15.

Las críticas sobre el sistema de justicia español se hacen por la última decisión del Supremo de anular la sentencia por la cual los impuestos derivados del pago de hipotecas corrían a cuenta de la banca y, ahora, de los clientes. En la misma línea que la convocada por Unidos Podemos este sábado, el día 15 las Marchas quieren mostrar su desacuerdo con la decisión de la institución presidida por Carlos Lesmes.

Además, se suman a las convocatorias ya organizadas por distintos colectivos, como la manifestación de la Coordinadora de Pensionistas del mes que viene y las del movimiento feminista para el próximo 25-N, contra las violencias machistas, y la huelga general del 8 de marzo del 2019.

Vuelven las asambleas territoriales a las Marchas, que inician un “trabajo desde abajo”, de hablar “con los distintos colectivos”, para reorganizar este movimiento que desbordó Madrid en las movilizaciones del año 2014. Para ello, irán celebrando distintas asambleas territoriales y encuentros con distintos movimientos sociales y sindicatos. Tras esta serie de asambleas, el próximo 2 de febrero, se celebrará una asamblea estatal en Madrid para organizar una nueva gran movilización.

Centran esta nueva movilización para abril del año que viene en Madrid, y esperan que, como en anteriores ocasiones, se colapse el centro de la capital. Advierten de que “la movilización social no puede parar bajo el espejismo de un gobierno del PSOE, y de que pueden notarse ciertas mejorías sociales, pero que el grueso de los problemas seguirán presentes”. “Gobierne quien gobierne, los derechos se defienden”, recuerdan, como lema. De momento, se centran en la preparación de las movilizaciones de diciembre.

“No hay Justicia, se llaman, por supuesto como detonante de la sentencia del Supremo, pero también de los procesos represivos que se viven en todo el Estado”, explican a cuartopoder.es. Ponen como ejemplos los procesos de los líderes independentistas catalanes, los casos de Hásel, Strawberry o Valtònyc, las sentencias contra trabajadores, o la abusiva petición de la Fiscalía de Castilla-La Mancha de 21 años para un activista de las Marchas por las movilizaciones de marzo del 2014.

justiciamadridMarchas de la DignidadmovilizaciónTribubal supremo
Comentarios (3)
Añadir comentario
  • florentino del Amo Antolin

    Quiza, seamos algo repetitivos; pero oye, aquí no cambió nada en tantos años. O se quiso cambiar y no se hizo caso, por esas tramas internas de un Estado artificial, que: ¡ Nadie lo votó y no se puede modificar !. Osea, la santisima trinidad en versión XXX… Por lo mismo tenemos que: Raca, raca, raca… Dando la matraca !.
    A mi me gusta: ¡ La dignidad en marcha !. Asociadas con pensionístas, estudiantes, mujeres, desahuciados, autonomos, sanitarios… Unidos en las proclamas: ¡ Gobierne quien gobierne las pensiones y tal… Se defienden !. Porque el hartazgo es tal, que visionar las grandes movilizaciones, unitarias y llenas de solidaridad; equivaldria al pulso necesario de vernos que no estamos solos; conseguir rupturas dentro del regimen y sus sistemas yenkistas neoliberales.
    Estamos en el sitio adecuado para prosperar en dignidad social, derechos y libertades civicas.
    ¡ En nuestro nombre !.

  • Joan López

    Vergüenza tendría que darles a estos politicastros que se pasean por Congreso y Senado sin mover un dedo por las grandes preocupaciones sociales. ¿Para qué los queremos, si pasan todo el día peleándose entre ellos a ver quién es el que más mangonea en el Gobierno? No son gestores de nada, son unos perfectos vividores de la política. Su bizantinismo los lleva a una pérdida de tiempo lamentable. Y no hablemos del filibusterismo, que es otra rémora de las muchas que sufre la gestión política. Es como aquello de ‘los unos por los otros y la casa sin barrer’. Sólo se acuerdan de la ciudadanía para convocarla a votar. Después, ¡hasta la siguiente chicos(as), nos vemos dentro de cuatro años! España no está hoy preparada para asumir con seriedad una democracia como mandan los cánones. España no es democrática.

  • ninja45

    Casado y Rivera son unos arrabaleros de la política. Por supuesto van vendiendo su derecho a mitinear en cualquier territorio español, con el acento puesto en “español” si se trata de tierras vascas o catalanas, no en vano son herederos del espíritu del conquistador. Lo que no cuentan, ni dicen, ni barbotean, es que ningún líder catalán o vasco podría ir a hacer homenajes a los Mossos o a los presos políticos por tierras castizas, so pena de caer en los infiernos. Y luego están los Dani Mateos de turno, crucificados por la inquisición española y españolísima, por hacer chistes con banderas. Todo en nombre de la patria, concebida siempre como una imposición y nunca como un pacto. En este punto, la cuestión es rotunda: ¿cómo pretende un señor como el tal Rivera, gobernar un Estado multinacional, con lenguas, identidades y culturas diversas, y con conflictos territoriales abiertos, con su esquema de Cid Campeador masacrando a los infieles?. Porque algo está claro: Ciudadanos se ha situado, sin complejos, fuera del espíritu que cuajó en la España autonómica. No es que estén en contra del derecho a la autodeterminación de los pueblos, es que estos sólo conciben la España del caballo y la espada. Es falangismo de manual, rejuvenecido con dosis ingentes de bótox. Sólo faltaba la feliz compañía de la extrema derecha para situarse definitivamente fuera del mapa. Y si no, recordemos al Primo de Rivera original, que ciertamente parece primo del Rivera actual: “Una nación no es una lengua, ni una raza, ni un territorio. Es una unidad de destino en lo universal. Esa unidad de destino se llamó y se llama España”. ¡Qué miedo!. Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!