Exigente Iglesias, cooperante Errejón: dos caras de Podemos ante el Gobierno del PSOE

  • Iglesias reclama desde ya reformas en pensiones y en políticas de género
  • Errejón apuesta por remar junto al Gobierno hacia un "horizonte compartido"

La semana pasada, sin duda, supuso un manotazo en el tablero político de ajedrez que descolocó todas las piezas. Las formaciones políticas rehacen sus estrategias ante un nuevo Gobierno socialista. En Podemos, se evidencian las diferencias, sobre todo en el tono, pero también en el contenido, sobre cómo afrontar la oposición a Pedro Sánchez, una vez que este no ha aceptado un Gobierno conjunto, en las apariciones en medios de los diferentes dirigentes. Tomamos, como ejemplo, la entrevista del pasado miércoles a Íñigo Errejón en la Cadena SER y la de ayer, jueves, a Pablo Iglesias en TVE.

La entrevista del miércoles se producía cuando todavía no se conocía, al completo, quiénes ocuparían los distintos ministerios, mientras que el jueves Iglesias ya tenía esta información. A pesar de ello, aquellas diferencias que se plasmaban por escrito hace más de un año, en los documentos políticos de Vistalegre II, se perciben en los relatos y discursos que elaboran cada uno. Iglesias, exigente y contundente con el PSOE; Errejón, cooperante, en busca de esa “competición virtuosa” entre las fuerzas progresistas que, según él, llevaría a un crecimiento en los apoyos de ambos espacios políticos, una competición que alterne la confrontación con la cooperación.

Publicidad

A Iglesias, que en todo momento asegura que hay que dar un plazo de cortesía para comenzar una oposición crítica al Gobierno socialista, parece que no le temblará el pulso desde el escaño para exigir al nuevo Ejecutivo políticas sociales “que mejoren la vida de la gente”. Su estrategia, vencedora del cónclave de Podemos del año pasado, pasa por diferenciarse del PSOE por la izquierda, recoger el guante de las protestas de la calle para exigir medidas en las instituciones. Hoy, pensionistas y feministas.

Publicidad

Errejón, candidato de Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid para las elecciones del año que viene, dibuja otra estrategia, tal y como reafirmó en la radio. “Este gobierno que nace, no lo hace por la fortaleza de una sola fuerza política, sino por la cooperación entre muchos y por las expectativas e ilusión transversales de la sociedad española”, declaraba, ante la pluralidad de los apoyos que recibió Sánchez el pasado viernes en el hemiciclo que le llevaron a la Presidencia del Gobierno. Un Gobierno que, asegura Errejón, tendrá “un camino muy difícil”, porque “nace con adversarios muy poderosos”. Por esto, apuesta por “remar” conjuntamente con él, “con cooperación, pragmatismo, sentido común y capacidad para llegar a acuerdos”.

“Este gobierno nace con adversarios duros, la derecha cuando pierde el poder tiene muy mal perder y suele intentar incendiar la convivencia en nuestro país”, advertía Errejón a Sánchez, lanzándole un mensaje: “Si el Gobierno titubea, del otro lado no se va a encontrar mano tendida, sino hostilidad. La indecisión del Gobierno va a excitar más el ánimo confrontativo del PP. Por ello nos ofrecemos como fuerza que respalda, empuja o marca horizonte“.

Y es que el candidato considera que “el horizonte electoral va a ir mejor a todas las fuerzas progresistas si se demuestra que las cosas se pueden cambiar”. “Si las cosas empiezan a andar, poquito a poquito, hay que tener la mirada larga y el paso corto, lanzaremos un mensaje a la ciudadanía: se puede”, explicaba Errejón. Paso a paso: renovación de RTVE, derogación de la ley mordaza, aplicación de los permisos iguales e intransferibles en las pensiones, presupuesto contra la violencia machista…

Para ello, cree que el Gobierno debe ser “generoso” y llegar a un “acuerdo político sólido y estable con el resto de fuerzas” que le han apoyado. “Si este gobierno y avanza, transforma cosas, es una buena noticia para toda la gente progresista y demócrata, vote lo que vote, se lanza el mensaje de que se pueden cambiar las cosas, no hay que resignarse”. Un acuerdo sólido, esboza el candidato madrileño: “Que no tengamos que estar cada semana fijando cada cuestión, un horizonte compartido”. A Errejón, no le parece “fundamental” que no se haya alcanzado un acuerdo de Gobierno compartido para llevar a cabo esta cooperación parlamentaria.

Sin embargo, esta cuestión de que el Gobierno no haya contado con afines de Podemos, sí que es considerado por Iglesias como una imprudencia: “Es imprudente, estamos ante un Gobierno sostenido por 84 diputados, ningún presidente en España ha tenido un apoyo tan escueto, tan débil y frágil“. Debilidad, fragilidad, lo que hace que Iglesias piense que el paso de Sánchez por la Moncloa pueda convertirse en “un calvario”, si no busca apoyos y acuerdos con Unidos Podemos. “Los españoles no votaron para que hubiera gobiernos monocolor, un Gobierno débil no es una buena noticia para España”, reflexionaba Iglesias en TVE.

Cuando se producía la entrevista televisiva con el secretario general de Podemos, ya se conocían todas las ministras y ministros del Gobierno socialista. Iglesias se mostró especialmente crítico con Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, a quien califica como “ministro del PP”. Sobre la composición del Gobierno, el líder de Podemos considera que Sánchez “ha sonreído a PP y Ciudadanos y ha tardado 24 horas en olvidarse de Unidos Podemos, gracias a quien es presidente del Gobierno“, lo que considera “una declaración de intenciones” por parte de Sánchez. “Si se vuelve a equivocar de aliados, le juzgaremos en la medida justa”, advertía al líder socialista, recordándole que, en la tribuna, durante la moción, reconoció que “se equivocó” al pactar con Ciudadanos en el pasado, un partido “de extrema derecha”.

Frente al “remar juntos” de Errejón, Iglesias otorgará “una mínima cortesía parlamentaria” al nuevo Ejecutivo, pero ya le reclama medidas con urgencia, ya ejerce como oposición mientras que PP y Ciudadanos parecen noqueados por la nueva realidad. “Que la semana que viene los permisos de paternidad y maternidad iguales e intrasferibles sean una realidad; que las pensiones y su revalorarización con el IPC sean una realidad y se acabe con el factor de empobrecimiento”, exigía, ayer, Iglesias.

Más allá de las diferencias en el tono y los niveles de contundencia en las reclamaciones al nuevo Ejecutivo, Iglesias y Errejón coinciden en festejar el número de mujeres al frente de los ministerios. Iglesias lo valora positivamente y desea “que no vuelva a ser noticia, que se normalice” que haya más mujeres que hombres en los puestos dirigentes. Para Errejón, la presencia de más mujeres que hombres en el Ejecutivo “escucha el eco del 8-M y de la revolución feminista que se está viviendo en España”. También coinciden en criticar a Ciudadanos y la falta de reacción de la formación naranja tras el terremoto político de los últimos días. “Rivera se ha quedado con la cara del portero del Liverpool”, describía el secretario general. “El tablero político ha cambiado mucho y veo a Ciudadanos descolocados”, consideraba Errejón.