Un problema real: repaso del último año de Felipe VI

  • Recorrido por los momentos más difíciles de los últimos 12 meses del monarca
  • Catalunya, Urdangarin y Corinna, los principales quebraderos de cabeza

El pasado 25 de julio, hace casi un año, Barcelona celebraba el 25 aniversario de los Juegos Olímpicos de 1992 en la capital catalana. La cuenta atrás del independentismo hacia el referéndum del 1-O ya había comenzado, pero la tensión aguardaba, todavía no era protagonista. Felipe VI participaba en el acto homenaje, intervino en los discursos. Un discurso, el suyo, que en buena parte pronunció en catalán, unas palabras que utilizó para elogiar la unidad de las administraciones municipal, catalana y estatal para la organización del evento olímpico. “Amics per sempre”, concluyó. Aplausos. Apelaciones a la unidad…

Pocas semanas después, el 17 de agosto, el terror golpeaba Barcelona y Cambrils. Dos furgonetas llevarían a cabo sendos atropellos masivos asesinando a 16 personas. Unos días más tarde, el 26 de agosto, una gran manifestación recorrió el Passeig de Gràcia en repulsa a los atentados. Felipe VI participó en ella, pero el ambiente ya no era el de un mes atrás. “Felipe, qui vol la pau no trafica amb armes (Felipe, quien quiere la paz no trafica con armas)”, esta pancarta recordaba al monarca las turbias relaciones que la Familia Real española ha mantenido, a lo largo de la historia, con familias reales como la saudí o la marroquí. Las relaciones de Arabia Saudí con el terrorismo yihadista están más que estudiadas. Los aplausos que recibió en la celebración de la Barcelona olímpica se habían convertido en abucheos.

Anuncio

Publicidad

Catalunya, Catalunya, Catalunya. Durante los siguientes meses, el otoño catalán, Catalunya fue la única protagonista de la política estatal. El 3 de octubre, dos días después del 1-O, cuando las imágenes de la brutalidad policial contra votantes habían dado la vuelta al mundo, se celebraba una huelga general catalana, o un paro de país, con un amplio seguimiento. Amplios sectores sociales apretaban al Govern para que proclamara la independencia. Felipe VI, que había mantenido un cauteloso silencio hasta entonces, decidió hablar.

Un discurso bronco, nada conciliador, que, para muchos analistas supuso una ruptura entre la Monarquía y amplias capas de la sociedad catalana. El árbitro tomó partido. Una ruptura que llegaría más allá, también con una parte de la sociedad española que no apostaba por la mano dura del PP y por la represión judicial como forma de solucionar la cuestión catalana. Felipe VI se alineaba con el nacionalismo español en auge durante aquellos meses. La Monarquía parecía ganar adeptos en el resto del Estado, mientras en Catalunya era fuertemente criticada por amplios sectores. Un toma y daca, cuanto más se le criticaba allí, más se le defendía y admiraba en la prensa madrileña.

ticketea

El discurso de nochebuena volvió a ser una prueba de fuego para el rey. Catalunya otra vez, Catalunya enturbió un momento principal del año para el rey, ese en el que se dirige directamente a toda la ciudadanía española durante las fiestas invernales. Tres días antes se habían celebrado elecciones en Catalunya y el independentismo volvía a obtener mayoría absoluta. Petición de entendimiento en el mensaje navideño a las fuerzas políticas catalanas, también a aquellas, las independentistas, a las que meses antes había abroncado duramente, aquellas que habían llegado a proclamar una república. Catalunya volvía a eclipsar su aparición ante la sociedad, tapando otros mensajes del discurso que habrían copado los titulares en otra situación, intentos de renovación: solidaridad con las víctimas de la violencia machista y contundencia contra la corrupción. Corrupción, que tantos disgustos le daría meses después, en su propia familia.

Y así, en enero, en un intento de acercamiento a la ciudadanía, de apariencia de normalidad, la Familia Real hacía público un vídeo en el que la reina Leticia, las dos infantas y el monarca simulaban hacer vida normal, ser una familia normal. Nada más alejado de la realidad, poco ojo del departamento de comunicación de la Casa Real. Un vídeo rígido, un comportamiento forzado de los integrantes de la familia, unas situaciones cotidianas (cena, acompañamiento a la escuela a las niñas) alejadas de la naturalidad con la que las viven la mayoría de las familias españolas y que pronto sería objeto de mofa en redes sociales y en programas humorísticos. No se pierdan la parodia que el programa Polónia realizaba en TV3.

Tres días después, en un acto extraño, muy tradicional, con aroma a pasado, Felipe VI imponía el toisón de oro, un elemento del siglo XV, a su hija Leonor. ¿Normalidad? La niña, sonriente y emocionada, de 12 años, veía como se le colocaba el collar de oro sobre ella. Los humoristas, una vez más, no fallaron. El rey cumplía ese mismo día, 30 de enero, 50 años y Leonor asistía ojiplática al pomposo acto, a pocos metros de las principales autoridades del Estado al acto, la niña escuchaba el discurso de su padre pleno de referencias a España, la Constitución y conceptos raros…

Si la imposición del toisón de oro supuso un momento de felicidad para el monarca, no parecía sonreír demasiado unas semanas después, de nuevo en Barcelona. La capital catalana acogía el Mobile World Congress y Felipe VI asistió a su inauguración. La cena, celebrada en el Palau de la Música, lugar simbólico de la corrupción de Convergència, estuvo marcada por las protestas callejeras y por la frialdad con la que los dirigentes independentistas acogieron la visita real. Aquel 26 de febrero, en la inauguración oficial de la mañana, el president del Parlament, Roger Torrent, le había dado plantón. También la alcaldesa, Ada Colau, a su llegada a la ciudad. En la cena, la incomunicación, en la feria de la comunicación, fue la protagonista. Silencio, caras largas y, tras el discurso del monarca, otra vez apelando a la colaboración institucional, aplausos comedidos de Colau, los de Torrent brillaron por su ausencia. Cuando Felipe VI salió del Palau, desde un balcón sonó el Himno de Riego. Los CDR le dieron una sonora acogida.

El 1 de abril, riña de reinas, Sofía y Leticia, al salir de la Catedral de Palma de Mallorca. Felipe VI, intentando mediar, no consiguió que las cámaras recogieran el momento en el que su esposa apartaba a las niñas de su abuela. Las redes sociales y los programas de televisión hicieron el resto. Poco después, Leticia sería abucheada por un grupo de indignados por su comportamiento hacia Sofía. Unas imágenes forzadas, en las cuales Leticia abría la puerta del coche para que saliera Sofía en una visita al rey emérito Juan Carlos I, que se encontraba en el hospital, intentaron pasar página rápidamente y con dudoso efecto.

Ya en junio, mientras los reyes se encontraban de visita en los Estados Unidos, con reunión con Donald y Melania Trump incluida, justo en el mismo momento en el que menores migrantes eran separados de sus padres en la frontera por la política antiimigración de Trump, se conocía la orden por la cual su cuñado, Iñaki Urdangarin, debía entrar en prisión por el caso Noos. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, desde el Congreso, no dudaría en relacionar, como algo consustancial, la corrupción con la Monarquía. Por aquellos días, dos artículos de dos relevantes e influyentes periodistas de la prensa madrileña, José Antonio Zarzalejos, en el El Confidencial, y Lucía Méndez, en El Mundo, recogían la tensa situación que está viviendo el monarca.

En Vallecas se celebró un referéndum popular republicano, en el Campo de Gibraltar han organizado unos cuantos para este mes de julio, el Parlamento de Navarra solicitaba en junio la celebración de un referéndum para escoger entre Monarquía y República. Felipe VI, que llegó a la Zarzuela cuando la crisis de credibilidad más golpeaba a la institución monárquica, cuando la corrupción apuntaba hacia la Casa Real y los líos personales de Juan Carlos I estaban en boca de todo el mundo, Corinna y Bostwana incluidos, ha tenido que hacer frente a una importante crisis de gobernabilidad del Estado español, dos elecciones en medio año ante la imposibilidad del Congreso de formar Gobierno en la primera mitad del 2016, y a la crisis territorial de mayor calado de la historia reciente española durante su reinado. ¿Cuánto ha desgastado esto al monarca?

La noticia de las conversaciones entre Corinna y el comisario Villarejo en la que desvela que Juan Carlos I le utilizaba como testaferro y da a entender que el rey emérito tiene, supuestamente, unas cuentas en Suiza, suponen un envenenado dardo en la diana de la Monarquía. La gota que colma el vaso, el colofón de un año muy complicado para Felipe VI. Tras años en los que el CIS no pregunta en sus encuestas por la valoración de la Monarquía entre la sociedad española, quizás sea el momento para preguntar a su nuevo presidente, José Félix Tezanos: “¿Volverá a preguntar el CIS sobre el estado de la opinión española en relación a la Monarquía?”. Un mal año para Felipe VI, un año en el que se habla de él envuelto de problemas. Aquel que debe pasar desapercibido, el árbitro, se ha convertido en el ariete de múltiples críticas. Un problema real.

Publicidad