Las líneas de Pablo Iglesias: consenso en lo territorial y preocupación en lo social

  • El secretario general de Podemos volvió a la primera línea política tras semanas de ausencia con una entrevista en Telecinco
  • Un sosegado Iglesias respondió a las preguntas de Pedro Piqueras sobre la actualidad política

3

El secretario general de Podemos regresaba ayer, coincidiendo con el inicio de la temporada 2018-19, tras semanas de ausencia dedicado a asuntos familiares, a la primera línea política. En una entrevista en Telecinco, un sosegado líder de Podemos respondía a las preguntas del periodista albaceteño, Pedro Piqueras, sobre la actualidad política española. Consenso, frente a la crecida de la tensión política de los últimos tiempos, y preocupación social, frente a la cruda realidad económica que vive gran parte de la sociedad española, fueron las principales ideas transmitidas por Iglesias. Ideas que serán las líneas maestras estratégicas por las que la formación morada discurrirá próximamente. 

Consenso en el tema central para los próximos meses: Catalunya. Frente a los excesos verbales y gestuales que, desde la derecha, en esta genuina competición que observamos entre PP y Ciudadanos, se dan últimamente, Iglesias adoptaba un tono moderado, capaz de hablar a las diferentes partes en conflicto. "Me preocupa la irresponsabilidad de algunos dirigentes políticos", reconocía, acusando a Albert Rivera de haber mutado de "querer ser presidente de España a convocar concentraciones en las que se agrede a periodistas".

Los próximos meses se prevén tensos políticamente en Catalunya y, por extensión, en el resto del Estado. La derecha política y mediática presionará, previsiblemente, a Sánchez para que responda con dureza a los anhelos independentistas. Iglesias se sabe una figura clave, como ya demostró en la moción de censura, siendo capaz de hablar hasta con el propio Carles Puigdemont para echar a Mariano Rajoy de la Moncloa, o cuando fue el primer dirigente de un partido estatal en visitar a Joaquim Torra al Palau de la Generalitat. Iglesias puede serle de gran ayuda a Sánchez cuando las palabras suban de tono más todavía.

Publicidad

"La crispación no ayuda a solucionar un problema político que hay en Catalunya", volvía a apostar por el consenso, y por lo social: "No se habla tanto de que la factura de la luz ha subido un 9%". Los lazos amarillos también tuvieron su espacio en la conversación entre Piqueras e Iglesias. "En democracia hay que respetar la libertad de expresión, las instituciones tienen derecho a expresar lo que piensa la mayoría de los representantes", declaraba Iglesias, volviendo a contraponer los excesos en este sentido frente a la cuestión social: "Cuando sólo se discute de esto, nadie se acuerda de que en Catalunya tenemos la lista de espera más grande del Estado junto a Canarias". "Que cada uno ponga el lazo que quiera, vamos a ocuparnos de la gente", añadía.

El problema territorial de Catalunya y el Estado español no se resolverá pronto, hay que poner las largas para llegar a ver, siquiera, la próxima curva. "Tenemos que ganarnos el salario, sentarnos en torno a una mesa, reconocer las distintas posiciones, busquemos un consenso". Consenso. Iglesias sigue apostando por el derecho a decidir de Catalunya, pero dejó entrever que no es momento de hablar de referéndums. "Votar es una cosa buena, aunque sea un referéndum consultivo para saber lo que opina la gente", reflexionaba, asegurando que su postura es la de que la independencia se puede votar, pero que hay otras posturas y que todas tienen que ser capaces de dialogar. "Ha fracasado la judicialización y el unilateralismo. Nuestra posición ha sido muy incómoda. Los que menos gritábamos, teníamos razón", apelaba al "ni DUI ni 155" de meses pasados tan repetido por comunes y Unidos Podemos.

Iglesias se sabe piedra necesaria para que Sánchez pueda construir legislatura. Pero Sánchez ha dado bandazos en las últimas semanas en diferentes temas de relevancia: migración, Valle de los Caídos, impuesto a la banca... La relación que Unidos Podemos tendrá con el Gobierno era uno de los morbos mayores que anticipaba la entrevista. Iglesias no destapó mucho del guion de los próximos meses, pero sí lo suficiente para intuir que no será una molesta piedra en el camino de Sánchez. Por lo menos, hasta que se acerquen comicios en Andalucía o, más adelante, en otras comunidades autónomas, municipios y las europeas.

"El presidente del Gobierno no quiere convocar elecciones, hay que llegar a acuerdos, hay remangarse para llegar a acuerdos". Consenso. ¿En qué? En temas sociales: "Los alquileres tienen que bajar, no se puede pagar más de 40% del salario en el alquiler, hace falta un parque de vivienda pública"; "las pensiones se tienen que revalorizar al ritmo del IPC"; "material escolar gratuito en primaria y secundaria"; "bajar la factura de la luz"...

Puntos de encuentros que propone a Sánchez, una senda social que pueden caminar conjuntamente PSOE y las izquierdas. "Estamos satisfechos de que el PSOE esté rectificando. Antes de llegar a acuerdos con nosotros no se atrevía a hacer ciertas cosas", consideraba ayer, Iglesias, en Telecinco, en relación a la exhumación de los restos del dictador de Cuelgamuros, mostrándose, al mismo tiempo, duro con las derechas: "Me preocupa ver a Casado compitiendo con Rivera en ver quién defiende más a Franco".

En materia de memoria histórica y democrática, Iglesias pide más a Moncloa: tutela judicial efectiva para víctimas del franquismo; que un torturador como Billy el Niño no pueda seguir disfrutando de pensión y medallas... "Me gustaría enseñar el Valle de los Caídos a mis hijos, decirles que eso fue un monumento al fascismo, que sepan lo que fue el fascismo para que no se vuelva a repetir", describía, como recriminándole a Sánchez el bandazo al apostar, ahora, por hacer en Cuelgamuros un cementerio civil.

También afeaba a los socialistas otro bandazo de las últimas semanas, en esta ocasión, en materia migratoria. "Lo del Aquarius estuvo bien", reconocía, añadiendo que ya advertían entonces que la política migratoria no podía quedar solamente en un gesto. "El Gobierno de Sánchez debe retirar el recurso del PP", exigía, en relación al presentado por el Gobierno de Mariano Rajoy ante la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que condenaba las devoluciones en caliente. "Un Estado tiene la responsabilidad de salvar la vida a gente cuyo único delito es huir de la pobreza", marcaba línea el líder de Podemos, frente a los flirteos xenófobos veraniegos de las derechas.

Lo más inmediato, donde mejor se puede demostrar la capacidad concreta de llegar a consensos entre el PSOE y las izquierdas es en conseguir sacar adelante una propuesta presupuestaria conjunta. Equipos de trabajo de PSOE y Unidos Podemos trabajan en esto desde la semana pasada. Iglesias opinaba ayer sobre diferentes temas. En materia impositiva, apuesta por bajar impuestos a autónomos y a la gente más humilde, reducir el IVA en productos de primera necesidad y tasas progresivas en relación a lo que facturan los autónomos. Además, quiere acabar con privilegios fiscales de la Iglesia o de las sociedades que operan con fondos buitres. "A los bancos que han tenido beneficios en la crisis también", añadía, mientras el anhelo de un impuesto a la banca que, en un primer momento, Sánchez propuso en su programa electoral, se aleja por voluntad explícita del PSOE.

El secretario general de Podemos se mostraba de acuerdo en subir el IRPF a las personas que ganan más de 140.000 euros anuales. "Hemos llegado a un principio de acuerdo con el Gobierno", anunció, en este sentido, mostrándose convencido de que "la gente que gana 10.000 euros al mes va a querer ser solidaria para que tengamos una sanidad y educación mejor". "Hay que perseguir a los grandes defraudadores, a los que tienen cuentas en Suiza, Andorra y Panamá", proponía, ayer, Iglesias en Telecinco, apostando también por mejorar la justicia fiscal, recordando que "estamos a 8 puntos de la media europea".

3 Comments
  1. florentino del Amo Antolin says

    Hay que seguir la senda social. Un mensaje claro. El consenso, esa madre del cordero, junto al derecho a decidir. No se vislumbra miedo; si no empatía en los acuerdos más cercanos a los más necesitados ( que somos mayoria ). Si buscan reforzar los apoyos en beneficio de una mayoria política… Se pueden revertir, o paliar ciertos desajustes sociales, educativos, sanitarios, de vivienda… ¡ Una banca pública, que genere plusvalias y revertirlas donde se pueda necesitar tapar con urgencia el daño social !. Que 157 diputados, obligarian a la suma en tantas circustancias, de otros actores políticos, ensanchando una solida base; en un beneficio global, pluricultural y multisocial. Las chinitas que salgan al paso, sean pequeñas y salvables.
    ¡ La sociedad, necesita creer, que hay gente comprometida en un futuro compartido, con oportunidades de poder asumir » su » compromíso !.

    1. Ggs says

      COMUNISMO=POBREZA DE TODO EL PUEBLO Y RIQUEZA DE SUS GOBERNANTES, solos tiene que ver en los paises que se ha implantado, preferirias vivir como en Venzuela, Cuba, China o Korea del Norte? mira por donde, la inmigración ilegal que tu tanto defiendes solo va a paises capitalistas.
      Pues claro que hay cosas que mejorar, pero el comunismo para nada es la solución y romper España menos, ambas cosas empeorarían de manera significativa nuestro nivel de vida.

  2. silencio semata says

    como en venezuela donde un de cada 10 venezolanbos ya se ha tenifdo que marchar del pais arruinados siguiendo tus politicas economicas

Leave A Reply

Your email address will not be published.