Tres másteres, una universidad y un superviviente político

  • Carmen Montón presentó su dimisión por irregularidades en la obtención de su título de máster en la URJC, pero era esperada por varios motivos.
  • Pablo Casado, sin embargo, consiguió vencer a Soraya Sáenz de Santamaría y eliminarla de la línea política en la carrera por el poder en el Partido Popular.

2

La ya exministra de Sanidad, Carmen Montón, ha sido la última en abandonar su cargo tras descubrirse que el título de máster que poseía fue obtenido en unas condiciones ventajosas, por tratarse de quien era: Carmen Montón era de los perfiles que Sánchez había elegido de la cantera socialista y no de los "fichados" de la carrera profesional al margen de las instituciones. La dimisión de Montón en parte era esperada por varios aspectos. Montón no abría la veda en materia de dimisiones: ya lo hizo Màxim Huerta unos días después de haber recibido la cartera de Cultura, Educación y Deporte por un escándalo fiscal. Hay quienes apuntan que dos dimisiones en las diecisiete carteras que Sánchez ha creado en su Gobierno es una señal de debilidad. Sin embargo, visto desde otro ángulo se podría pensar que se trata más de una estrategia para salvar los trastos.

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene entre sus manos algunas de las políticas principales prometidas en su toma de posesión. Sacar al dictador Franco del Valle de los Caídos era una de ellas, que está recibiendo fuertes oposiciones desde sectores franquistas, así como desde partidos de la oposición. En materia económica, Podemos les aprieta las tuercas con medidas encaminadas a mejorar las condiciones de contratación y de control del precio del alquiler: problemas acuciantes para los votantes de la formación de Pablo Iglesias.

Dejar caer a Montón, con un panorama de pactos, acuerdos y discusiones como el actual, donde las variables van mucho más allá del Valle de los Caídos y de las medidas de fomento al alquiler y llegan a cuestiones poco trascendentales como la calidad de la tesis de Pedro Sánchez, hace que sea un precio muy barato de pagar.

Publicidad

La pregunta en el aire ahora es ¿qué pasa con Pablo Casado? La tela de araña que le protege de cualquier caída es bastante más espesa de lo que podría esperarse. También hay otro factor fundamental que se encuentra en el currículum de Pablo Casado: Carmen Montón ha anunciado su voluntad de ejercer la Medicina, oficio que nunca ha puesto en práctica, puesto que desde muy joven ocupó cargos políticos. Pablo Casado no conoce otro oficio que no sea el de político: 'desde Harvard a Aravaca' para después pasar por diputado en Madrid, a diputado por Ávila en calidad de cunero, hasta presidir el Partido Popular.

No es casualidad que Pablo Casado siga ahí, aferrado a su asiento, a pesar de que todas las pruebas presentadas por las investigaciones periodísticas están en su contra. También la posición de la Justicia, que ya decidió investigar el ya llamado 'caso Máster' y llevarlo a los tribunales. El caso de Pablo Casado ha ido mucho más lejos que el de Montón: un escándalo que ha durado algo más de 48 horas y una comparecencia de prensa.

El máster de Pablo Casado lleva latente desde el mes de abril de este año. Desde el minuto uno su posición y la de su partido ha sido contraria a la dimisión del presidente de la formación. Es más, con el escándalo del máster en medio, Pablo Casado consiguió vencer a Soraya Sáenz de Santamaría y eliminarla de la línea política en la carrera por el poder en el Partido Popular.

El apoyo del que goza Casado, tejido durante décadas y que tiene en su picota a José María Aznar, es demasiado fuerte como para dejar que la humildad, la vergüenza o simplemente la voluntad de dar ejemplo puedan con él. Como ya analizamos en cuartopoder.es, Pablo Casado tenía una alfombra roja que le acompañaba desde años atrás y que vaticinaba su victoria.

Una alfombra roja que no estaba desplegada para su compañera de partido en el Partido Popular de Madrid, Cristina Cifuentes. Un personaje al que combatir desde diferentes flancos: tantos, como para llegar a la distribución de unas imágenes de un robo de un bote de crema en una superficie comercial. Ese bote provocó su dimisión. Aunque en la memoria colectiva quedara el bote como motivo principal de su dimisión, no fue más que otra muesca que acabó por derribar a la expresidenta de la Comunidad de Madrid. La táctica ahora queda más o menos clara: se podía perder el poder durante un año, antes de las elecciones municipales y autonómicas de 2019. No se podía perder al cabeza visible del partido.

2 Comments
  1. florentino del Amo Antolin says

    La metarmorfosis de tal Casado, va en paralelo a los dirigentes de FAES; ( fascistas españoles ). Asemejandose muchisimo al gusano de seda. El gusano bien cebado, con hojas de morera, se ponian gordos, comian cantidad, dentando los bordes para fabricar el capullo de seda, encerrandose en el… Y cuando pasaba el tiempo, un abujero se abría del capullo y una mariposa revoloteaba, certificando así el travestismo; asegurandonos que ser gusano es sano, si añadimos la seda, su finura y las cosas que se podian hacer con ella… ¡ Núnca hicimos nada, como el tal Casado, solo esperar otro año, para revolotear como la » tximeleta «, haciendo
    nos pensar, que de un capullo pudiese salir tanta seda… ¡ Como Casado Masters !.

  2. silencio semata says

    como busquen los estudios de Susana Diaz a alguien le da un infarto

Leave A Reply

Your email address will not be published.