Es el Estado, amigo

  • Sánchez evita situar a Unidas Podemos como "partido de Estado"
  • Las bases de IU apuestan por un acuerdo de gobierno con una baja participación

1

Unas elecciones formalmente generales, materialmente constituyentes. Con esta dicotomía se refería Héctor Illueca, hoy diputado de Unidas Podemos por València, en un artículo en cuartopoder.es, al carácter de los pasados comicios del 28-A. Unas generales más que, por lo que estaba en juego y de la correlación de fuerzas que surgiera en el nuevo Congreso, tendría que afrontar asuntos de tan hondo calado que vinieran a restaurar, revolucionar o reaccionar al sistema político surgido de la Transición, al llamado Régimen del 78. Cuestiones de Estado.

Pablo Iglesias, durante toda la campaña de Unidas Podemos, haría referencia a este artículo de su compañero de filas, hoy uno de los ministrables del grupo confederal en el caso, que ahora parece alejado, de que hubiera un gobierno de coalición progresista PSOE-UP. Dos enormes retos para el gobierno y el parlamento surgido de aquellas votaciones de abril: la cuestión social y la territorial.

En primer lugar, la pasta, la redistribución de la riqueza y, por extensión, la posición del próximo Ejecutivo ante los dictados de la Unión Europea que lleguen una vez que hay indicios de una nueva recesión económica internacional derivada de la complejidad del juego geopolítico. En segundo lugar, la bandera, con la crisis catalana aún por cerrar, con la sentencia del Tribunal Supremo prevista para la vuelta del verano, la cual puede cerrar la ventana de oportunidad de una resolución política a las diferencias y solidificar la jurídica, la represión del Estado.

Publicidad

En la primera jornada del debate de investidura de ayer, con otras palabras, el líder del PP, Pablo Casado, se refirió a la misma dicotomía planteada en primavera por Illueca en este periódico. “En Catalunya se está librando la continuidad del sistema de la Transición, si el estado de derecho sigue avanzando. El problema en Catalunya es jurídico, hay unos presuntos delincuentes según el Supremo. Es un delito que el presidente del gobierno en funciones está relativizando”, dijo desde la tribuna de oradores. “Es el primer gobierno de España que reconoce que hay un conflicto político, y que el Tribunal Constitucional se equivocó”, le afeó Casado. Sánchez se puso nervioso, quien suplicaba la abstención de los populares para que "haya Gobierno" y pudiera, por extensión, existir también oposición y un líder de la misma, el propio Casado.

Cuestiones de Estado. Sánchez apelaba al PP, como "partido de Estado", para que facilitara la gobernabilidad, entregándole la llave de la misma. Y alejaba la posibilidad de un gobierno de coalición con Unidas Podemos esgrimiendo ese mismo argumento. PSOE y los de Iglesias pueden tener convergencias ideológicas, al formar parte ambas del espectro de la izquierda, y coincidencias programáticas en políticas públicas de carácter social, feministas o sobre la transición ecológica, pero existe una diferencia insalvable: temas de Estado. Catalunya. Y algo más, el estricto cumplimiento de las directrices de Bruselas en materia económica. Y algo más, las relaciones con el empresariado, el poder económico, que se ejemplifica en el Ibex 35.

Sánchez separaba a Unidas Podemos y, por analogía, a sus 3,7 millones de votantes, de la posibilidad de integrarse en el Gobierno del Estado: fuera la tradición comunista de la Transición, que precisamente fue uno de los pilares que hizo nacer el Régimen del 78 con las cesiones del PCE y la responsabilidad de CCOO en un momento especialmente convulso, y fuera la cultura política de nueva generación que surgió del 15-M hace más de ocho años.

Sánchez no quiere que en el Consejo de Ministros se escuche la expresión "presos políticos". Para Sánchez, esta expresión significa el reconocimiento de que España no es una democracia plena. Iglesias se apresuró en declarar que estaba de acuerdo con que en el Código Penal se reconozcan delitos de "índole política". Una explicación, la de la concepción de los "presos políticos" que el portavoz de En Comú Podem, Jaume Asens, se había detenido a argumentar en cuartopoder.es la pasada semana. Existen dos formas de entender esta expresión, vino a decir: la jurídica, es decir, que no hay presos políticos si el delito por el que están presos se describe en el Código Penal, y la sociológica, que en todos los estados hay delitos de índole política y, por tanto, presos políticos. Como símbolo, los diputados de ERC que entraron con flores amarillas al hemiciclo, las guardaron para que no dieran color a la solemne sesión. Gabriel Rufián quiere parecer un hombre de Estado.

Ni salud ni república. El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, se despidió en su discurso hablando de "valores republicanos" pero evitando la famosa despedida con la que cierra sus mítines e intervenciones públicas: "Salud y república". En las filas de Unidas Podemos pelean por parecer, también, hombres y mujeres de Estado. En IU, ayer se conocieron los resultados de la consulta interna sobre si se debe o no apostar por un acuerdo de gobierno si, previamente, PSOE y Unidas Podemos llegaran a un acuerdo programático satisfactorio. La participación en la consulta fue muy discreta. Tan solo participaron 6.000 personas, un 16% del censo. Un 79% apostó por el acuerdo de gobierno, cerca del 20% por el 'no', un 2% por la abstención.

Tanto PSOE como Unidas Podemos seguirán negociando hasta el jueves, segunda ronda del debate de investidura. Pasado mañana, a Sánchez le bastaría con tener más síes que noes en el pleno. Unidas Podemos aspira a entrar en el Gobierno y gestionar algunas responsabilidades, hasta ahora el PSOE no quiere compartir poder. En 40 años de democracia, nunca la izquierda al PSOE, el ámbito comunista, ha entrado en el Consejo de Ministros. El PSOE no quiere abrir esa opción que supondría un evidente cambio en la materialización política del Régimen del 78. Evitar que las elecciones del 28-A fueran "materialmente constituyentes". Es el Estado, amigo.

1 Comment
  1. florentino del Amo Antolin says

    … Sato, el Estado es donde confluyen los intereses de todos los que pagamos impuestos; hay partidos que se han creído ser ellos mismos ese Estado, y por ende reparten los Master como le dan a Casado el de Aravaca. Sopena, que quieras decir que Unidas Podemos no es digno de vivir entre cloacas, desclasificaciones añejas y compadreo del espíritu franquista cañí … ¡ con lo que nos costó mantener el chiringuito nacional al bipartidismo !.
    ¿ Si no hay acuerdo, cómo puede haber pacto ?. Sánchez ha dejado ver que el Estado es un chiringuito para crédulos franquistas, inmovilistas del régimen, apesebrados con puertas giratorias, cínicos con label y limosnero facha. Señor Sánchez, son esos millones de votos de progreso los que demandan otro Estado y el mismo iden de aquellas circunstancias derivadas de aquella gestión, tan fatal como caduca… ¡ No queremos retroceder en derechos, ni deberes !. Muy bien podría ser usted unos de los vetados, la talla le queda alta, el arreglo costoso; tanto photosort, tertulianos amañados, subvencionados cual fondo de reptiles… Obra, como si tuviese mayoría absoluta y la realidad es bien otra; necesita una gran ayuda y que sea sólida, pues es un viaje al centro de los problemas reales. No vale hablar de Venezuela, teniendo Catalunya ahí intervenida, tan cercana y con políticos presos !.». Vamos ha dejar en 40 años de democracia, y que núnca la izquierda al PsoE, el ámbito comunista ha entrado en el consejo de Ministros». Sato, ni el PsoE es de izquierda y la democracia creada por el nacional catolicismo, es en realidad un laberinto sin fin. Este sucedáneo del difunto PsoE, no admite abrir ninguna opción que suponga cambios en la materialización política del Régimen del 78 !, Pues ahí está Portugal, que no dan la importancia (en peyorativo) al ámbito comunista; buscan la solución y la encontraron en esa forma de ver los problemas… Y quienes fueron los que las crearon ?. ¡ Un capitalismo feroz, depredador social y degradante de la sociedad !. Esto, no quiere nadie; bueno el FMI y esos G20, G 7 y todos los poderes mediáticos, económicos, fácticos… La Santísima Trinidad global en este capitalismo mesiánico, déspota, ruín y generador de miserias mundiales !. Es hora de oxigenar… nos ahogamos todos, los pobres y débiles los primeros !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.