Ciudadanos y las promesas fallidas: la regeneración y la lucha contra la corrupción

  • Cs se ha visto desgastado en los últimos cuatro años por casos de corrupción o directamente por cambios en la definición de sus principios de regeneración política

0

Los valores, los principios y la política. Tres conceptos que, en este orden, engranan la maquinaria democrática. El problema es que, en tiempos de culto al relato y al tacticismo,  los partidos políticos tienden a descuidar algunas de estas tres piezas. Una tendencia que, por descontado, recae en los valores y en los principios, puesto que la eficacia y el éxito se relaciona más con la política. En este sentido, olvidan que en el momento en el que uno de los engranajes deje de funcionar, también lo hará el resto del mecanismo.Ciudadanos, el partido de Rivera tenía unos valores y unos principios claros cuando dio el salto a la política nacional: la regeneración política y la lucha contra el fraude y la corrupción

Ahora, aparentemente, también los tiene. Pero, al igual que pasa con los relojes, en estos tiempos de intensidad política solo se ve la esfera y las manecillas, pero no el engranaje, que en Ciudadanos se ha visto desgastado en los últimos cuatro años por casos de corrupción o directamente por cambios en la definición de sus principios de regeneración política.

De principio a arma arrojadiza

Publicidad

El pragmatismo es uno de los problemas. En 2015, la primera vez que la formación naranja se presentó a unas elecciones generales, el contexto y la percepción social eran distintos a los actuales. Según los datos del CIS, la corrupción comenzó a situarse como una de las grandes preocupaciones de la ciudadanía entre 1994 y 1996, y alcanzó un protagonismo histórico entre 2013 y 2014 con la publicación de los ‘papeles de Bárcenas’, el caso Gürtel o el caso Nóos.

Fueron los años de la expansión nacional de Ciudadanos, hasta que en las elecciones de diciembre de 2015 obtuvieron 40 escaños. Entre sus principales compromisos, además de la batalla contra el independentismo catalán, estaba el de la regeneración política. Rivera se mostró como el adalid de la lucha contra la corrupción, al menos en el espacio de la derecha política.

La inquietud de los españoles por la corrupción, con alguna excepcionalidad mensual, ha ido decreciendo desde 2014 según los mismos  datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, a la vez que la preocupación por “los políticos en general” ha aumentado paulatinamente.

Precisamente en 2016 el partido comenzó a cambiar su definición de “corrupción”, y por lo tanto, sus férreos principios sobre su promesa de regeneración política. Modificaron ese año el punto número uno de su Pacto Anticorrupción, y desde aquel momento para los de Rivera solo existe si hay indicios de “enriquecimiento personal” o “financiación ilegal”, por lo que las críticas por casos que ellos mismos han denunciado ya no se sostendrían desde el año 2016.

La corrupción siguió bajando con mayor entidad en el listado de preocupaciones a partir de la sentencia de la Gürtel y la moción de censura contra Mariano Rajoy en 2018, quedando  relegada por la inquietud hacia los políticos y la política en general, que ha llegado a sus máximos en el CIS de septiembre.

Aun con todo, Albert Rivera ha seguido utilizando de vez en cuando este tema como arma arrojadiza, tanto para rechazar la coalición ‘España Suma’ con el PP, como para no homogeneizarse demasiado con sus socios de gobierno en la Comunidad de Madrid, que arrastran un historial bastante conocido de casos, con imputaciones recientes como las de las expresidentas regionales Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre por el caso ‘Púnica’.

Pero ha olvidado su promesa a la hora de pactar y formar gobiernos con partidos que no se toman tan en serio los principios que supuestamente defienden los de Rivera. Han dejado sin regar asiduamente estos valores, hasta el punto de que algunos de sus tallos han comenzado a volverse amarillos.

Los años del olvido

En Ciudadanos también han existido casos de corrupción, ha habido imputaciones que no han supuesto el cese inmediato por parte del partido, así como trasvases de políticos pertenecientes a agrupaciones del PP o del PSOE.

Un caso muy sonado últimamente es el del ‘pucherazo’ de Silvia Clemente, que antes de ser fichada por Ciudadanos fue presidenta de las Cortes de la Junta de Castilla y León con los populares. Al poco tiempo de ser apartada por el PP y acogida por los naranjas, se destapó el escándalo: un ‘pucherazo’.

Clemente ganó las primarias, un resultado que en un principio fue aceptado por el partido y el resto de los candidatos, hasta que uno de ellos, Francisco Igea (ahora vicepresidente de la Junta), se fijó en la falta de concordancia entre los votos emitidos y los votos registrados: había 81 votos de más.

Asimismo, también hay indicios de otro pucherazo en las primarias que otorgaron a Isabel Franco la candidatura murciana de Ciudadanos en las elecciones del 26M. La que es actualmente vicepresidenta del Gobierno de Murcia está envuelta en un presunto caso de fraude en las votaciones telemáticas que tuvieron lugar en marzo.

También está el caso de Victoria Domínguez, que aunque finalmente fue sobreseída de la causa, la formación de Albert Rivera la mantuvo como diputada en Extremadura cuando estaba imputada por “prevaricación administrativa”, acusada de la construcción de unas viviendas dentro del llamado caso Santa Bárbara. La formación se remitió a su nueva definición de corrupción para negar que este caso lo fuese, por lo que no contemplaron el cese.

En 2017 fueron imputados los concejales por Logroño María Luisa Alonso (ahora cabeza de lista de Cs por La Rioja) y Julián San Martín, por malversación de fondos públicos al considerarse que la formación naranja empleó fondos del grupo municipal en el Ayuntamiento de Logroño para su contrato, lo que está prohibido por la Ley Reguladora de Bases del Régimen Local. Ciudadanos mantuvo el apoyo a sus ediles durante la imputación en vez de proceder al cese inmediato. Finalmente, el juez archivó la causa al considerar que se trataba de un “error involuntario” por parte de los concejales.

La exsenadora del PP, Esther Merino, fichó por Ciudadanos y fue candidata de este grupo a la Alcaldía de Cabezón de la Sal (Cantabria) en las municipales de mayo. Merino ha sido acusada de tener una investigación abierta en el Tribunal Supremo por un presunto delito de prevaricación y tráfico de influencias, después de que la Fiscalía cántabra elevase el caso al Alto Tribunal por ser aforada. La acusación está basada en su método de recaudación de impuestos siendo alcaldesa popular de Cabezón de Sal, cuando también fue investigada por el Tribunal de Cuentas por la desaparición de 1,7 millones de euros. Merino ahora es concejala de Ciudadanos en dicho Ayuntamiento, y la responsable de asuntos electorales en el Comité Autonómico de Ciudadanos de Cantabria de cara al 10-N.

Por otro lado, Cs ha hecho la vista gorda también en los asuntos de corrupción de otros partidos, por ejemplo, rechazando la moción de censura a Cifuentes para luego tildar a los populares de corruptos, o manteniendo el acuerdo con el PP madrileño en el año 2017 cuando la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, fue imputada por un presunto delito societario en el caso Mercamadrid cuando era concejala. Para los naranjas no se trataba de corrupción, según su reciente redefinición.

Ciudadanos recupera la regeneración y la lucha contra la corrupción en la campaña del 10-N

Aunque se ha olvidado estos últimos años de engrasar las ruedas de sus valores y principios, Ciudadanos no se resigna a seguir la línea de la política más pragmática. Se sitúa de nuevo en esta campaña electoral como el único partido que puede “cerrar el cajón de la corrupción”, arremetiendo contra populares y socialistas. En su tercer vídeo electoral de precampaña ha denunciado en tono de humor esta lacra, y ha reivindicado el trabajo del partido para luchar contra la misma. También ha señalado casos como el de los ERE, la Púnica, la Gürtel o el de los Pujol.

El candidato al Congreso por Madrid de esta formación, Edmundo Bal, ha subrayado que Ciudadanos es “incómodo para el PP y PSOE” por su “tolerancia cero con los chorizos” y se ha comprometido con la regeneración política porque Ciudadanos es “el partido de la limpieza”.

En su primer acto oficial de campaña, celebrado en Málaga, Rivera prometió que si su formación gobierna, convertirá España en el “infierno de los chorizos”. El líder de los naranjas vuelve a tirar de corrupción como ya ha hecho en el resto de sus campañas de cara a unas generales.

¿El problema? Que para arremeter de la mano de ciertos principios, uno tiene que haberlos respetado o, al menos, cuidado un poco. Por lo que Ciudadanos podrá seguir tirando de la corrupción y la regeneración para atacar a sus adversarios, pero la realidad es que existe una cierta hipocresía en el asunto, ya que la regeneración no ha sido real cuando ha tenido oportunidad de que lo fuese, y la lucha contra la corrupción tampoco. Por lo que será cuestión de tiempo que a ese reloj se le acabe viendo el engranaje.

Leave A Reply

Your email address will not be published.