ANÁLISIS

Sardinas vs. gatitos: el movimiento que pone en jaque a Salvini en Italia

  • Un movimiento fresco e inesperado, que se autodenomina apartidista, ha plantado cara al secretario de la Liga
  • Su líder recibe fuertes presiones por parte de los medios para que este movimiento social espontáneo se cristalice en una nueva oferta política

0

A pesar del autoexilio de Matteo Salvini del Viminale, sede del Ministerio de Interior, el líder de la Liga ha seguido siendo el pilar de la política más mediática y mediatizada. Nadie, de izquierda a derecha, conseguía hacerle sombra. Por lo menos, hasta hace pocos días.

Tras el pistoletazo de salida de unos históricos comicios electorales en Emilia-Romagna (región tradicionalmente roja que podría pasar, por primera vez, al centroderecha), un movimiento fresco e inesperado ha plantado cara al secretario de la Liga. Mientras Salvini arrancaba la enésima campaña electoral acompañando a su candidata, Lucia Borgonzoni, un cuarteto de jóvenes -liderado por el treintañero Mattia Santori- conseguía organizar una concentración de más de 10.000 personas en Bolonia. Una manifestación que iba en contra, específicamente, de la Liga. Una marea política pero apartidista, según las afirmaciones de los organizadores, que enaltece los valores del antirracismo y del antifascismo.

Desde entonces, esa marea de sardinas (el movimiento se llama 6000 Sardine) se ha posicionado, de repente, en el centro de la agenda mediática. Los medios progresistas y más cercanos a la izquierda no han tardado ni tres días para elevar Santori a figura mesiánica y contemporáneo héroe antifascista. A día de hoy, Santori recibe fuertes presiones por parte de los medios para que este movimiento social espontáneo -que se ha expandido con rapidez por toda Italia y hasta en el extranjero, llenando las plazas de sardinas- se cristalice en una nueva oferta política o que, si no, sea rescatado por un partido de centroizquierda.

Publicidad

Se piensa, por supuesto, en el Partito Democrático, que intenta blanquear su reciente pasado neoliberal y tomar así posturas más dignas de una fuerza política socialdemocrática. Hay que destacar que las sardinas, de por sí, no tienen propuestas políticas concretas y nacen, en definitiva, como un movimiento en contra de. El mismo manifiesto hace prevalentemente referencias al clima de odio que se ha fomentado; a la constante incapacidad de cumplir las promesas electorales; al intento – por parte de los políticos – de burlarse del pueblo. El leit motiv deslumbraría un hilo que no tendría a ver necesariamente con una ideología (¿qué hacer?) sino con el método (¿cómo hacerlo?). Eso sí: manteniendo firme esos carácteres constitutivos de este movimiento: el antiracismo y el antifascismo. El elemento clave – según el fundador Santori – de las sardinas es la presencia física: recuperar el espacio público y demonstrar de que la mayoría social está en contra del capitán (y tiburón) Salvini. Aquí hay un gran mérito: haber tenido la capacidad de volver a llenar las plazas, teñirlas de rojo e inundarlas de “Bella Ciao”. Algo que los partidos de izquierda no han conseguido hacer en tantos, incontables años.

También, entre los principales logros del movimiento de las Sardinas, se tiene que destacar la capacidad de golpear hasta la más poderosa maquinaria propagandística de Italia. Por primera vez, en muchos meses -si no años-, Salvini se ha apoyado en una narrativa ajena a la suya, precisamente en el imaginario del movimiento de las sardinas, replicando con la iniciativa social de los “gatitos por Salvini”. Desde el cuartel general del exministro de Interior, se ha apostado por lanzar un logotipo bastante peculiar: un gato que come un pez. Posiblmente, una sardina. Así, el experto Matteo Salvini busca enfrentarse – por lo menos en un primer plan comunicativo y visual – al movimiento de las sardinas.

Aún es pronto para decir si esto pueda definirse como un punto de inflexión en la guerra comunicacional permanente llevada a cabo, con tanta maestría, por el principal asesor de Matteo Salvini: el joven, pero experto, Luca Morisi.

Quizás el exploit de las sardinas sea un momento clave par elaborar una concreta contra-narrativa, que consiga poner un freno al monopolio del imaginario leguista.

Si la comunicación del capitán Salvini empieza a perder su centralidad en los medios, su mismo atractivo electoral puede verse seriamente afectado. Más que las propuestas programáticas, la Liga busca cautivar el electorado a través de términos y eslóganes virales, hasta compartidos (voluntariamente o involutariamente) por sus adversarios políticos. Una estrategia que, de momento, ha pagado (y bien). Sin embargo, debido a una serie de factores -una primera manifestación extremádamente exitosa, la cara amable de un joven treintañero y el tirón ofrecido por los medios de comunicación-, las sardinas se han vuelto más poderosas de los gatitos que anhelan tragarlas. Por lo menos, hay que subrayarlo: de momento. Otros movimientos parecidos del pasado -desde los girotondi hasta el pueblo morado, los dos unidos por el hilo del antiberlusconismo- no tuvieron mucha suerte, a pesar de una masiva difusión mediática de esos eventos.

Finalmente, pasando de un ámbito puramente comunicativo-electoral a uno estrictamente político, la primera hipótesis es que algún partido intente hacerse con la posible platea electoral de las sardinas - grupo heterogéneo pero con evidentes tendencias hacia la izquierda- destacando esos valores constitutivos (antiracismo y antifascismo) en las medidas a proponer en el Parlamento. Por lo tanto podríamos esperarnos, en particular por parte de los partidos que actualmente conforman el gobierno, una revitalización de políticas integradoras y de inclusión social. Si los partidos que sostienen el ejecutivo consiguieran satisfacer esas demandas con políticas concretas, el movimiento de las sardinas alcanzaría su objetivo y podría disolver el blanco: comerse las políticas y las ideas del tiburón de la política italiana ya sería todo un éxito.

Leave A Reply

Your email address will not be published.