Nacidos para sufrir

8

Podría parecer paradójico que, ante el nacimiento de este nuevo medio de comunicación, todas las entrevistas que se le hacen a su director, Paco Frechoso, contengan una pregunta similar: si el medio va a ser capaz de sobrevivir a la crisis y se le plantee una retahíla de aquellos que lo intentaron y se quedaron por el camino. Desde luego las perspectivas no parecen muy halagueñas.

Si observamos los datos que ofrece la FAPE (Federación de Asociaciaciones de Periodistas de España), en relación a los periodistas despedidos y los medios cerrados en los últimos quince meses, las preguntas no parecen desencaminadas, porque la crisis de la que se habla a todas horas, también se ha llevado por delante a muchos compañeros.

El Observatorio Profesional de la FAPE, lleva desde noviembre de 2008 recopilando datos relativos a medios que cierran, que hacen brutales recortes de plantilla o que congelan los salarios. Sus fuentes son los propios periodistas, básicamente.

Las cifras son escalofriantes: desde noviembre de 2008 se han presentado 17 Expedientes de Regulación de Empleo y 34 medios han cerrado, viéndose afectados más de 3.300 profesionales. Algunos expedientes han sido especialmente importantes como el del Grupo Zeta, con más de cuatrocientos afectados, el diario ABC, del Grupo Vocento, que tiene intención de reducir su plantilla en más de doscientos trabajadores, de los cuales, 84 serán periodistas y el de Unidad Editorial que ha despedido a 164 trabajadores. Uno de los últimos expedientes de regulación firmados ha sido el de la Voz de Asturias, que ha despedido a 36 trabajadores que representan el 54 % de la plantilla. Este periódico, que pertenece al Grupo Zeta, ya se había visto afectado por el recorte global que hizo el grupo a nivel nacional, despidiendo a 14 periodistas. Ahora además se enfrenta a su posible compra por Mediapro, editor del periódico Público.

Los datos oficiales son aún más desalentadores, según el Servicio Público de Empleo Estatal, en enero de 2009 había 4.169 periodistas apuntados al paro y en enero de 2010 la cifra es de 5.513,  el aumento en un año ha sido del 32,24%.

En España, según el Informe Anual editado por la Asociación de la Prensa de Madrid, había a finales de 2008, 25.039  periodistas, por lo que estamos hablando de una crisis que ha dejado en la calle a más del veinte por ciento de la profesión.

Según Elsa González, vicepresidenta de la FAPE: "la situación es alarmante y  nos esperan aún dos años bastante duros. En los últimos diez años, muchos empresarios han creado alegremente medios y en la actualidad hay más medios de los que puede absorber la sociedad"

En esta misma línea incide Agustín Yanel, secretario general del Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM) y miembro de  Junta Ejecutiva Federal de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) que nos manifiesta "pedimos a los empresarios que sean serios a la hora de buscar soluciones a la crisis y, sobre todo, que no se metan en la aventura de crear medios de comunicación para conseguir influencia o poder, como han hecho muchos constructores para lograr recalificaciones de terreno o, en definitiva, para aumentar sus beneficios en otros negocios"

Y no sólo hablamos de despidos, que es la situación más grave que viven los profesionales, sino de la reducción o supresión de otros beneficios sociales.

En el Grupo Unidad Editorial además de los despidos mencionados, se han congelado las subidas salariales, se han rebajado los importes de los vales de comida, se pagan únicamente las guardias efectivamente trabajadas, etc. En el económico Cinco días, además de 20 trabajadores despedidos, la empresa ha propuesto una rebaja del 10% en los salarios y la redacción se ha trasladado a la sede del diario El País. Este periódico ha prejubilado a 83 trabajadores, de los cuales diez eran periodistas.

Por medios, la afección es generalizada, aunque los diarios gratuitos han sufrido una criba importante; el periódico Metro cerró, y Qué, 20 minutos y ADN han sufrido importantes recortes, además la edición digital de este último también cerró, despidiendo a más de cuarenta periodistas.

En los digitales, ha sido muy llamativo el cierre del periódico digital SOITU, que, con más de un millón y medio de usuarios únicos y algún que otro premio a sus espaldas, cerró, porque el banco que les respaldaba económicamente, dejó de hacerlo y puso en la calle a treinta y tres profesionales.

Otro de los sectores que se ha visto muy perjudicado por la crisis y los recortes ha sido el de las revistas, muchas han cerrado: Sorpresa, Única o Gala, La clave, Zero, Citizen K y otras han despedido a parte importante de la plantilla: en el Grupo Editorial Hacchete han sido despedidos 90 profesionales, en el grupo GYJ (revistas Cosmopolitan o Marie Claire) 13.

Desde todos los ámbitos se coincide en que la reducción de la inversión publicitaria ha sido la clave que ha provocado esta situación, aunque como apunta el profesor Farias: "los efectos negativos de la crisis económica afectan en mayor medida a los medios informativos debido a que su modelo de negocio ya estaba en crisis"

Las televisiones, que no se han visto tan afectadas como los medios escritos, en la disminución de los ingresos por la publicidad,  también han despedido a parte de su plantilla y algo más, han extermalizado puestos básicos: en Antena 3 una empresa, CBM,  se encarga del servicio de captación electrónica de noticias, con la paradoja de que muchos de los cámaras contratados por ésta,  eran trabajadores de Antena 3, que fueron despedidos y siguen trabajando para Antena 3 a través de CBM, habiendo perdido, por supuesto, su antigüedad y cualquier otro beneficio como empleado de Antena 3. En tres años esta cadena ha disminuido su plantilla en casi tres mil personas entre despidos y externalización de los servicios.

En Telecinco se ha externalizado el equipo de Meteorología, formado por cuatro personas.

RTVE convocó, el pasado miércoles,  una huelga de 24 horas a causa de la externalización de los contenidos de la cadena. El seguimiento fue bastante alto y peligró incluso la emisión del partido España-Francia de fútbol que finalmente se retransmitió.

Los contratos de trabajo que se celebran en la actualidad son cada vez más precarios, dándose la circunstancia de que, en muchas ocasiones, se pactan con condiciones inferiores a las de los convenios colectivos. Los responsables de los medios miran con cierto “desprecio” la fiscalización que intentan los comités de empresa y existen periodistas que lo que quieren es trabajar y se ven obligados a pactar condiciones inferiores.

Según Javier Barrios, responsable a nivel nacional de la Agrupación de Periodistas de UGT, “este empeoramiento de las condiciones laborales están provocando que la libertad de expresión y de opinión de los periodistas se encuentre muy mediatizada y está afectando sobre todo a la calidad de la información, desvirtuando el papel de los medios”.

Tanto desde el Foro de Organizaciones de Periodistas como desde la Agrupación de Periodistas de UGT se ha solicitado al Ministerio de Trabajo y a Inspección de Trabajo que se revisen los contratos de los periodistas que trabajan en los medios y también se les ha solicitado que hagan públicas las denuncias que ante ellos han presentado los periodistas por sus relaciones laborales, que se han incrementado exponencialmente en los últimos dos años.

Uno de los temas recurrentes en las denuncias ante la Inspección de Trabajo es el de periodistas con contratos mercantiles que encubren una verdadera relación laboral, como ha ocurrido con algunos corresponsales de la Agencia EFE. El periódico el Mundo se ha visto obligado a contratar a ocho fotográfos, que trabajaban como freelances y a los que una sentencia les reconoció su relación laboral con Unidad Editorial.

Con este panorama, no parece descabellado el que todo el mundo se pregunte como se atreven un grupo de periodistas a impulsar un nuevo proyecto.

8 Comments
  1. cambiocultural says

    Fantástico trabajo de investigación, parece que quartopoder está por la calidad, y sabe por dónde se mueve el nuevo periodismo…

Leave A Reply

Your email address will not be published.