Fútbol para la esperanza

0

Ofelia de Pablo

Dipuelo se levanta una vez más en su chabola del suburbio de Tembisa –uno de los ghettos de Johannesburgo donde la población negra vive en duras condiciones apartados de las ricas casas de los blancos en la city- El suelo de su humilde hogar es de tierra roja, el viento se cuela por las rendijas de chapa y su cuarto de baño es tan sólo un cubo de agua... todo sigue en el mismo lugar de siempre pero algo en ella ha cambiado recientemente. Hoy no volverá a salir con los colegas del barrio a buscarse la vida por las calles, ha dejado las drogas y la violencia que le rodeaba por un balón de fútbol. Ella es una de tantas niñas de Tembisa que daban patadas a la llamada “pelota africana” -unos trapos con forma de bola- con los pies descalzos en las calles, un día se acercó a una escuela donde una organización daba clases de fútbol y su vida cambió para siempre.

Ahora es entrenadora voluntaria del proyecto Play Soccer, que en colaboración con la FIFA, se está desarrollando en Sudáfrica, ha vuelto a la escuela y ha conseguido trabajo como ayudante del entrenador del equipo de fútbol en Reagile School. “El fútbol es nuestra mejor arma para ayudar a unas chicas desorientadas, una población hundida en una segregación permanente por falta de posibilidades económicas y que gracias a este deporte están rehaciendo su vida”. El proyecto ha traído escuelas y centros de salud adheridos a los campos de fútbol hasta los rincones más olvidados de los suburbios. Dipuelo narra como niñas de hasta 11 años se quedan embrazadas o como la delincuencia y las drogas son la única meta para una juventud condenada antes de nacer. “Nosotras tratamos de darles otra perspectiva, de enseñarles que hay otros mundos. Con la excusa del fútbol conseguimos que se acerquen a nuestros centros de salud y les damos educación sexual” Y añade: “La higiene, la salud, el control de la natalidad son herramientas tan importantes como la educación para darles una oportunidad a estas niñas”

Cuando los focos del primer mundial de fútbol de África se apagan en el estadio de Soweto a cinco minutos se continúa el otro mundial, el que se escribe con minúscula y aun se juega en las calles de arena, esta vez en campos llenos de esperanza. Para colaborar con el proyecto: www.playsoccer-nonprofit.org.

Ofelia de Pablo

Leave A Reply

Your email address will not be published.