Muros de lamentos virtuales

0

Ofelia de Pablo

Hace unos meses se ha inaugurado en Shanghai la Expo Universal más grande todos los tiempos. El mundo está posando sus ojos en la que se prevé será la más visitada de la historia –70 millones- y con el mayor número de participantes: 200 países. La ciudad ha lavado su cara para dar lo mejor de sí misma. Pero a poca distancia de los millonarios pabellones, las ceremonias oficiales y los escaparates mundiales hay un barrio donde el arte de la calle lucha por tener su propia voz. Los artistas chinos por fin pueden dejar salir sus sentimientos en forma de graffitis en los grandes muros del barrio del arte de Shanghai, el M50.

Esta muestra de arte, que está condenada como demostración pública en todo el país, por fin han encontrado un hueco en las calles de MoganshanLu –unas de las pocas vallas donde no está penado - Desde diferentes lugares del país acuden artistas chinos con el único propósito de hacer visible su arte. “nada de política –me comenta Zhan- todo son criterios estéticos, sentimientos íntimos y aun así hay que tener cuidado” él como su amiga han venido del interior de China sólo para poder expresarse. “Vemos en la televisión, en los vídeos a los artistas americanos, a los europeos…ellos puede desarrollar su arte en las paredes, gritar al mundo sus ideas. Nosotros al menos tenemos MoganshanLu”

Y es que los tiempos cambian y el arte está conquistando espacios que hasta ahora estaban vetados. Una mente inquieta por expresarse a costa de lo que sea ha inventado el Laser tag, un aparato que hace graffitis virtuales con un láser y cuando la cosa se complica se puede hacer desaparecer la pintada de luz con un sólo botón. MC Yan, uno de los artistas chinos más provocadores, ya lo ha utilizado en Hong Kong proyectando sus mensajes virtuales en el Ayuntamiento o en Centro Cultural. Si no hay daño y no hay huella, ¡no hay delito! Es un paso más hacia la libertad.

Leave A Reply

Your email address will not be published.