Cuatro en uno

3

Cartel de la película 'Planes para mañana'.

Juana Macías es una exitosa y premiada cortometrajista (7 cafés por semana, Frozen souls…) que acaba de iniciarse en el largo con Planes para mañana, la historia de cuatro mujeres que han llegado a una encrucijada en sus vidas y han de tomar decisiones definitivas: seguir adelante con un embarazo no buscado al límite de la fertilidad y con la oposición de la pareja, dejar la familia y darse una segunda oportunidad con el amante que vuelve del pasado, abandonar definitivamente al marido maltratador o vengarse por la infelicidad propia y la de la madre.

La originalidad de la película de Macías, además de en la agilidad del rodaje y la sobriedad de la puesta en escena, está en su estructura dramática, planteada como la confluencia de los conflictos vitales de unas mujeres en tan sólo unas horas catárticas del mismo día. Está estructurada en cuatro partes, cada una para la historia de cada mujer, y todas las mujeres y las historias tienen algo en común, con lo que al final los cuatro elementos adquieren unidad. Quien haya visto Amores perros, el exitoso debut de la extinta pareja artística formada por González Iñarritu y su guionista Guillermo Arriaga, sabrá lo que digo, sobre todo cuando compruebe que Goya Toledo es la protagonista de una de las historias.

El problema principal de Planes para mañana es que es todo demasiado obvio. Este tipo de historias las leemos casi a diario en el periódico o nos pasan a nosotros o a nuestros amigos, y Juana Macías y sus coguionistas no han conseguido aportar ningún elemento dramático o emotivo añadido por el que consigamos identificarnos o interesarnos por estos protagonistas y su sufrimiento emocional más allá de suscitar una cierta compasión. Y ello a pesar de las brillantes interpretaciones de todas las actrices –además de Goya Toledo, Carmen Elías, Ana Labordeta y Aura Garrido, verdadero sustento de esta historia. Además se ha quedado muy cerca del cliché abandonando a los personajes masculinos a comparsas indefinidas de las heroínas femeninas.

El hecho de que sean cuatro historias unidas y que los tiempos dedicados a cada una sean breves dentro del relato general ha podido ser la causa de que los personajes no hayan podido configurarse con la profundidad suficiente. Es decir, que estamos ante un largometraje que parece la suma de varios cortos. A Juana Macías le falta algo de madurez o de osadía para lanzarse sin estos comodines estructurales a rodar una historia más compleja, con matices y personajes bien desarrollados, como las que necesita cualquier largometraje. Cuando lo haga seguro que sale bien parada, porque oficio no le falta.

3 Comments
  1. QdeA says

    Aquí podéis ver la noticia en vídeo: http://www.avnc.es/avnc/page/showcontenido/256

  2. Noa says

    Es cierto que el fuerte de este largometraje es la sublime interpretación de sus cuatro protagonistas femeninas, que dejan en un claro segundo plano a sus compañeros masculinos. Pero, sin duda, la revelación es la joven Aura Garrido que, viniendo de series de éxito entre el público joven, aunque de dudosa calidad, seguro dará mucho que hablar de ahora en adelante, un 10 para ella.

  3. Eulalio says

    Noa, estoy de acuerdo contigo, la chica más joven hace una interpretación brillante, y alguien que sabe mucho, y me dijo que actuaba en la serie Física y Química.

Leave A Reply

Your email address will not be published.