Los medios vistos desde dentro

1
Portada del Informe.

La difusión de información confidencial no es sólo patrimonio de Wikileaks. Un gran número de periodistas españoles estarían dispuestos a hacer lo mismo. Según el Informe Anual de la Profesión Periodística 2010 de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), el 54% de los encuestados difundiría información confidencial del Gobierno sin autorización. Junto a esta práctica, también se les preguntó por otras que podrían plantear dudas deontológicas y así, fueron rotundos en no revelar el nombre de una víctima de violación (93%) ni romper la confidencialidad de una fuente (90,3%). Resulta curioso, sin embargo,  otras actuaciones que realizarían "en algunas situaciones" como inflitrarse para conseguir desvelar una noticia (48,8%), emplear métodos de grabación ocultos (46,3%) o pagar por una exclusiva (36,8%).

En cualquier caso, los periodistas son críticos con ellos mismos y con la profesión. Este año ha disminuido, por primera vez desde 2006, la valoración del grado de independencia que perciben en la profesión (un 4,3 sobre 10 frente los 4,6 de los tres años anteriores). Este dato se contradice con la valoración del informe sobre libertad de expresión de Reporteros sin Fronteras, en el que España ha pasado del puesto 46 al 39 (lejos aún de otros países de la Unión Europea, pues 13 de ellos se colocan entre los 20 primeros).

Tampoco se encuentran satisfechos los profesionales de los medios con la manera en que se verifican las informaciones. Resulta muy significativo que el 85% de los encuestados considere que no se contrastan suficientemente los datos recibidos de fuentes de confianza, y que el 66,8% crea que se abusa de las fuentes de información anónimas.

En cuanto a la credibilidad que proyectan sobre la audiencia sigue cundiendo el desánimo. Un 37,8% considera que la imagen que el público tiene de los medios es mala o muy mala y lo achacan sobre todo a los programas del corazón,  sensacionalistas y  politizados. Para los profesionales, el medio que tiene mayor credibilidad es la radio (3,6 sobre 5),  seguida de los periódicos (3,3 sobre 5).

Y por último, es muy curiosa la relación de los periodistas con Internet. Mientras el número de lectores de medios digitales va en aumento, hay un 32,3 % de la profesión que considera que debilita los valores fundamentales del periodismo, frente a un 39,2 % que considera que los fortalece. Los factores positivos que se atribuyen a Internet son la inmediatez, la accesibilidad y que es una gran herramienta de trabajo. Los negativos, la dificultad para distinguir entre hechos y opiniones, y demasiada presión para publicar con rapidez, lo que lleva a un menor análisis y una mayor superficialidad.

1 Comment
  1. celine says

    Desde luego que la exigencia de publicar compulsivamente no lleva a credibilidad de los medios. Aún no se ha inventado el periodista de cuatro manos y dos cerebros, con don de ubicuidad. La especie humana (no sólo los periodistas) están en plena fase de mutación, en la que el sosiego ya no cabe. Mala cosa.

Leave A Reply

Your email address will not be published.