IGNACIO ECHEVARRíA | Publicado: - Actualizado: 9/1/2017 00:50

El actor Jake Gylllenhal, en una escena de 'Código Fuente'.

No comparto el severo juicio que mi compañero Pascual Serrano dedica en su blog a Código Fuente, la recién estrenada película del joven Duncan Jones. Pero no me asomo aquí con el propósito de discutir criterios más expertos que el mío, si no para apuntar una observación quizá peregrina que me vino la mente tras ver esa película.

El protagonista de Código Fuente –y juro que no les revelo nada determinante desde el punto de vista de la intriga– es un piloto norteamericano abatido durante una acción bélica en Afganistán. Los servicios de inteligencia de su país conservan su cadáver atrozmente mutilado para acceder a su mente y emplearla en un programa experimental de la lucha antiterrorista, para la cual resultan especialmente idóneas las aptitudes del capitán Colter Stevens (Jake Gylllenhal). Teletransportada al de otras personas (en esta ocasión, al del pasajero de un tren de alta velocidad que ha sido objeto de un salvaje atentado), la mente de Colter Stevens puede revivir bajo una apariencia distinta y actuar en situaciones críticas.

Comprenderán que no invierta más esfuerzo en hacer inteligible el galimatías pseudocientífico en que se funda el argumento de la película. Pero, ¿no les suena lo que les acabo de contar?
Piensen, piensen…

¡Sí! ¡Eso! Se trata de un planteamiento muy semejante al de Avatar, la architaquillera película de James Cameron. También allí la mente de Jake Sully (Sam Worthington), un marine que ha quedado parapléjico, es teletransportada al cuerpo artificial de un na’vi (la raza humanoide que puebla el planeta Polifemo) para que se comunique con sus congéneres y obtenga la información deseada por el siniestro coronel Quaritch, deseoso de desalojar a los na’vi de sus lugares sagrados, objeto de codicias.

Los paralelismos argumentales entre una y otra película van bastante más allá de este planteamiento básico (empezando por el hecho de ir tituladas, respectivamente, con dos términos –código fuente y avatar– extraídos del vocabulario de la informática). Pero no se trata aquí de desarrollarlos, sino de señalar de qué modo, a través de éstas y otras películas de éxito (Doce monos, Matrix y un largo etcétera), se va infiltrando subrepticiamente una nueva concepción del alma humana (sí, no hay más remedio que decirlo de esta forma grandilocuente), que ya poco o nada tiene que ver con esa imprecisa categoría llamada espíritu sino más bien –al socaire de los tiempos– con el chip de un ordenador.

Nuestra era tecnológica ha segregado su propio esoterismo, que traduce en términos científicos los anhelos de trascendencia, de inmortalidad que desde siempre habitan en el hombre. Sólo que la imaginación tecnocientífica procura una idea de trascendencia algo más burda que las propias de las religiones teístas: se limita a pensar el cuerpo como una especie de carcasa a la que es posible sustraer, como si de un disco duro se tratase, la información esencial (recuerdos, ideas, sueños, sentimientos), susceptible de ser reintegrada en un cuerpo nuevo. Un mestizaje de la idea de la transmigración de las almas con las de recambio industrial, formateado y actualización de software y futurismo cyborg. Metempsicosis e informática cocinadas en la teología de la física cuántica.

Eso sí: el lugar de Dios todopoderoso lo ocupan corporaciones de signo político, militar o empresarial, cuando no las tres cosas a la vez. De lo que se desprende una tácita aceptación del control a que estamos condenados, y la idea de que la única rebelión posible no pasa por el derrocamiento de estos poderes absolutos o inamovibles, de los que –sean benéficos o corruptos– depende la continuidad del mundo tal y como lo conocemos, sino por la fuga individual a otros espacios, a otros tiempos; o, como en Avatar, por la renuncia a la condición misma de ser humano.

Dejo a otros exprimir más conclusiones. Sólo me permito añadir, en relación a Código fuente y al comentario que le dispensó Pascual Serrano, que, amén de los que él sugiere, su precedente más notorio me parece a mí que es, como algunos no han dejado de señalar,  Atrapado en el tiempo (Groundhog Day, 1993), la genial película de Harold Ramis protagonizada por Bill Murray, el más completo tratado metafísico que de momento ha sido capaz de pergeñar el cine de masas contemporáneo.

Artículos Relacionados

  • Clément Cadou

    “Si algo hoy puede todavía llevar alguna carga de blasfemia, es el ultraje a la tecnología; y así, tal vez podríamos pensar que haya efectivamente en torno a ella como una cierta atmósfera, no digo religiosa, pero algo así como religionosa (…) Queda entonces por registrar este particular fenómeno social de que lo menos discutido, lo más en auge y más en candelero en cada circunstancia sea justamente el objeto de los más unánimes, acalorados y reiterativos movimientos de aplauso y de defensa. ¿Responderá tal vez a una oscura necesidad de pedir disculpas a diestro y siniestro incesantemente y sin saber a quién por parte de quienes han entregado sus almas a tal ídolo y lo han entronizado en el altar mayor, y a la mala conciencia de quienes lo daben un ídolo tan falso y despreciable como cualquier otro? Pero es el emperador que más firme, poderosa, indisputada e indestronablemente se halla seguro sobre el trono el que se muestra más intolerante frente a cualquier crítica y más exigente al debido acatamiento, siendo precisamente el que mejor podría hacer frente a las primeras y prescindir del segundo. A menos, claro está, que el trono mismo de todo emperador sea, por naturaleza, de la condición del traje nuevo del emperador del cuento”
    (R. Sánchez Ferlosio, Mientras no cambien los dioses, nada ha cambiado, 1986, pp. 105-106)

  • silvia

    esto es lo que nos hacen a las victimas de fedame

  • Santiago Vilar

    Cuando la realidad supera a la ficción. Los buenos encabezados por un Premio Nobel de La Paz invaden un país. Encuentran al malo tras diez años de búsqueda. El malo no se rinde aunque parece ser que no va armado. Los buenos lo matan excluyendo la posibilidad de aplicar la justicia, no la de las cavernas, sino la del derecho internacional. Por respeto a la religión del muerto se deshacen del cadáver cuanto antes. El Premio Nobel comunica la hazaña. Y lo más insólito es que las gentes salen a la calle a celebrarlo como si se tratara de un mundial, los líderes de los países “desarrollados” felicitan a los buenos y el propio Ban Ki Moon celebra el “éxito”. Pues muy bonito todo. Seguro que desgraciadamente continuará…

  • Blanca

    Hola me llamo Blanca ayudenme hay gente mala que me hecho maleficio se llama Alba Mendoza Peña, mi ex suegra la madre de Fernando Mendoza Peña ayudenme porfavor para que npo me molesten

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend