Unidad Editorial pide a sus trabajadores más sacrificios para evitar despidos

El consejero delegado de Unidad Editorial, Antonio Fernández Galiano. / unidadeditorial.com

El grupo Unidad Editorial continúa con sus problemas económicos. A finales del mes de mayo, se llegaba a un acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores para proceder al despido de 70 trabajadores de Veo 7. La intención del grupo era reducir al máximo la producción propia pero continuar con la actividad en la cadena. Al poco tiempo de tomar ese acuerdo, la empresa comunicó que el canal de televisión, Veo7, termina sus emisiones el próximo día 30 de junio o al menos las propias, ya que al tratarse de una concesión administrativa no puede dejar de emitir. Por ello, el grupo lleva dos meses hablando con distintas productoras para poder alquilar la señal. A los 70 trabajadores que se fueron a finales de mayo le seguirán 170 más. Quedarán poco más de 30 trabajadores para realizar los videos de Orbyt o los programas de la productora, que se venden a otras televisiones.

Sin embargo, no terminan ahí los recortes. Los resultados económicos del primer trimestre han sido malos y la previsión de abril y mayo no mejora mucho las expectativas. Desde la matriz en Italia han pedido que se haga otra disminución de plantilla pero la dirección aquí en España prefiere tomar otras medidas, después de haber despedido a 164 trabajadores en el ERE del grupo de 2009, más los 200 de ahora en Veo7.

Publicidad

La propuesta que la empresa ha presentado a la plantilla es continuar un año más las medidas de ahorro que se implantaron en el mes de junio de 2009 y que, estaba previsto, terminaban el 31 de diciembre de 2011. Esto supone que durante el año 2012 seguiría en vigor la reducción del cheque comida, que sólo se pagarían las guardias de fin de semana efectivamente realizadas o una reducción de salario de 2,5% para sueldos brutos superiores a 80.000 euros anuales o del 10% para los superiores a los 100.00 euros anuales. Además, la empresa pide que, para el nuevo convenio que se negocie, el salario quede otro año más congelado, y van tres.

Se han realizado asambleas en los distintos medios y los trabajadores de Marca, Expansión o Radio Marca están dispuestos a negociar, con tal de que no se produzcan más despidos.

En El Mundo, tanto en Madrid como en la delegación de Barcelona, los trabajadores han decidido no negociar nada hasta diciembre. Exigen que se les faciliten los datos económicos sobre el ahorro que ha supuesto estos dos años de restricción, que se informe a los trabajadores del coste de los directivos que se han incorporado en estos dos años. Especialmente están molestos con el fichaje millonario de Ernesto Saénz de Buruaga al que se contrató tras la salida de Melchor Miralles y que a pesar de las abultadas cifras de su retribución, no ha solucionado en absoluto las bajas audiencias y los problemas de publicidad de Veo7. Los trabajadores culpan de todo al consejero delegado Antonio Fernández Galiano, del que pidieron su dimisión, en las distintas asambleas. Fernández Galiano convenció a los dueños de Unidad Editorial de que disponer de un canal de televisión podía resultar rentable y el resultado no ha podido ser más desastroso, teniendo que soportar las pérdidas de Veo7 el  resto del grupo.