Oliart deja la presidencia de RTVE

2

Alberto Oliart anunció ayer que renuncia a su cargo de presidente de la Corporación RTVE, por motivos personales y de manera irrevocable. El día anterior se supo que una empresa en la que su hijo es administrador, Telefónica Broadcast Services (TBS), ha conseguido la adjudicación del contrato de terreras, que anteriormente estaba adjudicada a la empresa Oberón, para realizar un magazine vespertino que sustituya a España Directo.

Desde su llegada a la presidencia de la corporación, Oliart ha protagonizado desencuentros tanto con el Consejo de Administración como con los trabajadores. De estos dijo en el Parlamento que había que contratar personal externo porque los profesionales en plantilla no querían hacer el trabajo. También los acusó de no querer ascender en su profesión y que esa era la causa de contratar directivos externos, entre ellos, su sobrina en enero de 2010.

Con el Consejo de Administración tuvo su primer encontronazo, a los dos meses de su nombramiento, a consecuencia de la destitución de Javier Pons, como director de TVE. Presentó al Consejo la decisión sin posibilidad de vuelta atras, unida a una indemnización de 150.000 euros. Las discrepancias hicieron que abandonara la reunión del consejo y amenazara por primera vez con dimitir. En el Consejo se quejan de falta de transparencia en el nombramiento de directivos. Desde su llegada a la presidencia, Oliart ha pretendido tener libertad total para hacer lo que quisiera y así hizo en la venta de los Estudios Buñuel, en la venta de los derechos de Moto G.P. y en las contrataciones con productoras y empresas técnicas. CRTVE es un órgano público que debe someter a concurso las adjudicaciones de sus contratos, circunstancia que no parece que haya ocurrido con la adjudicación, a la empresa que representa su hijo, del contrato de unidades móviles. Desde los sindicatos se ha pedido una investigación, que se depuren las posibles responsabilidades y quede constancia de las irregularidades, si es que han existido.

Los profesionales del medio entienden que el Consorcio tiene medios técnicos suficientes para hacer un programa de esas características, porque Oliart no ha contado con la estructura territorial y en cualquier caso, si hubiera algún territorio sin cubrir, sólo en ese caso se podrían subcontratar unidades móviles. Tampoco ha contado Oliart con los profesionales, a los que ahora en su despedida elogia, pues la producción propia de la televisión está muy por debajo del 50% , porcentaje al que obliga el Contrato Marco, que es la norma que rige el servicio público de RTVE. No ha querido sentarse con los representantes de los trabajadores en la Mesa de Producción, cuyo objetivo es aumentar y mejorar la producción que se hace con recursos propios.

El Consejo de Administración ha publicado un comunicado en el que informa que hasta que el Parlamento nombre a un nuevo presidente de la Corporación, las labores ejecutivas las desempeñará el Consejo. Lo único que piden los profesionales de los distintos medios es que la persona que suceda a Oliart tenga conocimiento de lo que significa un servicio público de radio y televisión y sepa gestionar un ente público.

2 Comments
  1. Jonatan says

    Ni idfea del asunto de la sobrina. Vaya; esto se pone feo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.