‘Ámame bajo la lluvia’

0

Ofelia de Pablo

Una pareja navega en el 'vaporetto' por el Gran Canal en la noche veneciana. / © Ofelia de Pablo

Llueve, más bien diluvia, al tomar el vaporetto en la piazza de Roma. Las calles vacías y mojadas, los puentes brillantes colmados de charcos. Es la otra Venecia, silenciosa y apacible que regala la mejor de sus postales a los viajeros que desafían el mal tiempo. La ciudad de los palacios y la luz se muestra ahora recogida e íntima. Estremece. A lo lejos, un gondolero empapado regresa a casa y se cruza con una legión de paraguas que se apresuran a embarcar de vuelta a Mestre, la tierra firme donde muchos se alojan. La huida de los turistas es nuestro mejor regalo.

La lluvia se vuelve un leve susurro y el sol comienza a acariciar tímidamente las fachadas de los hermosos palacios que jalonan el Gran Canal. Lord Byron navegó hace décadas en su góndola las mismas aguas que hoy siguen meciendo el hermoso Palacio Verdamin -el Casino- o inundando con el acqua alta -la marea- uno de los mejores ejemplos del gótico veneciano en Ca´d´Oro. La lluvia moja los rincones que vieron cortejar a Casanova y empapa las piedras del palacio de las negras leyendas, el Palacio Dario, ahora -se dice- en propiedad de Woody Allen.

Al pasar bajo el puente de Rialto su enorme ojo color marfil se inunda con la luz que se filtra entre las nubes, el vaporetto continúa su andadura dejando atrás joyas como el palacio Giustinian donde Wagner compuso una parte de Tristán e Isolda y más adelante el cielo dibuja un impresionante arco iris que lo llena todo al llegar a la plaza de San Marcos. La bienvenida es inigualable. Nadie en la plaza, nadie en el canal, tan solo el cielo y el león alado -símbolo de la ciudad- que nos recibe con una sonrisa. Es la eterna Venecia la que se refleja en la piazzale inundada levemente por la tromba de agua; son los arcos y las columnas del palacio Ducal y las bellas cúpulas de la catedral las que se desdibujan en el agua ante el chapoteo de las incansables palomas de San Marcos.

Datos prácticos.- Cómo ir: Iberia ofrece vuelos diarios a Venecia desde Madrid desde 117 €, ida y vuelta, todo incluido www.iberia.com. Dónde dormir: Hotel Cipriani. Es el hotel donde se alojaba Lady Di. Desde sus habitaciones del Palacio Verdamin se ve la Plaza de San Marcos. Un sueño hecho realidad. www.hotelcipriani.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.