Nuestra vida es puro diseño

1

Ofelia de Pablo

Una de las obras del artista Rune del estudio Claesson Koivisto Rune, en Estocolmo. / © Ofelia de Pablo

A orillas del Báltico se mece una de las capitales del diseño más admiradas del mundo donde las nuevas creaciones impregnan cada rincón de la ciudad. Aquí descubrir el arte es una atractiva excursión que comienza desde los más atrevidos edificios hasta los inverosímiles objetos cotidianos que pueblan el universo cosmopolita de la capital de Escandinavia.

Hablar de diseño en Europa es hablar de Estocolmo. Esta pequeña ciudad a orillas del Báltico y el Lago Mälaren respira diseño en cada una de las 14 islas que componen su geografía de mosaico. Instalada sobre las aguas -tiene casi la misma superficie acuática que Ámsterdam o Venecia-, es una ciudad volcada en el arte de las formas. Sus museos, galerías y edificios son obras estéticas que han sabido crear una simbiosis perfecta con la cuidada decoración de los locales de copas, los restaurantes e incluso las tiendas de moda. Pero la obsesión por el diseño no termina aquí, los objetos cotidianos se han convertido en auténticas piezas de museo y el arte se ha popularizado. Un simple servilletero es una cuidada obra que además tiene una utilidad. Y es que los suecos son así. Su vida es puro diseño. Desde que comienzan la mañana respiran arte: a la mesa se sientan en sillas de Bruno Mathsson, desayunan con platos y tazas vanguardistas de algún diseñador de la escuela de Malmsten y quizás habitan en una casa decorada por Bohlin. La ropa siempre sigue también una estética. Luego, la oficina, el restaurante y hasta el local de copas nocturno son elegidos en función de su creatividad. Todos los jóvenes quieren ser diseñadores -es la profesión más demandada- y todo sueco que se precie es parte de ese mundo del diseño que configura la capital de Escandinavia.

En palabras de Rune, uno de los tres diseñadores de vanguardia del momento, “el mundo gira en torno a las formas. Todo se rige por una estética. Nuestras obras buscan integrar el día a día dentro de una líneas sencillas, armoniosas y funcionales sin perder de vista el entorno”.

Datos prácticos.- Cómo llegar: Iberia vuela a Estocolmo desde Madrid y Barcelona desde 219 € ida y vuelta. www.iberia.es. Dónde dormir: Hotel Birger Jarl. www.birgerjarl.se. Un céntrico establecimiento donde disfrutar de habitaciones diseñadas por los mejores artistas del momento. Información: Oficina de Turismo de Suecia www.stockholmtown.com.
1 Comment
  1. Gaby says

    Miguel Moreno Esto es nuevo pero muy bueno me parece que el clelbao es uno de los residuos (en el caso este9ticas y peluqueredas) que menos se aprovecha y que no se tiene manejo, desde luego este es un gran paso no sf3lo en tema del agua, sino de residuos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.