La muda de Almodóvar y su traje nuevo

13

A directores de la popularidad y el prestigio de Almodóvar se les debe exigir más que al resto. El cineasta español vivo más conocido en el mundo, el más laureado de todos, capaz de lanzar al estrellato a cualquier mujer o actriz que aparezca en los títulos de crédito de sus películas –que se lo digan a Rossi de Palma o a Penélope Cruz- o de enfrentarse al diario más vendido en España por las opiniones adversas de su crítico de cine y que cuenta, junto con su hermano Agustín, con la poderosa productora El deseo para rodearse de los mejores, controlar todo el proceso de creación y promocionar sus filmes hasta la extenuación, no se le pueden permitir errores o productos mediocres.

A nosotros el cine de Almodóvar nos empezó a gustar tras La flor de mi secreto, cuando decidió abandonar las comedias disparatadas que le hicieron famoso para adentrarse por un interesante camino de introspección y conflictos íntimos de los personajes sin renunciar a sus excentricidades personales ni a su peculiar y excelente manera de rodar. Cuando el pasado mayo presentó en Cannes La piel que habito anunció a los cuatro vientos que volvía a cambiar de registro para hacerse más esquemático y solemne y que había nacido un nuevo Almodóvar. Nos lo creímos.

Con esta premisa acudimos el día de su estreno al cine en sesión pública para observar la reacción del respetable. Pudimos comprobar que el manchego logra mantener a su “irreductible” grupo de fans –de hecho hubo gente que aplaudió al final, como si de un festival de cine se tratase- pero también que un sector se sintió decepcionado, por no decir enfadado. Nosotros desde ese mismo día abandonamos el primer grupo y nos sumamos al segundo.

En la piel que habito Almodóvar se ha perdido en un laberinto de intriga en el que no ha sabido gestionar la información de la novela del francés Thierry Jonquet en la que está basada, Migale –en Español, Tarántula-, ni contárnosla de manera adecuada, y su esperado thriller no nos ha interesado nada. Su anunciada muda hacia el adelgazamiento narrativo ha sido una decepción y nos recuerda el cuento de El traje nuevo del emperador, en el que todo el mundo calla por no parecer idiota. Nosotros no.

Almodóvar ha adaptado el relato de manera extraordinariamente retorcida y ha compuesto un guión innecesariamente complejo, falto de tensión y sin pulso narrativo que ha oscurecido, o simplemente hecho desaparecer, casi todas las posibilidades dramáticas, las turbaciones emocionales y los intensos conflictos que agobian a los personajes con una trama artificialmente alambicada y estructurada de manera caótica: demoras narrativas difíciles de soportar, revelaciones atolondradas, secuencias innecesarias -¿qué aporta la presencia del personaje carnavalesco, para qué necesitamos saber ese pasado del protagonista?- y una resolución tan inesperada que a una parte del respetable hizo reír de manera vergonzosa y a nosotros sonrojarnos por haber presenciado el malogro de una historia terrorífica con bastantes posibilidades dramáticas.

Eso sí, Almodóvar sigue siendo un excelente realizador que mueve muy bien la cámara y compone planos de rara belleza y, como siempre, ha contado con un equipo sobresaliente en el resto de especialidades técnicas, que son lo mejor de la película: la desasosegante música de Alberto Iglesias o la impecable fotografía de José Luis Alcaine e incluso el llamativo vestuario de Jean-Paul Gaultier.

De los actores, dirigidos férreamente por Almodóvar, sólo queremos destacar que Marisa Paredes es una gran actriz, que Elena Anaya sabe utilizar sobre todo la expresividad de su rostro, y que Antonio Banderas, a pesar de su declarada contención, sigue mostrándose incapaz de hacer un personaje con algo de vida interior: en vez de miedo o repulsión solo nos da un poco de pena.

La piel que habito cuenta la historia de un cirujano plástico que investiga sobre la piel sin demasiados miramientos transgénicos  para lograr una que sea resistente a las agresiones externas, pues su mujer falleció quemada en un accidente de tráfico. Las cosas no son tan sencillas y algo turbio se esconde detrás de todo…

Digamos que después de ver La piel que habito entran bastantes ganas de leer la novela de Jonquet. Esperemos que esta película sea sólo un traspié en la carrera de Almodóvar y no el anuncio de su decadencia. Quizá le convenga un descanso o contratar un coguionista en su próximo proyecto, del que seguro nos enteraremos.

13 Comments
  1. KING SPINCH says

    A mí sigue pareciéndome injusto que las «vacas sagradas» de nuestro espectro cinematográfico (a veces algo sobrevaloradas, todo hay que decirlo) sean las únicas que tengan acceso a la financiación ajena para seguir trabajando. Sea el que sea el proyecto que tengan entre manos (bueno o malo). ¿Que también arriesgan su propia pasta? Supongo que sí. Bueno, «arriesgan»…

    Pero estoy pensando en las decenas de grandes talentos anónimos (no necesariamente principiantes) que llevan años paseando sus fantásticos guiones por el laberinto de la financiación, saltando de un despacho de ejecutivo a otro, y donde, antes siquiera de leer el manuscrito, sólo les preguntan si tienen algún «cabeza de cartel» confirmado para filmar la peli (¿debería decir «firmar»?). Pena de historias que nunca conoceremos porque no pasarán del papel. En cambio, algo firmado por «…» y por «…» tienen garantizado un público fiel que se tragará cualquier cosa que haga su ídolo.

    No obstante he de decir que igual voy a ver esta peli y me gusta. No tengo pre-juicios contra nadie. Pero tampoco a favor de nadie. Todos tenemos luces y sombras en nuestra hoja de servicios. También Pedro. Y también Antonio.

  2. florence saigne says

    He ido a ver la última película de Almodóvar y para mí es una obra maestra.No soy crítica de cine pero muy cinéfila y he estado durante toda la sesión en la que solamente había 8 personas el día del estreno, seguramente gracias a los comentarios de los especialistas españoles de cine, pues he estado pegada a mi sillón, sin aburrirme 1 solo segundo.Me lo he creído y es eso lo que espero de 1 película.Este verano estuve en Paris en la cinémathèque y en la librería compré el libro de T.Jonquet que anunciaban con el nombre de Almodóvar en 1 lazo de papel amarillo envolviéndole.Las críticas que he leído en España son todas negativas y no lo entiendo.Es una gran adaptación de la novela,la interpretación de los actores es precisa y siempre justa, añado que no me provocó risa en ningún momento, al revés.soy francesa y vivo en este país al que he querido mucho pero al que cada día quiero menos por su rechazo a lo que le hace más interesante, su historia, su realidad.No se puede hablar de temas políticos sni ser tachado de enemigo de la democracia, no se puede hablar de transexualidad, de identidad en general sin ser sospechado de terrorrista, la cultura es tv5, esto es peligroso para un país que ya conoció la dictadura de la que nadie quiere hablar y cuando se atreve Ian Gibson le dicen que vaya a su país a opinar.En fin, vivo en Burgos, la antigua capital del franquismo y la actual de la anti-cultura y menos mal que Almodóvar saca 1 vez al año 1 película que me da esperanzas y me hace sentir menos aislada en mi concepción del arte y de la libertad.

  3. lobito bueno says

    Me ha gustado la crítica.Por otras que había leído ya pensaba que iba a ser algo truculento y me ha alegrado mucho que aquí se analice objetivamente la película y no se intente dulcificarla por ser de Almodovar.Gracias,pues,por esa opinión que me previene de para no ir a verla

  4. la piel que evito says

    Lobito bueno, tú te lo pierdes. Esta crítica, aparte de ser un calco de la del país, demuestra que no se han leído el libro, vamos, que ni sabían que estaba basada en un libro, descatalogado en españa. Yo te la recomiendo, es una pasada, y el libro también, te lo lees en una tarde. Pero no te fíes de los prejuiciosos que tienen manía a almodóvar porque dijo que aznar intentó dar un golpe de estado cuando el 11M en atocha: acá nadie recuerda a Javier Arenas saliendo en la tele a las doce de la noche, con una escenografía digna de arias navarro con su franco ha muerto, diciendo que iba a sacar los tanques si no se deponía la actitud de los que estaban manifestándose en las sedes del pp. Decir la verdad duele, pero eso no es óbice para decir que una película es mala sólo por decir algo y quedar progre. Es cojonuda y sino lee también el bodrio del boyero, actor frustrado, que tampoco se ha leído el libro a juzgar por sus comentarios sobre ello. Críticos sí, pero no frustrados cineastas. Tú te la pierdes

  5. Basilio Pozo-Durán says

    «la piel que evito» el libro no está descatalogado:

    http://antequeralee.blogspot.com/2011/09/edicions-bromera-suma-su-catalogo-la.html

  6. la piel que evito says

    Gracias por decírmelo, yo lo había leído en la Casa de Cultura, pero sí era cierto que hasta ahora no se podía comprar en librerías. Un saludo

  7. hook says

    Un rollazo mas de ¡¡¡¡¡PEDRO!!!!!!

  8. AinhoTowers says

    Leí la crítica de Boyero, y pensé: cómo siguen estos dos de enfrentados. Leo tu crítica y decido que no iré a verla.
    Me encanta el ritmo con el que cuentas las cosas Pascual.

Leave A Reply

Your email address will not be published.