El tiempo es oro y `la banca´ siempre gana

0

No tenemos demasiada suerte con las películas de ciencia ficción que vemos últimamente. Y eso a pesar de las buenas expectativas con las que entramos al cine. Hace un tiempo Duncan Jones nos decepcionó un poco con su Código Fuente, esa especie de Atrapado en el tiempo (El día de la marmota) de un soldado muerto. Y ahora Andrew Niccol, un tipo con personalidad que escribió el guión de El show de Truman y ha dirigido curiosas historias futuristas como Gattaca o S1m0ne, hace lo mismo con In time, una propuesta interesantísima sobre un futuro de la humanidad en el que la moneda de cambio no es el dinero si no el tiempo.

Todos nacemos con el mismo y el reloj no empieza a contar hasta que cumplimos 24 años. Después cada uno debe trabajar para ganar el suyo. Unos logran vivir cientos de años y siempre con aspecto juvenil y otros apenas sobreviven unos cuantos. La desigualdad natural del hombre, la superpoblación y la falta de recursos suficientes harán que los ricos sean siempre ricos y los pobres no tengan tiempo ni siquiera de pensar en su condición, es decir, como ahora. Pero la casualidad hace que un paria reciba gran cantidad de tiempo y se aventure con él a ver lo que hay más allá de los límites del barrio. Lo que descubre no le gusta y empieza una lucha para cambiar las cosas.

In time se acerca a temas como la explotación, la avaricia, la especulación, la generosidad, la injusticia, la desigualdad, el hastío vital, la eterna juventud o la lucha de clases. Pero sólo a la superficie. Una vez revelada la tesis no continúa profundizando en los elementos más interesantes de ella y se pierde por los caminos de la acción y la prisa en una especie de road movie de un justiciero con cara de Justin Timberlake (La red social), o sea, increíble en el sentido propio, y una niña rica rebelde a la que pone cara Amanda Seyfried, la protagonista de Chloe.

Persecuciones, atracos a los bancos de tiempo, tiros y un implacable guardián del tiempo encarnado por el irlandés Cillian Murphy (Intermission). Poco más. Para pasar el rato y reflexionar después sobre la propuesta dramática que se nos plantea en los primeros cinco minutos de la película y que se queda sólo en eso, en propuesta. No pierdan el tiempo con ella si no tienen demasiado.

Leave A Reply

Your email address will not be published.