El concurso de ‘Público’ perjudica especialmente a sus colaboradores

3
Jaume Roures, propietario de 'Público'. / Efe

Las noticias en el diario Público se siguen sucediendo. Tras el acto de apoyo al periódico el pasado lunes, los trabajadores se reunieron por fin el martes con los administradores concursales, Ignacio Marroquín y Antonio Moreno. Tras un mes sin cobrar, parece que en estos días podrán percibir alguna cantidad.

Según la ley concursal, los trabajadores tienen un crédito privilegiado, que se corresponde con los últimos treinta días trabajados antes de la presentación del concurso, con un tope: el doble del salario medio interprofesional (SMI). Es decir que ante el resto de los acreedores, podrán cobrar preferentemente esa suma. Por ello la administración concursal les anunció que en esta semana cobrarán el salario del 12 al 31 de diciembre, una suma cercana a 800 euros. Al terminar el mes de enero, si hay dinero en caja, percibirán el salario de enero, los diez primeros días, igualmente con el tope del doble del SMI y los restantes veinte con su retribución total. Los 11 primeros días de la nómina del mes de diciembre se incorporarán a la masa de la deuda. No sé sabe si esa suma la llegarán a percibir.

Peor suerte, en cualquier caso, han corrido los colaboradores, entre los que se encuentran los fotógrafos del periódico y los columnistas. Estos no disponen de ningún privilegio a la hora de cobrar sus emolumentos, las sumas que les correspondan de los meses de noviembre, diciembre y diez primeros días de enero, no las van a percibir, quedarán incorporadas a la masa concursal, pero al ser acreedores ordinarios, deberán esperar a que cobren los privilegiados (no sólo trabajadores, sino Seguridad Social, Agencia Tributaria y los que tengan créditos garantizados) y si queda dinero percibirán la suma que les corresponda dentro de varios meses. En cuanto a las colaboraciones restante de enero no las cobrarán hasta marzo. Su situación es muy complicada, por lo que los trabajadores solicitaron que se les abonaran algunas cantidades ahora, aunque los administradores han sido inflexibles y se han limitado a manifestar que harán lo que marca la ley.

Mientras tanto se siguen haciendo números para evitar que el periódico tenga que cerrar. Antes de que acabe el mes de febrero se sabrá si el proyecto es viable, si hay que reestructurar la plantilla de nuevo y en qué condiciones. La idea que lanzó el director durante el acto en el Ateneo de Madrid, entrada de capital proveniente de los lectores, es  un buen gesto, pero en ningún caso puede servir para reflotar la economía de Público.

3 Comments
  1. Zaratustra says

    Publico es privado, como su nombre indica

  2. antordonez says

    desde el PP y desde el gobierno, llegan ruidos confusos, pero un ordenanza me ha comentado que están haciendo palmas con las orejas

Leave A Reply

Your email address will not be published.