#queremospreguntar, la protesta argentina por las ruedas de prensa sin preguntas

En Argentina también cuecen habas, o dicho más correctamente, también se burla, por parte de los políticos, el control que los medios de comunicación deben realizar sobre su trabajo. Y ellos, como nosotros, han decidido unirse para protestar contra lo que consideran un atentado a los derechos de los ciudadanos, verdaderos acreedores del derecho a la información.

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), que agrupa a profesionales de todo el país, de distintos medios y de la universidad, ha reclamado la realización de conferencias de prensa profesionales y ha lanzado, a través del hastag #queremospreguntar, su protesta a través de las redes sociales.

Andrés D'Alessandro, presidente de FOPEA, explicó a cuartopoder.es cómo se gestó la iniciativa:  "La comenzamos nosotros a partir del cansancio que expresaron muchos periodistas ante la falta de posibilidades para hacer preguntas en las conferencias que dieron los funcionarios del gobierno nacional luego del terrible accidente de la estación de Once. Eran muchas las preguntas y no dejaron hacer ni una. En realidad esto es un fenómeno nefasto que se viene dando desde hace mucho tiempo, especialmente desde el gobierno de Néstor Kirchner, quien no dio ni una conferencia mientras fue presidente. Cristina en su primer mandato dio dos conferencias nada más".

Publicidad

Además, a diferencia de lo que ocurre en España, los periodistas no sólo ven como sus preguntas no son contestadas sino que a veces tienen auténticas dificultades para realizar su trabajo: " En las conferencias de prensa en las que están presentes militantes o seguidores se ha dado, en varias ocasiones, situaciones de acoso a los periodistas, fotógrafos y camarógrafos , lo cual ha perjudicado su tarea profesional. El conferenciante se sienta frente a los periodistas, y a medida que se suceden las preguntas la gente que lo acompaña (seguidores, fanáticos, militantes) comienzan a reírse, a silbar o abuchear a los periodistas, a hacer comentarios con sorna, y hasta hubo ocasiones en que se sentaban entre los periodistas para insultarlos, empujarlos, molestar a los cámaras, etc. Lamentablemente también ha sido una práctica extendida, y no solo con funcionarios del gobierno nacional o los provinciales, sino también de algunos políticos opositores, sindicalistas, dirigentes deportivos, etc."

La reclamación no es nueva, Fopea desde hace mucho tiempo viene reclamando que haya conferencias de prensa profesionales y con reglas que funcionen para los periodistas y los funcionarios. Aunque sí es la primera vez que plantean una propuesta en las redes sociales, pues hasta ahora se habían movido a través de cartas a funcionarios, reuniones con ellos y comunicados pidiendo conferencias de prensa periódicos y profesionales.

Tras conocer el incipiente movimiento argentino, era obligado saber como marcha nuestra iniciativa #sinpreguntasnocobertura, que surgió durante la campaña electoral de las municipales del mes de mayo de 2011 y agrupó prácticamente al 100% de los medios nacionales y regionales.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) se responsabilizó de la iniciativa y su presidenta Elsa González ha valorado estos meses de vida: "FAPE llevó la protesta al Consejo de Europa el pasado 27 de enero. Y el propio presidente de la asamblea del Consejo nos expresó su apoyo sin paliativos. El manifiesto lo firmaron más de 10.000 personas y fue suscrito por 172 medios y organizaciones profesionales. También ha sido respaldado por la Federación Europea de Periodistas, en la reunión de la asamblea en Belgrado. En cada reunión que ha mantenido FAPE con dirigentes políticos hemos planteado la cuestión. Desde luego, ha tenido un gran eco, ha concienciado a todos. Y seguiremos en la batalla."

En cuanto a la iniciativa argentina, que Elsa González conoce bien, asegura que los dirigentes de Fopea, no cejarán en el empeño de marcar pautas en pro de la libertad de información. Espera que cuenten con el apoyo de los profesionales argentinos, ya que el oficio del periodista es vigilar y controlar el poder. "Y sin preguntas no podemos ejercer nuestro papel", apostilla.

Es interesante comprobar que los periodistas se unen para defender su profesión aunque es un poco triste que tengamos que luchar por algo tan básico como poder preguntar a un político sobre el desarrollo de su trabajo. Y no puedo evitar que me venga a la memoria Mariano Rajoy leyendo la lista de ministros de su gabinete, con la sala de prensa abarrotada, y después no admitir ni una pregunta.