Roures y el resto de accionistas de ‘Público’ pujan por quedarse con la cabecera a través de una empresa inmobiliaria

1

Si la juez no lo remedia, Jaume Roures seguirá dirigiendo Público. En cuartopoder.es ya lo publicamos y mucha gente sospechaba que, de una manera u otra, no dejaría escapar la compra de la pagina web. Ayer en el juzgado mercantil de Barcelona, que se encarga del concurso de acreedores de Mediapubli, se abrieron los sobres que contenían las ofertas por la página web Público.es y, junto a la ya conocida de los ex trabajadores del diario, apareció una entidad, denominada "Display Connectors", que ofreció una cifra sustancialmente superior a la de la cooperativa: 412.000 euros frente a los 240.000 de los antiguos trabajadores.

La rival de los periodistas es una entidad creada hace menos de tres meses, cuyo objeto social es el negocio inmobiliario y en cuyo accionariado participan Roures y Tatxo Benet -principales accionistas de Público-, junto con otras entidades y personas, que también lo son. Además, al acto de la subasta compareció, en representación de la oferta de Display Connectors, Toni Cases, también accionista de Público y uno de los principales acreedores del medio por la venta de servicios y productos informáticos. Público le adeuda cerca de un millón de euros.

Una vez presentadas las dos ofertas, se dió la oportunidad a los ex trabajadores de intentar igualar la superior, pero se negaron. Han realizado un proyecto viable y sostenible y no querían volverse locos entrando en una guerra de números. Su propuesta, además de lo que paguen por el medio, permitiría subrogar a doce trabajadores de los que actualmente trabajan en la web. Al resto les ofrecen entrar en la cooperativa, como socios trabajadores. La oferta de Roures pretende subrogar a 21 de los 23 trabajadores, aunque desde la cooperativa nos manifiestan: "es un órdago, ellos ya saben que hay gente que se va a marchar de Público.es a otros sitios, por eso ofrecen 21 subrogaciones, saben que no van a tener que hacerlas." Además también nos advierten: "su plan de viabilidad es incoherente, hacen cálculos de ingresos por publicidad con cifras que ya no son las vigentes, sino las que había cuando existía el periódico en papel, que nutría al digital y no ofrecen ampliar la plantilla.".

Los administradores concursales se inclinaron hacia la postura que más dinero ofrece, pues su cometido es que cobren el mayor número de acreedores y será la juez quien, hoy o mañana, decida el nuevo dueño de la cabecera.

Los trabajadores, a pesar de este contratiempo, siguen adelante en su idea de sacar un medio a la calle. Si definitivamente no se adjudican la cabecera, a primeros de junio celebrarán una asamblea para dar forma definitiva a su cooperativa de periodistas y a mediados de ese mismo mes sacarán un ejemplar gratuito de un nuevo proyecto, desligado de Público, pero con sus trabajadores. Y como en su nuevo proyecto el papel es fundamental, empezarán a editar una publicación mensual y a desarrollar poco a poco una web. Para ello cuentan ya con un gran apoyo social y el dinero recaudado a través de microdonaciones. Su primera acción fue sacar un número gratuito,  que se denominó MásPúblico, coincidiendo con el aniversario del 15-M, pagado por ellos mismos (les costó 3.000 euros) y en el que participaron muchos compañeros desinteresadamente.

La pata más importante de esta mesa, la plantilla que aún trabaja en Público.es, fue llamada también a la subasta de la cabecera para que su opinión fuera oida. Los trabajadores, sin conocer en detalle las ofertas y con muy poco tiempo para decidir, no quisieron optar por ninguno de los postores pues, como manifestaron a cuartopoder.es: "no sabemos qué proyecto puede ser mejor. Nosotros hemos pedido que se adjudique a quien más trabajadores subrogue, quien ofrezca un plan de negocio más sostenible y quien proceda a mejorar las condiciones salariales de los trabajadores". Lo que también desea la plantilla es que se acabe con cinco meses de desgobierno y saber ya quien va a dirigir a partir de ahora el proyecto.

1 Comment
  1. frikireporter says

    El ex trotskista sin vergüenza ataca de nuevo: qué morro tiene. Es capaz de eso y de mucho más, como sin duda contemplaremos en el futuro.

Leave A Reply

Your email address will not be published.