Las Vegas, ¿una ‘ciudad del pecado’ para Europa?

1

Ofelia de Pablo

Ana, una valenciana de 28 años, baila para los clientes de en un club de moda de las Vegas. / © Ofelia de Pablo

Durante horas atravesamos los kilómetros de rectas infinitas y tierra roja del desierto de Nevada hasta vislumbrar a lo lejos la célebre Ciudad del Pecado. Un mundo inverosímil emerge de la nada plagado de casinos, hoteles gigantescos –18 de los 25 más grandes del mundo están aquí– tiendas de lujo, limusinas y sobre todo máquinas tragaperras. El sol comienza a caer en el horizonte mientras un universo de bombillas y neones –dicen que es el punto más luminoso de la tierra– engullen tu mirada hacia el interior de la ciudad. Estamos en la Strip, la calle de 6,5 kilómetros más famosa del planeta del juego, donde se levantan los mayores casinos del mundo para disfrute de los 39 millones de visitantes anuales.

Las Vegas es así, “la ciudad que nunca duerme” como afirma Alexia Filbi, directora de ventas internacionales del grupo dueño del famoso Caesar Palace, uno de los mega casinos. Ella lleva ya 19 años viviendo entre ruletas y tragaperras, sin saber si es de día o de noche, recorriendo la moqueta infinita que cubre los kilómetros de los casinos de Las Vegas. Alexia nos explica que “en Las Vegas todo es posible, es una ciudad mágica donde a cualquier hora del día o de la noche uno puede irse de compras, a comer, a jugar o a ver un espectáculo. Por eso somos especiales”. Ella ya forma parte de este gigante que mueve millones de dólares y que se ha convertido en uno de los destinos vacacionales principales de América. En Las Vegas viven más de medio millón de personas, en su mayoría dedicadas a trabajos relacionados con los casinos y el ocio que estos generan. Pero cuando su jornada termina huyen a sus rincones alejados del ensordecedor ruido de las máquinas, la música y el desenfreno. Y es que “no saber si amanece o atardece en la ciudad agota”, dice Alexia.

La calle es un hervidero de miles de americanos y asiáticos que inundan las aceras armados con un vaso de bebida alcohólica de colores en una torre Eiffel de plástico. Chicos y chicas que se paran en todo lo que tiene luces, se mueve, canta o pide dinero. Ya sea un Elvis haciendo de cantante en la acera, una vedette con plumas al viento o un Mickey Mouse haciendo de borracho para la foto.

Atravesando la multitud conseguimos llegar hasta Ana. Esta valenciana de 28 años es bailarina de un club de moda. Con un modelo sexy y combinando posturas eróticas con impresionantes acrobacias se contorsiona a ritmo de la música hasta el amanecer. Ana vino a Las Vegas con la idea de trabajar como bailarina en un teatro pero llegó tarde. La crisis ya golpeaba a los Estados Unidos. Las casas habían caído más del 50% –y aún siguen a precios muy bajos– y las oportunidades de trabajo no eran tantas. Después de meses de trabajar en lo primero que encontraba y a punto de regresar a España consiguió trabajo en un club y luego en el que está ahora. “Aquí me pagan bien y tengo un guarda de seguridad delante que impide que los que han bebido de más se propasen”. Ana no soñaba con está vida cuando vino pero “al menos aquí puedo bailar aunque sea de esta forma” –añade. La música vuelva a atronar y tiene que regresar a su puesto. Hoy la fila para entrar en el local vuelve a dar la vuelta a la manzana.

Salimos atravesando las miles de máquinas tragaperras que cubren la moqueta del casino. Sobre el techo, una imitación de un cielo con nubes nos hace perder la orientación sobre la hora del día. Al fondo, apoyada sobre una tragaperras está María, como dicen que la llaman sus amigos. Ella es mexicana y lleva tres años en Las Vegas. Trabaja como chica de compañía. “En Las Vegas la gente viene a divertirse y necesita a veces gente con la que compartir la noche, y ahí estoy yo”. Hay agencias que se dedican a buscar chicas, otros las contratan por web y algunos solicitan sus servicios por teléfono gracias a las miles de tarjetas que se reparten por la calle. “Solo acompañamos a nuestros clientes o bailamos en privado para ellos, nada más”. En Las Vegas está prohibida la prostitución pero a 60 millas ya es legal, aunque, a pesar de ello, es sencillo encontrar estos servicios en cualquier parte de la ciudad.

Aquella famosa frase que lo justificaba todo: “lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas” se ha quedado obsoleta en los últimos años. Asia ya tiene sus Vegas en Macao y Singapur y ahora es Europa la que apuesta por importar lo que pasa en Las Vegas ¿Quizás a España?

Madrid y Barcelona quieren ser el nuevo EuroVegas, un ambicioso proyecto de ocio y juego que pretende construir aquí una versión europea de La Ciudad el Pecado con seis casinos, 12 resorts con 36.000 camas, tres campos de golf y nueve teatros. La promesa de más de 250.000 puestos de trabajo y una inversión de 18.600 millones de euros se vislumbra por algunos como la tabla de salvación de la situación económica. Como contrapartida, la empresa inversora, Las Vegas Sands –presidida por el millonario Sheldon Adelson– exige cambios en numerosas leyes. Una de ellas es la que les garantizaría exclusividad y ventajas fiscales durante 10 años. Otra es la transformación de la ley de prevención de blanqueo de capitales, y una más, que se permita a menores y ludópatas reconocidos entrar en los casinos. Esto, unido a la petición de que el Gobierno actúe como garante de una solicitud de financiación de 25 millones de euros que realizará al Banco Europeo de Inversiones, ha dividido a la sociedad española entre los que están a favor de convertirse en la versión europea de la “Ciudad de las segundas oportunidades” y los que creen que esto es un nuevo “Bienvenido Mister Marshall” pero con peor final.

1 Comment
  1. Alexi says

    es muy cierto no se puede coparamr la educasion privada con la educasion publica,ni el nivel socio economico del contexto rural con el urbano.bfcomo lograr el aprendizaje de un nif1o del medio rural en un contexto catalogado al 100% marginado?.en la comunidad de Aguilera Atzalan Veracruz,no hay transporte publico,el unico camion urbano llega a10 km de la escuela de la mensionada localidad,no hay agua potable,tampoco luz,por lo tanto existe el desconocimiento de la ciencia y tecnologia.no hay fuentes de empleo y el gobierno no apoya.el profesor es de cantidad unitaria.atendiendo 15 alumnos en su totalidad,pero la descarga de trabajo es mas lo administrativo que lo laboral,el sueldo es el mimo que de el profesor urbano cuando en el medio rural los padres de familia no cuentan con los recursos economicos para apoyar a los gastos de la escuela,para sufragar los gastos de papeleria y materiales diversos.bfcomo explicar al alumno la equidad si no la estamos viviendo?, bfque dolera mas al docente el ambre del nif1o que presentaen el aula o la impotencia de no lograr los objetivos y las metas educativas?Es para mi un honor el haber escuchado su entrevista por el medio noticiario,doy gracias a dios que existan personas comousted,con tanta sabiduria y experiacia en esta materia,pero mas agradecere si ud. contesta a mis preguntas,dios lo bendiga

Leave A Reply

Your email address will not be published.