Los infames escritos de Louis Ferdinand Céline

5
Retrato de Louis-Ferdinand Céline. / Gio (Wikipedia)

Este otoño parece haberse abierto la veda para que dos de los escritos antisemitas más famosos del siglo XX sean publicados de nuevo en sus países de origen: Mein Kampf, de Adolf Hitler, que verá la luz en Alemania con una introducción crítica e innumerables notas, como si aún se tuviera miedo de que es peligroso ofrecer el texto al desnudo al alemán de hoy, y los textos antisemitas de Louis Ferdinand Céline, probablemente junto a Marcel Proust el más grande escritor francés del pasado siglo, que serán publicados en una pequeña editorial de Quebec, Huit, bajo el título de Ecrits polémiques, y que comprende, además de algunos textos raros y dispersos, Bagatelles pour un massacre, de 1937, L´ Ecole des cadavres, publicada en 1938, donde se dice “muy amigo de Hitler, muy amigo de todos los alemanes, que hacen muy bien en ser racistas”, y Les Beaux Draps,, del año 31, que conocieron cierto éxito durante la Ocupación y que no se habían vuelto a publicar en Francia desde entonces porque la viuda del escritor, Lucie Almansor Destouches, no daba su permiso alegando que su marido no quería que se volvieran a publicar jamás.

Céline murió en 1961, y según la ley canadiense, se pueden publicar los libros de un autor cincuenta años después de su muerte al ser ya  de dominio público. De ahí las prisas. Se dará, entonces, la circunstancia de que en Francia continuarán prohibidos los libros antisemitas de Céline e incluso su distribución, como bien ha aclarado Rémi Ferland, editor de Huit, mientras muchos ejemplares se venderán de tapadillo, como en los tiempos de Ulises y de Lolita en las aduanas de Inglaterra y los Estados Unidos cuando las novelas de James Joyce y de Vladimir Nabokov estaban prohibidas y las ediciones francesas corrían de mano en mano de amigos. Vivir para ver.

Pero no dramaticemos. Las veces que he estado en París y me he acercado a los bouquinistes, he tenido siempre en mis manos alguno de estos libros, preferentemente Bagatelles pour un massacre, eso sí,  a precio de oro, más o menos lo que costaba una primera edición de Tristan Tzara dedicada por el autor, e incluso llegué a verlo en una de las ediciones de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, en Madrid, junto a uno de Robert Brasillach dedicado  a la defensa del Alcázar y a, esto sí fue para mí una tortura al no tener dinero ni por asomo para comprarlo, Voyage au bout de la nuit, en la edición de Denoël del año 32. Parece ser que en París no es difícil conseguirlos, si lo pagas, claro, pero también están accesibles en la Red. En verdad las prohibiciones de libros ya no tienen el encanto  orlado de clandestinidad de antaño.

Leer hoy día estos libros es hacer un ejercicio de intrincado desciframiento. Bagatelles pour un massacre, por ejemplo, es un texto salpicado de diatribas tan feroces contra los judíos que rozan, en ese estilo maravillosamente delirante de Céline, el paroxismo. Tan delirante que aboga por la creación de un ejército conjunto francoalemán y unas frases apologéticas a Hitler que era imposible tuviera cierta acogida en Francia, incluso entre los elementos de Vichy. André Gide, con un tacto curioso, tachó el libro de cínico por despertar pasiones banales con una ligereza sorprendente, a no ser que se tomara como un juego, mientras que, curiosamente, Ernst Jünger, que era oficial de la Wehrmacht en el París ocupado, fue el que más duro se mostró llegando incluso  a perjudicar su imagen cuando en la posguerra intentó rehabilitarse, al destacarlo en sus Diarios bajo el pseudónimo de Mérline como un personaje repugnante que ramoneaba por las dependencias que los alemanes ocupaban en París buscando su beneplácito. Céline nunca le perdonó aquella imagen que dio de él.

El delirio de Bagatelles pour un massacre se acrecienta en L´ École des cadavres, Un ejemplo: “Los judíos, racialmente, son monstruos, son híbridos, lobos cazadores que deben desaparecer” para luego continuar, “el judío no ha sido jamás perseguido por los arios. Se persigue  a él mismo. Es el damnificado por sus propios deseos de carne híbrida”. Pero la cosa adquiere dimensiones casi cósmicas en Les Beaux Draps, escrito ya durante la Ocupación, porque Céline era un escritor tan dotado para las imágenes plásticas, rutilantes, alucinatorias y disparatadas, que una vez puesto en faena no podía parar. Aquí comienza a erigirse en el papa de los antijudíos, masones, comunistas y gaullistas, acusa  a la mayoría de los franceses de ser mestizos y estúpidos, y, de paso, deplora el sentimiento de comunidad que tienen los judíos porque eso les hace fuertes. El libro aboga también por un descenso en la jornada laboral a treinta y cinco horas. Hay que decir que el régimen de Vichy puso al libro en el índice, quizá por ciertas reivindicaciones de orden social, aunque no movió un dedo para prohibir su distribución.

Estos textos, más algunos de formato más reducido y no tan contundentes, son los que verán la luz en Canadá este otoño, convenientemente anotados, es decir, convenientemente contextualizados. Lo curioso de todo este asunto, lo que más me llama la atención, como en la edición en Munich de Mein Kampf que van a hacer para los alemanes, es lo de las numerosas notas  a pie de página. Parecería que hubiera un temor sagrado a que el común de las gentes tuviese que ser orientada so pena de caer en el influjo venenoso de lo que están leyendo, cuando todo el mundo sabe que el que quiera conseguir el libro en Alemania no tiene más que meterse en la Red y allí encontrará las páginas malditas sin aditamento alguno. Es una curiosa manera de entender la pedagogía de masas, como si aquello que es digno de ser rechazado en realidad fuese como un cristal opaco donde bajo su superficie se halla el anillo deseado. Uno de los modos de hacer publicidad hoy día.


loading...

5 Comments
  1. argelindes says

    Que infame, infame tu abuela, Celine es un enio boludo.

  2. argelindes says

    Que infame, infame tu abuela; Celine es un genio.

  3. EinHeri says

    Como se nota que ud pone su ideología progresista intolerante por encima de la literatura, en fin un mediocre más.

  4. Tino Rossi says

    Resulta curioso que un hombre tan reaccionario como Celine tenga sim embargo una prosa tan progresista. Celine que decía despreciar a los judíos era sin embargo un buen médico de los pobres, lo que demuestra no ser tan mala persona como sus detractores politicamente coreectos le catalogan. Un escritor de «izquierdas» como Legunia le dedica un libro: La fiesta de los locos donde le muestra su admiración. El artista es antetodo artista, sin encima es buena persona mejor aún pero solo se le podrá juzgar por su arte y Celine es un genio de la Literatura mundial.

  5. enrique dunayevich says

    Que sea un enfermo delirante no quita que a la vez sea una genial y corrosivo pesimista que ve sólo la mediocridad de determinados aspectos y personas de la socidedas

Leave A Reply

Your email address will not be published.