SILVIA PADRÓN | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 14:11

Imagen de una de las manifestaciones de periodistas celebradas el pasado 6 de mayo con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa. / Efe

Hace un mes y medio que el Consejo de Administración de Vocento decidió echar el cierre de ABC Punto Radio y con él, mandar a más de un centenar de periodistas a las colas del paro. Los trabajadores no recibieron anuncio oficial hasta hace una semana. Todo el mundo sabía, lo que a ellos se ocultaba. A día de hoy, todavía no saben qué indemnización les abonarán, cuando la empresa presente un ERE de extinción para despedirlos a todos. La primera reunión informal se ha celebrado hoy, Día de los Inocentes, y las emisiones cesarán a mediados del mes de enero. En Madrid están afectados 160 trabajadores, pero la cifra total supera los doscientos repartidos por el resto de emisoras.

Ante el anuncio oficial, los trabajadores emitieron un comunicado en el que, además de mostrar su rechazo al cierre de la cadena y el alquiler de postes a la COPE, manifestaban el sentimiento de abandono, maltrato y humillación que embarga a la plantilla y criticaban los contratos blindados de los comunicadores o sus indemnizaciones millonarias. El comité del diario ABC ha mostrado su apoyo a los compañeros y ha pedido a la dirección que recoloque al mayor número de perjudicados en otros medios del grupo.

No es el único ejemplo de cierre de medio o despido masivo que se hace sin tener en cuenta a sus profesionales, personas que tras años de trabajo son despedidos a través de un correo electrónico, con la mínima indemnización legal, amparándose en la reforma laboral, a pesar de existir beneficios millonarios o dejando transcurrir el mes de negociaciones, sin negociar absolutamente nada.

En número de despidos, 2012 ha sido el peor año de la crisis con diferencia. El Observatorio de la FAPE refleja 3.923 despidos y 71 medios cerrados, sin contar con los 925 de Telemadrid y los de ABC Punto Radio. Este año, entre otros, se han producido más de 600 despidos en el Grupo Prisa (incluyendo la radio y la televisión), 256 en Unidad Editorial,  75 en el Grupo Joly, 34 en 20 Minutos, 134 en el grupo de revistas GyJ, 18 en El Periódico de Extremadura, 49 en El Punt-Avui,  55 en La Voz de Asturias, que cerró; 40 en el Grupo El Día, que cerró cuatro cabeceras, 60 en ADN que cerró, 32 en Qué, desaparecido, 134 en Público que cerró su edición en papel y 30 en Diario de Jerez, que cerró, y Diario de Cádiz. Desde el año 2008, han perdido su empleo casi 10.000 trabajadores de medios de comunicación y han cerrado 197 medios.

En la mayoría de casos no sólo se produjeron despidos sino también reducciones de salario. Los comités han conseguido disminuir el número de salidas a costa del sacrificio de toda la plantilla. En la agencia EFE todos los trabajadores están afectados por una reducción de salario y sueldo del 25 o 50% durante seis meses. En El Periódico de Cataluña se consiguió evitar los despidos a costa de una reducción de salarios del 8% durante tres años consecutivos.

Pero sobre todo ha sido un año crítico para los medios públicos. Tras años de derroche, de mantener redacciones infladas por nombramientos a dedo, ahora son insostenibles y la plantilla debe ir a la calle. Los directivos van a seguir todos en sus puestos, sólo para mantener la orientación informativa de los medios. Entre Telemadrid y Radio Televisión Valenciana expulsarán a más de 2.000 trabajadores,  Televisión de Murcia despidió a 250, la de Baleares, IB3 a 64, Televisión de Mallorca cerró, echando a 117 personas y la televisión de Castilla y León ha despedido a 17 trabajadores.

El caso de la Agencia EFE, cuarta agencia del mundo, por facturación, por número de clientes, por su presencia en más de un centenar de países y por ser la primera agencia de noticias en los medios latinoamericanos, es también muy dramático. Tenía una valiosa plantilla llena de experiencia y, sólo este año, perderá 50 trabajadores, entre las bajas voluntarias y los prejubilados. Durante tres años más seguirán saliendo periodistas de 60 años, cuya experiencia no tiene ningún valor para los gestores.

Nemesio Rodríguez, vicepresidente de FAPE, vicesecretario de APM y uno de los afectados por las prejubilaciones, ha sido muy crítico con el ERE que se ha vivido en la agencia. “Las prejubilaciones son despidos encubiertos. Y son perversas porque quiebran la cadena de aprendizaje al expulsar a los periodistas más experimentados, sin que sean sustituidos por periodistas jóvenes. Diezman las redacciones y debilitan su potencial informativo al marcharse periodistas con buenas fuentes y con capacidad para resistir las presiones procedan de donde procedan. Para llenar el hueco, se recurre masivamente a los becarios, mal pagados o sin sueldo, sometidos a la presión de no tener asegurado su puesto de trabajo” sostiene Rodríguez.

Ante la pregunta de hacia donde va la profesión, la respuesta tampoco es muy halagüeña: “El mercado se ha desplomado, el modelo de negocio está quebrado y los periodistas somos los que estamos pagándolo. Que yo sepa a día de hoy no ha dimitido ningún editor o director de medio por su responsabilidad en la crisis. Y en el caso de los directores, no conozco ninguno que haya dicho “por aquí no paso” al tijeretazo que están dando los gerentes, gestores o consejeros delegados, como se les quiera llamar, a sus redacciones. No tengo la respuesta sobre la dirección que tomará el periodismo. Si seremos “periodistas emprendedores” con un negocio independiente en el que seamos al mismo tiempo editores, pero, claro, tiene que ser “negocio” porque si no lo hay difícilmente saldremos adelante, o si seguiremos esperando a que el mercado se recupere con la esperanza de volver a encontrar trabajo. Ahora mismo, no hay trabajo en los medios, por lo que tendremos que buscar iniciativas propias. Algunas podrán tener éxito y eso es lo único que nos anima”. 

Tampoco ve Nemesio que el negocio vaya a salvarse por los contenidos digitales, al menos a corto plazo. “Su única alternativa es comenzar a cobrar sus contenidos en la red, pero esos contenidos tienen que ser exclusivos, de mucha calidad, con un atractivo que convenza a los usuarios que vale la pena pagar por ellos. Mi pregunta es: ¿Están los medios españoles capacitados para ofrecer ese periodismo de calidad después de haber vaciado sus redacciones mediante los ERES de sus periodistas mejor preparados y formados, con unas fuentes excelentes, esos periodistas que escribían buenas y sólidas historias?.”  

Terminábamos la crónica de 2011 con el deseo de Jesús Maraña, por entonces director de Público: ” hallazgo de fórmulas rentables de comunicación periodística en las redes sociales“. Todavía no las han descubierto.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend