Rechazo unánime de los trabajadores de Telemadrid a la última oferta de la empresa

Imagen de la Asamblea celebrada ayer por los trabajadores de Telemadrid durante la votación de la última propuesta presentada por la empresa. /cgttelemadrid

La suerte está echada. Los despidos en Telemadrid comenzarán la semana que viene y sus trabajadores se unirán a los miles que ocupan las oficinas de empleo. La última reunión entre la dirección y el comité de empresa se celebró ayer sin que la empresa variara una coma de lo ofrecido en la anterior: 861 salidas que se desglosan en 754 despidos, 50 recolocaciones en empresas de la Comunidad de Madrid y 57 prejubilaciones. Un oferta poco atractiva frente a los 917 iniciales (eran 925, pero se ha producido un fallecimiento y 7 extinciones de contratos temporales durante la negociación del ERE) aunque las condiciones económicas sí eran mejores: 28 días de indemnización por año trabajado con el tope de 18 mensualidades.

La plantilla no ha querido irse con más dinero sino seguir peleando y ha votado masivamente, en asamblea, en contra de la oferta de la dirección. Por ello, el próximo miércoles se reunirán las partes ante la Autoridad Laboral para que la empresa entregue sus conclusiones y a partir de ese día comenzarán a hacerse efectivos los despidos, que se indemnizarán con 20 días por año trabajado y el tope de 12 mensualidades

Publicidad

“No aceptamos despidos. Les hemos presentado un plan que se adaptaba al presupuesto que tenemos para este año (casi noventa millones de euros entre la aportación de la Comunidad de Madrid y los ingresos por publicidad). Hemos ofrecido rebajarnos el sueldo, quitarnos los complementos y trabajar sólo el 50% de la jornada pero que nadie se vaya a la calle y todo lo han rechazado. Lo único que quieren es deshacerse de la plantilla porque es incómoda”. Con estas palabras se expresaba Teresa García, presidenta del Comité de Empresa, tras la asamblea en la que se ha decidido rechazar la oferta de la empresa y mantener la huelga hasta el próximo miércoles.

El mantra que ha repetido la dirección durante todas las reuniones que se han mantenido ha sido el de “cambio de modelo” o, lo que es lo mismo, externalización o venta de la televisión pública y sus activos. En ningún momento han escuchado ninguna propuesta que pasara por el ahorro y es normal: los 43 directivos del ente público continuarán en sus puestos sin rebajarse ni un euro el salario. La propuesta del comité de poner un techo de 60.000 € a sus sueldos fue tachada de utópica.

“Hay una total y absoluta unidad en la plantilla. Una tremenda sensación de compañerismo y orgullo de la lucha llevada a cabo y la decisión de seguir peleando después de los despidos, pero también hay rabia y amargura porque la gente se siente robada en lo personal y en lo profesional, por un expolio de una televisión que era de los madrileños y ya no lo es”. Nos lo cuenta otro miembro del comité de empresa, que nos explica que tanto la votación contra el acuerdo como la de mantener la huelga han sido apoyadas por el 95% de los trabajadores que abarrotaban el salón de actos.

El siguiente paso que anuncian los trabajadores es la presentación de demandas individuales y colectivas, una vez se hagan efectivos los despidos, que se unirán a la presentada hace unos días por no respetar la dirección el derecho de huelga y emitir programación grabada. La lucha sigue.