Feria del Libro: se salvó la cara

5
Aspecto que presentaba, el pasado sábado, la Feria del Libro que se ha celebrado en Madrid. / Ion Antolín

La Feria del Libro de Madrid acabó el domingo día 16 de junio, el día en que se conmemora el Bloomsday en Dublín con enorme ruido mediático, este año agravado por el hecho de haber publicado unos supuestos inéditos de James Joyce bajo el título Hotel de Finn. Y acabó con un suspiro de alivio y un deje de ciertas buenas maneras por parte de los responsables, más presentes que en otros años donde se notaba cierta prepotencia y una búsqueda rápida de hacer caja. Como los augurios era catastróficos, el incremento oficial de un 9,3% en los resultados de caja, un saldo favorable de 7.100.000 de euros, ha supuesto un aporte de oxígeno, aun sea pequeño, para aguantar la sequía del verano, quién compra libros para leerlos en vacaciones lo ha hecho en su mayor parte ya en la Feria, y esperar lo que se presenta en el nuevo curso que comenzará este otoño.

Por lo pronto las 300.000 bolsas impresas para la Feria con la reproducción del cartel de Juan Gatti se han quedado cortas ante la avalancha de público presente en todo momento, sobre todo los dos últimos fines  de semana. Porque la cosa no empezó bien. Con frío, lluvia y unas previsiones casi apocalípticas en un sector que ha perdido en los últimos cuatro años casi el 40 % de las ventas en librerías, se temía lo peor, a tenor del cierre de algunas emblemáticas de Madrid y Barcelona, sobre todo. La última, la Librería Francesa de Paseo de Gracia. Una desdicha.

Para colmo, mediada la Feria,  murió Javier Cambronero, un importante distribuidor, era ya clásica su imagen de hombre grande, con sombrero de paja, él diría un panamá, un puro siempre entre los dedos y atacado de pasmosa vitalidad, al que el sector le rindió un sentido homenaje, de los de verdad. Tanto que los responsables de comunicación de la Feria del Libro han terminado preguntándose quién atendía a las casetas mientras se celebró el acto de homenaje y recuerdo a su figura. Pregunta simpática pero no muy alejada de lo que realmente ocurrió.

Por suerte lo del fallecimiento de Cambronero no fue metáfora de lo que podía ocurrirle al sector, muchos agarraron aprensión, y la cosa se ha visto en el resultado oficial, dado a conocer pocas horas antes de que las casetas cerraran hasta el año que viene. Además, es curioso, esta vez los comerciales se han mostrado menos críticos con las cifras oficiales y todo el mundo pareció haber entrado en cierta razón. Otros años, cuando se indagaba en la veracidad de las cifras oficiales  y se intentaban contrastar con las reales, supuestamente reales porque lo opaco es sustancial a este tipo de eventos, uno se topaba con dos actitudes en el fondo bastante irritantes: la de aquel que daba una cifras oficiales con cara de póquer mientras tú, mirándole, sabías que él sabía que ninguno de los dos se creía la cosa, y el de los que estaban a pie de calle, a los que solías invitar a cervezas mientras desplegaba cifras muy distintas, normalmente muy por debajo de las dadas oficialmente. Como esta gente suele pertenecer a los comerciales, al mundo de la distribución, uno se achantaba mientras afirmaba con la cabeza y procuraba armar un puzzle decente con las cifras dadas por unos y otros  mientras sopesaba los distintos intereses de las empresas presentes en este sector.

Me referí antes a las buenas maneras de los responsables de la Feria. Con ello no he querido sopesar si la buena educación ha superado su índice respecto a años anteriores. No, la majadería de uno no llega a esos extremos. La afirmación resulta de constatar el equilibrio habido entre lo mediático, lo que hay de industria en el sector, con sus estrategias de marketing y cosas así, con lo que aún suele presentarse como cultura literraia, tengan en cuenta de que han firmado 3.600 personas y uno se podía encontrar a Luís Landero firmando al lado de María Dueñas o el expresidente de la Comunidad de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que se ha convertido en un fenómeno de masas digno de estudio, que ha cambiado las anchoas por la palabra salvífica  y que arrasa por donde se le ocurre pasar.

Con ello quiero decir que las actividades han sido discretas pero muy volcadas a reflexionar sobre aspectos relacionados con el sector y su futuro. Desde aquella  intervención del filósofo emergente Javier Gomá, el primer día de la Feria, consagrada a la vocación literaria, al homenaje poético a Nicanor Vélez que reunió a poetas como Antonio Gamoneda, Olvido García Valdés, Clara Janés, Jenaro Talens, Miguel Casado… o el tan sentido que se le hizo a José Luís Sampedro, donde asistimos a esa extraña combinación de marketing y literatura cuando juntaron  a Lorenzo Silva, reciente Premio Planeta, con Jordi Évole, el periodista estrella de los últimos meses. Y hablo de extraña combinación porque el asunto no chirrió, quizá porque la crisis procura compañeros de viaje insospechados. Y todo ello sin olvidar los debates referentes al futuro del libro electrónico, que reunió a escritores como Lorenzo Silva, Julio Llamazares o Milagros del Corral, y donde se oyeron por primera vez en lugares públicos las quejas de los profesionales ante la ceguera, suponemos que temporal, de muchos grupos editores.

3.600 escritores… doy fe de que por lo menos son gentes que han sido publicados en forma de libro. Escritores, lo que se dice escritores, había muchos, peor no tantos. Los suficientes para satisfacer al público que gusta de lo literario y aquellos que se encandilan con lo mediático. Una Feria, ya digo, de alivio y transición. ¿Hacia donde?  Eso aún no lo sabe nadie y, me temo, nadie quiere saber.

5 Comments
  1. juan gaviota says

    La caída en picado de la venta de libros es menos calamitosa que la del cine, parece ser que el paracaídas literario ,se a abierto antes de llegar estrepitosamente al suelo.
    Ya solo faltaba para colmar la guinda del pastel cultural, que Brasil abjurara de la obsesión por el balonpié, y que cerraran tele-cinco por falta de audiencia .
    Ni la apertura del séptimo sello ,me podría hacer mas feliz.

Leave A Reply

Your email address will not be published.