Unidad Editorial espera que un centenar de trabajadores se acoja al plan de bajas incentivadas

0
Logo_unidad-editorial
Logotipo de Unidad Editorial.

La mediación del SIMA ha conseguido un preacuerdo entre Unidad Editorial y los representantes de los trabajadores que deberá ser ratificado por éstos a la vuelta de vacaciones, el 4 de septiembre. Se incentiva la salida voluntaria de los más veteranos y se premia a los que antes se decidan: en el primer período de bajas, hasta el 15 de septiembre, los miembros de la plantilla con más de cinco años de antigüedad serán indemnizados con 45 días por año trabajado. En el segundo período -del 16 de septiembre al 31 de diciembre- la indemnización será, con independencia del tiempo trabajado, de  35 días, más 5.000 euros lineales.

La empresa espera que, con tan generosa oferta, al menos abandonen Unidad Editorial 100 personas, aunque ha prohibido que se produzcan bajas en la sección técnica del área de desarrollo digital y no ve con buenos ojos las salidas en la redacción, que ya está muy mermada. En cualquier caso, el número de bajas en cada departamento no podrá superar el 10% y la empresa se reserva el derecho de veto aunque explicando sus razones en el ámbito de la Comisión de Seguimiento del acuerdo.

Publicidad

Para los que se queden, recortes en el salario. Los representantes de los trabajadores han conseguido que sean proporcionales, en una escala que va desde el 3% para los que cobran entre 18.000 y 25.000 euros hasta el 13,5% para los que perciben más de 100.000 euros. Además tendrán otro descuento adicional de 11 días de sueldo. También de manera proporcional a los salarios, una parte de esos 11 días se disfrutará como vacaciones y otra parte se trabajará sin cobrar.

Además se fomentan las excedencias voluntarias parcialmente remuneradas, manteniendo la cotización a la Seguridad Social y percibiendo el 20% del salario, en un período máximo de un año.

Este recorte se va aplicar entre septiembre y diciembre de 2013. Supondrá un ahorro menor que el exigido desde la empresa matriz -algo menos de diez millones de euros frente a los trece que pedían desde Italia- y garantiza que no haya despidos en lo que queda de año aunque prevé el cierre de publicaciones o de unidades de negocio, con recolocación de los trabajadores en otras empresas del grupo.

En realidad, este recorte no es más que el aperitivo de lo que se avecina en otoño: Unidad Editorial fusionará la empresa editora del deportivo Marca, de las revistas, del económico Expansión y de El Mundo (incluyendo el Mundo de Málaga y de Sevilla) en una sola empresa, Unidad Editorial S.A. El objetivo probablemente sea estratégico y comercial pero para las plantillas significa que, cuando la empresa denuncie los convenios vigentes, va a exigir que se negocie uno para todo el grupo y las pretensiones económicas serán para igualar a la baja, aunque no será la única mala noticia a la que se enfrentarán los trabajadores del grupo, la segunda es que la garantía de empleo solo alcanza hasta diciembre de 2013.

El acuerdo también contempla la posibilidad de reducir el recorte salarial si el resultado operativo consolidado del grupo es superior al previsto, aunque lo cierto es que los datos de la inversión publicitaria del primer semestre son muy pesimistas: según Infoadex, la facturación publicitaria de los diarios se redujo un 20,4% con respecto al primer semestre de 2012 y la de dominicales en un 24,8%. Incluso los digitales -la gran esperanza para los grandes medios- han reducido sus ingresos por publicidad en un 4,6%.

Leave A Reply

Your email address will not be published.