¿Información o pachanga?

0
Cabeceras de 'Informe Semanal' y de 'Uno de los nuestros', el programa que le ha sustituido en el 'prime time' de los ..../ rtve.es
Cabeceras de 'Informe Semanal' y de 'Uno de los nuestros', el programa que ha sustituido al primero en el 'prime time' de los sábados / rtve.es

En las clases de derecho político aprendí hace ya muchos años que un elemento básico de la democracia representativa y el sufragio universal, libre, igual, directo y secreto era la información. Es decir, que para que cobrase sentido la rimbombante frase de “un hombre un voto” era necesario que ese hombre estuviera medianamente informado y conociese las opciones ideológicas de los distintos partidos políticos y la realidad socioeconómica de su país. Con el tiempo he perdido algunas ilusiones y parte de la inocencia pero aún mantengo ciertos principios.

Por eso, que los directivos de TVE hayan decidido postergar Informe Semanal a la medianoche de los sábados sustituyéndolo por un talent show al estilo Operación Triunfo alegando motivos de audiencia, no sólo me parece un acto contra la propia democracia y una irresponsabilidad mayúscula con lo público, sino una tomadura de pelo en toda regla que no tiene justificación.

Pareciera que en la política y en la gestión de lo público hay ciertas fronteras que no se deben sobrepasar. Y, por tanto, debería parecernos igual de abominable robarle el bolso a una anciana que cargarse los informativos de la televisión pública.  Pero eso a mucha gente, entre la que se encuentra Julio Somoano, le da lo mismo, y desde que el periodista ovetense con cara de opositor fue  nombrado Director de Informativos de TVE en junio del año pasado su audiencia no ha hecho más que bajar. Nosotros nos preguntamos con inquietud cuál es su verdadero objetivo profesional.

Aunque parece evidente desde que el Gobierno del Partido Popular se cargase de un “plumazo” firmado por el Rey una de las pocas buenas medidas que tomó Zapatero en su primera legislatura, estableciendo en un Real decreto-Ley que el Consejo de Administración de la Corporación RTVE se elegiría en las Cortes por mayoría absoluta en vez de cualificada, recuperando de esta manera la televisión de partido. Y eso que a algunos miembros del PP el trabajo de zapa de Somoano les sigue pareciendo tibio.

Nosotros, que somos ciudadanos disciplinados, nos mantuvimos atentos a la pantalla el pasado sábado por la noche para ver en directo y sin intermediarios cómo nos daban gato por liebre en un juego de manos tan hábil como los de Tamariz. Y, efectivamente, por primera vez en cuatro décadas, tras la segunda edición del Telediario no apareció en pantalla el informativo veterano y estrella de la cadena pública Informe Semanal, sino un programa de destrezas, música y humor llamado Uno de los Nuestros.

El programa es un talent show donde una serie de personas han de demostrar sus habilidades como vocalistas de una orquesta (Los Nuestros) cuyos miembros tienen la potestad de dejar de tocar si no les gusta el trabajo de los cantantes. El jurado que decide en última instancia su continuidad o eliminación, además de la propia orquesta, está compuesto por Javier Gurruchaga, María del Monte y la cantante Roser, y la presentación corre a cargo de Carlos Latre. Durante los primeros programas habrá una selección de los aspirantes y pasarán a la fase final 14 concursantes.

La verdad es que Uno de Los nuestros no tiene mucho que ver con las matrimoniadas de José Luis Moreno que veíamos en la pública los sábados de hace algunos años, ni siquiera con Operación Triunfo, que comenzó en esta misma cadena. Es un programa entretenido, con sus dosis de humor y emoción repartidas de forma bastante equilibrada, con la caspa justa de un público en directo bailando y haciendo el trenecito, presentado de manera inteligente y ágil por un Latre comedido, por lo menos de momento, y con un jurado al que los guionistas no le hacen decir demasiadas tonterías.  La noche de su estreno lideró la audiencia con 1.812.000 espectadores y un 12,1% de share. Le auguramos éxito. Pero estamos radicalmente en contra del cambio horario de Informe Semanal, y suscribimos casi al pie de la letra el informe que ha difundido el Consejo de Informativos de TVE en este sentido.  Por cierto, mi compañera Silvia Padrón ofrece en su blog, El remedio de los media, más explicaciones al respecto.

En el fondo, con esta decisión de la dirección de TVE sentimos casi tanta desazón como cuando desapareció de la parrilla CNN + y en su lugar se situó parte de la badofia de Mediaset: primero Gran Hermano las 24 horas y luego Divinity. Precisamente porque intuíamos que tendría más audiencia el circo y la pachanga que la información. Lo que pasa es que el Gobierno no es el fondo de Inversión Liberty, ni TVE es Prisa, y por tanto la rentabilidad no debería ser el único valor de la gestión de lo público. O por lo menos eso pensamos.

Constatado de manera lamentable que la mayoría de la gente prefiere la basura a la información, aunque se sienta orgullosísima del valor de su voto, sería interesante empezar a ofrecerle alternativas, o por lo menos no eliminar las que hay. Es una responsabilidad democrática de los poderes públicos y de los gestores de RTVE, y lo contrario sería una dejación de responsabilidad o querer robarle el bolso a una vieja. Por mucho éxito que llegue a tener Uno de Los nuestros, no se justifica el asesinato de Informe Semanal. Por cierto, el programa más premiado de la televisión española.

'Uno de los nuestros'. Programa completo. / rtve.es

Leave A Reply

Your email address will not be published.