PASCUAL SERRANO | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 19:28

KAMIKAZE_CEl guionista Álex Pina (Los Serrano, Los hombres de Paco, Café Lolita…) debuta como director y, con la ayuda en el libreto de Iván Escobar, ha preparado una mezcla de géneros, estilos y argumentos con genuino sabor americano, pero tan indigesta como la vodka rusa, que nos deja con el pie cambiado. Porque la historia sobre el arrepentimiento de un terrorista de una república oprimida por Rusia que tiene la intención de inmolarse haciendo saltar por los aires un avión que vuela de Moscú a Madrid, pero que retrasa su salida tres días por el mal tiempo y fuerza la convivencia en un hotel entre las futuras víctimas y su verdugo, prometía bastante más de lo que finalmente es Kamikaze. Casi un suicidio artístico.

Una suma de situaciones emotivas, divertidas, disparatadas, tristes, mágicas… de todo tipo; unos personajes peculiares y algunos interesantes pero la mayoría muy planos, es decir, sin evolución; un encadenamiento de secuencias con una lógica ignota; un guión que va oscilando narrativa y emocionalmente de la cima al valle cada cierto tiempo, como la cordillera del pirineo aragonés donde fue rodada esta producción española, y que carece de la esperada coherencia en el avance del relato; secuencias de cierta intimidad y sentimiento alternadas con otras corales de agradecimiento colectivo por alguna de las gestas emocionales de cualquier personaje, al estilo de los finales made in Hollywood, en los que concurre la policía, las ambulancias, los niños y los perros entre una música melosa, etc. Es decir, la mezcla que mencionábamos antes de géneros, estilos e intenciones de la que desconocemos el criterio en las proporciones y el agitado final.

Sólo una realización de excelente factura, las esforzadas interpretaciones de los actores (Eduardo Blanco y Carmen Machi, además de Leticia Dolera, Verónica Echegy…), el excelente trabajo del protagonista, Álex García, de quien cuesta descubrir que en realidad es canario y no de cualquier república rusa, o la presencia testimonial de Héctor Alterio, consiguen levantar levemente esta película de buenas intenciones pero de resultado irregular que se estrenó en el Festival de Cine de Málaga sin demasiada repercusión. El hecho de que Globomedia y Antena 3 estén en la producción y la Warner en la distribución hace que la veamos en marquesinas y trailers, pero todo apunta a que se convertirá muy pronto en producto televisivo sin más pretensiones.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend