Publicadas las primeras traducciones de Cavafis en España

2
Cavafis
El poeta griego, en 1929. / Wikipedia

Málaga Cavafis Barcelona es el título de un curioso libro, editado por la Fundación Málaga, que es un guiño claro a Favorables París Poema, la revista de César Vallejo y Juan Larrea y que coordinado por el catedrático de traducción de griego de la Universidad de Málaga, Vicente Fernández González, galardonado con el Premio Nacional de Traducción y experto en la obra de Cavafis, ha dado a la imprenta las dos primeras versiones que de la obra del poeta alejandrino se hicieron en España: la primera, la catalana, en 1962, obra nada menos que de Carles Riba, uno de los más grandes poetas catalanes del siglo XX, y la otra, castellana, realizada dos años más tarde, por Elena Vidal y José Ángel Valente. El libro era una antología un tanto enjuta de Cavafis, se titulaba Veinticinco poemas y fue publicada en Málaga.

Publicidad

El volumen es un claro homenaje a uno de los grandes poetas modernos pero es, también, otro nada disimilado a las versiones realizadas a otro idioma, versiones que a veces alcanzan la recreación de la excelencia, como es el caso de las traducciones que nos ocupan. Vicente Fernández González, junto a Joaquim Gesti, se encarga, además, de unos estudios introductorios a la obra de Cavafis esclarecedores. En este sentido destaca la acogida que la obra del poeta tuvo entre escritores como Luís Cernuda, Jaime Gil de Biedma, Pere Gimferrer o Vicente Aleixandre.

Publicidad

Destaca en esta edición, muy bella, la adición de ilustraciones realizadas por poetas como Rafael Pérez Estrada, además de Eleni Caloriki, Rogelio López Cuenca y Lorenzo Saval. También los trabajos de Luís Alberto de Cuenca, cavafiano absoluto, Francesc Parcerisas y Juvenal Soto, que realiza una especie de epílogo.

El libro fue idea de Vicente Fernández González, que quiso rendir así, un homenaje, ya dijimos, a Constantino Cavafis en el ciento cincuenta aniversario de su nacimiento, y la mejor manera de hacerlo fue, de paso, hacer otro en el cincuenta aniversario de estas traducciones, añadiéndoles además la adenda de 51 versiones de poemas de Cavafis de traducciones españolas posteriores, ya que la poesía del alejandrino es, pasa lo mismo con otro caso como es el de Rainer Maria Rilke, afortunada en España, tan afortunada que una vez le preguntaron a Cernuda quienes eran a su juicio los mejores poetas del mundo y no lo dudó, Yeats, Rilke y Cavafis: Prácticamente se cuentan por decenas los casos de buenas versiones de Cavafis al español y eso es algo raro, incluso en un país como el nuestro, pionero en versiones literarias y uno de los paises europeos que más traducen literatura extranjera.

Malaga cavafis barcelona
Cubierta del libro.

Que yo sepa: aparte de esa primera traducción de Elena Vidal y José Ángel Valente, soberbia, que publicó Cafarena y León, de Málaga, se encuentran la de José María Álvarez, tempranera; los diez poemas eróticos de Lázaro Santana; la de las Poesías Completas de Pedro Bádenas, que creo fue la primera en versionar toda la obra poética cavafiana; la de Alfonso Silván, bilingüe, que es la que manejo habitualmente; la excelente de Ramón Irigoyen; la de Miguel Castillo Didier y, por último, la de Anna Pothitou y Rafael Herrera Montero, aunque casi se me escapa referirme a la de Cayetano Cantú. Lo curioso del asunto es que las traducciones son profusas pero de una calidad más que notable. Cavafis en España es afortunado. No de todos se puede decir lo mismo aunque bien es cierto que las versiones de poetas extranjeros al español son de una excelencia proverbial, por lo general y realizada en muchos casos por poetas, lo que le otorga un rigor en la translacion del lenguaje muy intenso.

La obra de Cavafis al español, por ejemplo, ha sido realizada en la mayoría de los casos por poetas, y por poetas que sentían pasión por el alejandrino, casos de José María Álvarez o Ramón Irigoyen. De otros cavafianos, caso de Gimferrer, Jaime Gil de Biedma, Fernando Quiñones, Luís Antonio de Villena o Juan Luís Panero no tengo noticia de que tradujeran ningún poema pero Villena se ocupó de él en el libro Carne y tiempo, que es casi un estudio y biografía de Cavafis.

Asombra comprobar que en fecha tan temprana como 1962 la poesía de Cavafis se tradujera a un idioma de nuestro país, fue al catalán, como muchos años antes la primera versión de un escrito de James Joyce se tradujo al gallego y fuera alabada por escritores de la Generación Nós como Vicente Risco y Otero Pedrayo que, de manera estrafalaria, vieron una conexión entre el autor de Ulises y el nacionalismo irlandés. No fue el caso de Carles Riba, pero asombra comprobar esa fecha porque la primera edición de la obra de Cavafis al griego se produce en 1949, los 150 poemas que quiso fuera su obra canónica, y estos poemas se tradujeron por primera vez al inglés en 1951, por mediación y empeño de E.M. Forster, que bien puede ser considerado el descubridor del poeta alejandrino en los paises llamados occidentales.

Esa temprana recepción habla de un influjo liberador y también de correspondencias secretas entre la tradición de la poesía española y griega, también de la necesidad de liberación producida a finales de los cincuenta y principios de los sesenta y donde Cavafis se convirtió en un símbolo de las reivindicacones de los homosexuales. No fue mala elección: Cavafis es junto a Ezra Pound, Eliot, Juan Ramón Jiménez, Fernando Pessoa, W.H. Auden... uno de los poetas referenciales del siglo. Esta edición es un homenaje a la poesía cuando es grandísima. Bienvenida sea.

2 Comments
  1. paco otero says

    agradable coincidencia: hoy al mediodía confirmaba la segunda grabacion de la serie que se realiza en la TV local de Priego de Cordoba titulada «nos queda la palabra» (verso de Blas de Otero) y cuyo primer poeta ha sido Gil de Biedma…tres poetas para esa nueva entrega…Vallejo,Cavafis Juan Ramón no solo agradable sino estimulante coincidencia…gracias maestro

    aprovecho…,la primera entrega se encuentra ya en Youtube: paco otero/gil de biedma

Leave A Reply

Your email address will not be published.