Madrid, capital del pop

Exposición_Mitos_del_pop
Una visitante ante dos de las obras de la exposición: "Cleopatra" de Mimmo Rotella (izquierda) y "Marilyn Monroe en blanco y negro" de Andy Warhol. / Emilio Naranjo (Efe)

Este verano el Paseo del Prado tiene todas las bazas para que los responsables de la cosa mediática le bauticen como el Paseo del Pop. Dos museos, el Thyssen y el Reina Sofía acogen sendas muestras dedicadas al arte pop en el mes de junio. El Thyssen Bormemisza inaugura el día 10 de ese mes, hasta el 14 de septiembre, una exposición monstruo titulada Mitos del pop; por su parte, el MNARS , el día 27 de junio, estará entre nosotros hasta el 13 de octubre, inaugurará una retrospectiva de Richard Hamilton, el artista británico considerado el creador de este movimiento.

Tan pop está el mes, que las dos instituciones, en un alarde imaginativo que se debe al hecho de haber calculado que es mejor unir fuerzas que dividir, han decidido crear un ticket de entrada conjunto que da derecho a visitar las dos exposiciones al precio de 13 euros, lo que viene a representar un ahorro de un 20% respecto a si las entradas se compran por separado. Desde mediados de mayo hasta el día 13 de junio se podrán adquirir estas entradas. La única condición que se le pide al visitante es que con 24 horas de antelación avise de que va a asistir a la exposición indicando también la hora. Para la muestra del Reina Sofía no se necesita aviso.

Publicidad

Con el hashtag #Madridespop las dos instituciones realizarán una campaña de promoción del evento en las redes sociales, completando de este modo el empuje publicitario a dos exposiciones que coinciden en un momento, el comienzo del verano, que es propicio al turismo en la ciudad y que por ser de temática pop, se supone que tiene el éxito asegurado. No olvidemos, por ejemplo, la exposición que en 1992 dedicó el Reina Sofía a este movimiento y que fue un éxito de público. Pero esta vez el Thyssen quiere darle un toque didáctico al asunto y renovado: todo eso de ver el arte pop con otra mirada, más propia del siglo XXI y arrumbar, de paso, algunos tópicos. Con ello pretende quitarle cierto marchamo de superficialidad a favor de una mirada cínica, demoledora, deconstructiva, irónica. Acercarlo a los museos, en definitiva, restándole ese aire de frescura un poco estulta que es lo que atrae al público. Es la idea de Paloma Alarcó, jefa de Conservación de Pintura Moderna del Museo y comisaria de la muestra, que cree que esa forma de entender la sociedad de su tiempo fue tan determinante en la evolución posterior del arte que aún hoy domina en lo que se hace en nuestros días.

Así, el Thyssen nos va a traer hasta 70 obras del movimiento pionero de este arte, el británico,y, luego, el norteamericano con figuras como Andy Warhol, Tom Wesselmann, James Rosenquist o David Hockney para ilustrarnos sobre la reacción que supuso respecto al expresionismo abstracto, movimiento preponderante hasta entonces y muy propio de una época de austeridad de posguerra, una reacción generada en tiempos de bonanza económica y que, por ello mismo, incorporó todos los símbolos de consumo del capitalismo del momento, algo que comenzó en el arte y luego se incorporó a otros ámbitos, como el literario.

My_Marilyn_Richard_Hamilton_Pop
Detalle de 'My Marilyn' (1965), de Richard Hamilton, una de las obras que podrá verse en la exposición del MNARS. / museoreinasofia.es

El Reina Sofía, por su parte, nos trae la exposición dedicada a Richard Hamilton que se mostró en la Tate Gallery de Londres con un gran éxito meses atrás, ya que los comisarios son Paul Schimmell y Vicente Todolí, ex-director de la Tate, vinculados a esa institución británica desde hace muchos años y que concibieron este proyecto junto a Richard Hamilton poco antes de la muerte del artista.

La muestra es casi definitiva: nada menos que 260 obras, creadas entre 1949 y 2011, es decir, una retrospectiva sobre la obra completa de este artista y que recoge, además, el modo en que concebía su trabajo y cómo lo realizaba. La muestra nos acerca, así, a un artista que pasa por ser el padre del movimiento pop, pero que no se quedó ahí: antes al contrario, en la década de los 50 fue uno de los miembros fundadores del Independent Group, que trabajaban en torno al ICA de Londres, haciendo de su obra posterior un puente real entre el movimiento pop y el posmodernismo, e incluso se convirtió en el referente de muchos jóvenes artistas vinculados al arte conceptual. Por eso se recogen cinco instalaciones de Hamilton, demostrando la enorme versatilidad de este artista y cómo no se acomodó nunca a ninguna fórmula establecida.

Ni que decir tiene que su collage, Just What Is It That Makes Today´s Homes So Different, So Appealing?, creado en la década de los 50, y establecido ya como el símbolo precursor del mvimiento pop, esta presente: no hay que olvidar que la palabra Pop Art es invención suya, a la que definió como popular, efímera, pues se dirige a una solución a corto plazo, fungible, ya que se olvida con facilidad, y de bajo coste, sexy, tramposa y, sobre todo, un gran negocio. Desde luego la intención de Paloma Alarcó es la correcta si nos atenemos a la figura de Richard Hamilton, pero nos tememos que no todos los artistas mantuvieron este modo de mirar.

También podremos ver a Mick Jagger con las manos esposadas, a Tony Blair de vaquero,algo insultante en el imaginario británico... en fin, la muestra más completa hasta la fecha de la obra de uno de los artistas más lúcidos de nuestro siglo pasado y que nada le era ajeno: desde una mirada nueva sobre Marcel Duchamp a su interpretación de Las Meninas, honor que compartió al exponer su versión del cuadro de Velázquez en el Museo del Prado junto a obras de Goya y Picasso en marzo de 2010. Richard Hamilton, el adelantado...

Europa Press (YouTube)