48 horas en Río de Janeiro

1

Ofelia de Pablo y Javier Zurita (Texto y fotos ©)

Río de Janeiro Viajes
Playa de Ipanema con los Picos Dos Hermanas al fondo, en Río de Janeiro, Brasil.

Río sonríe al mundo. Tras el Mundial de Fútbol El Cristo del Corcovado mantiene sus brazos abiertos para recibir al planeta entero mientras que el Pan de Azúcar espera sereno a cuantos quieran saborear las hermosas puestas de sol desde sus miradores. Más abajo, los más osados optan por surfear las olas de sueños imposibles en la Punta Arpoador. Por su parte, famosos y acomodados cariocas han optado por conquistar otras playas como las de Barra instalando elegantes viviendas a orillas de un mar salvaje. Mientras tanto ritmos de samba, de jazz o de el pasinho, el nuevo son que emerge de las favelas, se pueden escuchar cada noche desde las calles de los distritos históricos. La fiesta está servida en la llamada Ciudad Maravillosa, de la que se puede disfrutar intensamente en tan solo dos jornadas:

10.00 Surfear en la zona de moda. Coger olas en las playas de Barra de Tijuca es lo más ‘in’ de la ciudad. El sol abrasador invita a zambullirse en alguna de las playas que conquistan la costa de Río pero es en Barra de Tijuca donde los surfistas han encontrado su nuevo paraíso. Olas amables rodeadas de salvaje naturaleza que invitan a viajar sobre su espuma. rioxtreme.com.

12.00 Placer aéreo. El Cristo del Corcovado abraza a la ciudad desde su punto más alto. Sus manos extendidas parecen abarcar a todos los que la habitan pero sin duda es desde el aire donde la visión de la escena se magnifica. La mejor vista es sin duda desde un helicóptero. La figura del Cristo recortada contra el cielo conquista los corazones para siempre. www.helisight.com.br

14.00 Un viaje al Amazonas sin salir de Río. Es una de las atrevidas nuevas propuestas gastronómicas que sugiere el reconocido chef Roland Villard. En el elegante restaurante Le Pré Catelan, situado en barrio de Leblon. Villard hará las delicias de los comensales que deseen conocer los aromas y sabores de la selva brasileña acompañados de excelente carta de vinos.

17.00 De playa en playa. Las espectaculares playas de la Ciudad Maravillosa son una cita obligada para propios y extraños. Los puestos de socorro (postos) de cada playa delimitan las zonas: el área de los surferos, el de las familias, el de los aficionados al fútbol pero ahora un nuevo ‘posto’ ha entrado en acción. En el `posto’ 8 se da cita ‘la gente guapa’. Situado en la mítica playa Ipanema y muy cerca de Leblon, aquí es posible darse un baño y encontrarse a famosos disfrutando de las bondades de Río. Todo frente al hotel donde se aloja Madonna, Beyonce o John Travolta. www.rioguiaoficial.com.br/en/

22.00 Convertirse en carioca. El Barrio de Santa Teresa, situado en una de las altas colinas que enmarcan la ciudad, es uno de los enclaves históricos favoritos de escritores, músicos y artistas. Las antiguas mansiones coloniales apiñadas entre las empinadas cuestas estaban vertebradas hasta hace unos años por el famoso tranvía amarillo el “bonde”. Hoy sus animadas calles se presentan como una agradable alternativa para conocer la verdadera vida carioca. Lo mejor es alojarse en una casa hotel-boutique donde convivir con los habitantes locales. www.camaecafe.com.br/

09.30 Una de selva. El Parque Nacional de Tijuca es un vergel en plena urbe. Es la mayor floresta urbana del mundo replantada por el hombre. Una de las joyas de la naturaleza situada a menos de 15 minutos de la playa de Copacabana. 40 kilómetros cuadrados donde encontrar cascadas, bosques atlánticos o flores exóticas. Hay itinerarios que permiten llegar incluso hasta el Cristo del Corcovado ofreciendo otra perspectiva completamente diferente de la urbe. www.jeeptour.com.br

13.00 Locos por el vuelo. El Pan de Azúcar o el Cristo del Corcovado son sin duda las grandes estrellas de la ciudad pero sobrevolar la maravillosa montaña del Morro Dois Irmaos navegando en un ala delta biplaza puede dejar sin habla a cualquiera. Un vibrante desafío que permite una nueva perspectiva de la Ciudad Maravillosa.

16.00 Disfrutar del interior del Maracaná. Los amantes del fútbol pueden visitar ya el corazón del mítico estadio, desde sus camerinos hasta las tribunas vip o bajar al campo de juego. Aunque sin duda el mejor regalo para sentirse un auténtico carioca es quedarse a disfrutar un partido junto a la banda de samba que acude a animar a su equipo. El espectáculo está garantizado.

20.00 Cócteles a la última. El distrito de Leblon es el barrio de moda en la ciudad. Cierto que Lapa sigue manteniendo los tradicionales locales que han marcado desde hace años las noches sin fin de Río. Pero ahora es en el Bar D´Hotel en Leblon donde, además de degustar unos suculentos aperitivos, los cariocas acuden a disfrutar de estupendos cócteles acompañados por el mejor ritmo de la noche. www.marinaallsuites.com.br/allsuites/english/info-bdh.asp

24.00  Noches de glamour. En la playa de Copacabana tiene su máximo esplendor en el fabuloso Copacabana Palace. Su elegante construcción de principios de siglo ha alojado a reyes y reinas, príncipes y estrellas tanto del cine como de la música. Desde la Marilyn Monroe a la princesa Diana, pasando por Rita Hayworth o los Rolling Stone. Dormir como una auténtica estrella aun es posible al ritmo de las olas de Copacabana en sus fabulosas habitaciones.

Leave A Reply

Your email address will not be published.