Los Pujol y los años del NODO

7
Jordi_Pujol
Jordi Pujol, en una imagen de archivo. / Efe

Por casualidad, descubrí una mañana que La 2 está ofreciendo este verano Los años del Nodo, una recopilación por orden cronológico de la historia cotidiana, social y política de España, desde su creación hasta –imagino- su desaparición en 1981. Se trata de un buen trabajo hecho desde la sede catalana de TVE que recomiendo ver no sólo a los de mi quinta y mayores sino, especialmente, a las generaciones más jóvenes. Aparte de divertido, resulta de lo más instructivo. Ya van por 1964, así que no faltan muchos días para que acabe, me temo.

Les cuento esto porque, acto seguido he escuchado a la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola unas declaraciones sobre el fiasco de su exnovio y del Molt Honorable expresident de la Generalitat que producen algo de vértigo. Dice Victoria Alvarez que la gente tiene miedo de denunciar a los políticos corruptos, los que nos roban a todos, y no tiene miedo a no denunciarlos, que sería lo lógico. Asegura esta valiente mujer que los políticos no van a ayudarnos en esta empresa; ya se ha visto cómo se escaquean los Mas y los Menos, Durán i Lleida incluido, del escenario del crimen.

Publicidad

Ambos sucesos me hacen reflexionar sobre la de cosas que han sucedido desde aquel 1964 –hace 50 'añazos'- hasta hoy. Cómo las imágenes de entonces, especialmente cuando se trataba de actos importantes, no reflejaban a mujeres que sólo aparecían con asuntos de moda, peluquería, beneficencia, baile y actividades de la Sección Femenina.

Llama la atención lo delgados que estaban entonces los españoles, la sencillez de sus atuendos y la miseria del ropaje –y no sólo eso- de las gentes del campo, por cuyo aspecto parecían no haber salido aún del Siglo de Oro. Provocan sonrisa las noticias sobre el desarrollo del país, el Seat Seiscientos, los planes de desarrollo, el auge del turismo, las movidas que montaron con la turista once millones en Barcelona, agasajos postineros, flores y celebraciones ante la cara de asombro de la pobre chica que sólo venía a poner la panza al sol.

Claro, el año anterior habían fusilado a Julián Grimau acusado de crímenes de guerra, lo que se recuerda para que nadie se lleve a engaño por las simpáticas imágenes de propaganda del régimen. Y ¿qué tendrá que ver esto con el affaire Pujol Ferrusola? El miedo. Es el concepto clave en esta historia simple y sin pretensiones.

¿Por qué alude al miedo esta mujer cuando habla de que hay que superarlo, que no hay que callarse? Se comprende que Quevedo le tuviera miedo al Conde Duque de Olivares o que los antifranquistas tuvieran miedo cuando el franquismo, pero ¿a qué viene tener miedo ahora? ¿Qué te pueden hacer por decir lo que sabes, no ya lo que piensas?

El profesor de Derecho Constitucional, Francesc de Carreras, recordaba en un artículo de El País, cómo un financiero catalán recientemente fallecido, cuyo nombre omite, le hizo pensar que estamos peor que cuando la dictadura, porque entonces se contaban miles de chistes de Franco y ahora no se puede contar ni uno sólo de Pujol, pues, de hacerlo, "entrarías en su lista negra". ¿Qué lista negra es ésa?

La consigna incesante de Jordi Pujol ha sido que todos los habitantes de Cataluña tienen que emplearse en "fer paìs" y que para hacer país hay que crear un “teixit de interesos” que implique a todos los sectores sociales, desde el vendedor de prensa al alto mando de la empresa Equis, de la maestra del pueblo a la Consejera de Ensañamiento. Todos. Y él se puso a ello desde el principio.

Habrá quien recuerde cómo, al empezar el caso Banca Catalana, Pujol se defendía asegurando que quien se metiera con él atacaba directamente a Cataluña.  Pujol era Cataluña. Pujol era el tejido.

Hace unos días, cuando se habló de los 35 millones que Pujol tenía evadidos en un paraíso fiscal, Victoria Alvarez comentó que ése era sólo el aperitivo. Los millones han ascendido a miles y aún podremos alelarnos más con las cifras que se manejen en adelante. Como escribía en un divertido artículo de los suyos, Ignacio Vidal Folch, “aunque parecía que en Barcelona ya no cabía un tonto más, si nos apretamos un poco todavía queda espacio para otro millón

Para no alargar esta entrada, sugiero al lector más curioso que le eche una ojeada al artículo que ayer publicada en El País, Xavier Vidal-Folchhermano del antedicho, ya es casualidad- sobre el relato del pecado original. Sabroso de verdad.

El NODO se aplicaba a mostrar una España risueña y laboriosa frente a la realidad más bien dura y tristona. El régimen de la Generalitat hace tres cuartos de lo mismo. Así, lleva razón el portavoz de Esquerra Republicana, Alfred Bosch, cuando dice refiriéndose al escándalo Pujol, "queremos la independencia, para que estas cosas no pasen en Cataluña". ¿Que no pase qué: que se robe a la gente o que se pille a los ladrones?

Pero, la pregunta del principio era ¿qué te pueden hacer por decir lo que sabes, o lo que piensas, en Cataluña? La respuesta será otra sarta de preguntas: ¿qué les pasó a los modestos comerciantes que se vieron obligados, bajo amenazas, a rotular en catalán? ¿Qué armas administrativas, y hasta penales, tiene el Gobierno catalán para poner palitos en las ruedas de los negocios, especialmente los pequeños, hasta arruinarlos? ¿Cómo pueden ningunearte en las reuniones sociales de modo que tu carrera se vaya a pique? ¿Por qué ya no te invitan a las celebraciones donde cuajan los negocios? ¿Por qué ya no te llaman para ningún papel en el cine, teatro, televisión? ¿Por qué te han condenado al ostracismo, como dicen que pasaba con los opositores a Franco, en aquellos años del NODO? Y un largo etcétera.

Santiago González (Youtube)
7 Comments
  1. Juanma says

    Salimos del franquismo y del NO-DO para meternos en otra restauración borbonica caciquil y corrupta con nuevos Cánovas y Sagastas. Paso a paso están reeditando el franquismo sin Franco. Como dice Javier Marías en uno de sus articulos » Estamos plenamente embarcados en el modelo de falsa democracia que ha regido Italia durante la época de Berlusconi o Venezuela durante la de Chávez, perpetuada por su patético imitador Maduro; Rusia durante la ya larga de Putin y Ecuador durante la de Correa, Hungría durante la de Orbán y Argentina durante la de los Kirchner. Al PP no le importa copiar a quienes declara sus adversarios, si de ellos aprende a mantenerse en el poder, a acallar voces contrarias, a difamar a los discrepantes (véanse las acusaciones indiscriminadas del Ministro de Hacienda a los colectivos o gremios que considera “críticos”) y a gobernar con cada vez menos garantías para los ciudadanos.»

    Ahora sólo falta que pidan firmas para que indulten al honorable Pujol, como está haciendo votantes, militantes y dirigentes del PP para pedir el indulto al gran cacique, corrupto y mafioso de Castellón, como ya pidieron contra el Estatut; contra la subida del IVA (que después ellos subieron) y campaña de boicot contra el cava y productos catalanes.

    Y en esa estamos. En 2015, con elecciones adelantadas o no, será lanzado otro torpedo que tocará el régimen Cánovas-Sagasta. Pero que nadie se engañe: no se hundirá. Está todo atado y bien atado: tendremos gobierno de concentracion PP-PSOE. Como en todo sistema caciquil y corrupto sigue habiendo mucho estómago agradecido, y la casta se protege entre ella y no va a permitir que les quiten sus privilegios.

    Y por el otro lado no hay ningún regeneracionista, ningún Joaquín Costa, ningún Giner de los Ríos, ningún Ortega y Gasset…así que seguiremos con la propaganda del NO-DO, la adormidera del fútbol, los programas frívolos de la tele, y mucho jiji, jaja…por los siglos de los siglos. Este país infame no tiene solución.

  2. Y más says

    La cosa está en manos del pueblo español. Casi ná.

  3. juanjo says

    «Estas cosas» no sólo pasan en Cataluña, sino que es uno de los fruto más abundantes y más sazonados de la España de las autonomías.

    Y la explicación resulta muy sencilla: Dado que siempre es una exigua minoría la que posee el acceso al poder y la que controla los resortes del mismo, cuanto menor sea la distancia entre el poder político (es decir, los gobernantes) y los gobernados mayor será la potencia (el control, el dominio arbitrario) de aquellos sobre éstos, y por ende, menor la capacidad de resistencia de éstso.
    Es lo del Pujos, claro, y lo de los Fabras en Valencia, los de Andalucía (Chaves Griññan) , Pokemón en Galicia, el caso Zamora y sus anejos en Castilla –León, , Lo de Castilla la Nueva,, etc,
    Más el saqueo de las cajas de ahorros
    Más las puertas giratorias.
    Más el enchufismo generalizado
    Más la enorme erosión que está sufriendo lo público:

  4. me says

    El Nodo! Y pensar que me fascinaba…
    y veo que me sigue fascinando!

  5. therminator says

    Si lo de Jorge Pujol lo hace otro…por ejemplo Montilla, Cataluña arde.Pero cuidadín que Jorge es el «profeta». Está por encima del bien y del mal. Y pensar que un día creí en su «austeridad»…

Leave A Reply

Your email address will not be published.