Porqué Asia nos domina

2
Cubierta de la obra de
Cubierta de la obra de Pankaj Mishra.

Hay un libro que se ha mostrado como referente en los estudios sobre el despertar de la conciencia asiática y las razones que han llevado a su actual hegemonía. Ese libro, que consiguió el Premio Crossaword Award y el que concede la ciudad de Leipzig al ensayo más notable no escrito en alemán se titula La ruina de los imperios. La rebelión contra Occidente y la metamorfosis de Asia , que ha publicado entre nosotros Galaxia Gutenberg Circulo de Lectores dentro de la colección de ensayo que dirige Josep Ramoneda, y su autor es un joven ensayista indio, Pankaj Mishra, que escribe habitualmente en inglés, algo nada raro en las clases cultas indias, y que vive en el Himalaya aunque colabora habitualmente en The New Yorker, The New York Review of Books y The Guardian.

El libro se abre con una cita que es una provocación, pero que es la consecuencia exacta de la concepción europea de la expansión colonial. Es de Hegel, de 1820, y dice: “La historia de China no ha mostrado desarrollo alguno, de modo que nosotros ya no podemos ocuparnos de ella por más tiempo... China e India están, por así decirlo, fuera del curso de la historia mundial”. A esta cita le sigue otra, de Raymond Aron, de 1969, mucho más inquietante: “A los europeos les gustaría huir de su historia, una gran historia escrita con letras de sangre. Pero otros, por cientos de millones, están fijándose en ella, por primera vez, o están volviendo a hacerlo”. Entre esas dos fechas transcurre un tiempo, que es el que analiza el ensayo de Mishra, que coincide con la gran expansión del colonialismo europeo en Asia y su fin en los años sesenta y la rápida transformación económica de China e India. Las citas no son baladíes, pues describen exactamente lo que significó la concepción hegeliana de la historia para los europeos y en el que pensadores como Karl Marx o John Stuart Mill se implicaron de tal manera que sus sistemas filosóficos se inspiraron en gran medida en ella.

Pero hay una fecha que a los europeos nos dice poco respecto a su trascendencia sobre el colonialismo, pero que para Asia representó su despertar. Mayo de 1905, en el estrecho de Tsushima, cuando Japón derrotó a la Gran Marina rusa, que se había desplazado por medio mundo para dar la batalla a los asiáticos. Aquella victoria significó la primera derrota de una potencia europea a manos de los asiáticos después de siglos de derrotas, humillación y colonialismo, y fue una conmoción para jóvenes de distintas clases sociales y nacionalidades, como Gandhi, que se encontraba en Sudáfrica ejerciendo de joven abogado; Nerhu, que pertenecía a la clase dirigente india; Sun Yat Sen, un joven chino de clase baja y que es considerado el padre de la Revolución china; Ho Chi Ming, que aún no había ido a la universidad francesa; Kemail, en el mundo musulmán, o Ataturk, en el imperio otomano, joven oficial que modernizó Turquía. Mishra, amén de ese dato, aporta uno curioso que a los europeos se nos escapa: la victoria moral que para los asiáticos significó la carnicería europea en la I Guerra Mundial y que les demostró que su superioridad blanca sólo se basaba en la fuerza de sus armas. En nada más.

Por otro lado, la modernización forzada de Japón demostró que la Revolución Meiji estaba en lo cierto y que la manera de cambiar Asia era la de emular a sus enemigos con sus propias armas. A partir de aquí Mishra analiza país por país la forja de la conciencia de esa emancipación desde Sun Yat Sen hasta Gandhi, pasando por Rabindranath Tagore y una figura fundamental en el mundo musulmán prácticamente desconocida en Occidente, Jamal al Din al Afghani, cuyo pensamiento tuvo una importancia crucial para el nacionalismo y panarabismo, desde Nasser hasta la problemática de los Hermanos Musulmanes y Al Qaeda.

Mishra aporta datos curiosos que en Europa se conocen poco: por ejemplo, cómo se despertó la conciencia filipina cuando Estados Unidos, pocos años después de la derrota española en el 98, sofocara una rebelión y la enorme emigración de chinos de clase culta que se fueron a Japón por esas fechas y que volvieron fascinados por ese país, tanto que se aprendieron hasta sus canciones populares. Cuando la invasión japonesa de China, Mao Tse Tung recordaba con amargura cómo en su niñez escuchaba con arrobo las canciones de cuna japonesas.

Lo de la India fue más arduo, pues los chinos y japoneses llamaban a ese país, “el dormido”. En un bello capítulo, Mishra escribe un homenaje al hombre que despertó realmente la conciencia de la India, Rabindranath Tagore, y es un poco provocador por su parte que la dedicada a Gandhi sea bastante menor. Misrha lo justifica argumentando que este libro está dedicado a los lectores occidentales y que para ellos es más conocido Gandhi que Tagore. En cualquier caso, lo importante del libro es que el lector asiste al despertar de la conciencia asiática desde su interior, no el de la visión europea. A destacar el papel ambiguo de los Estados Unidos, obligados a un colonialismo camuflado y que, sin embargo, como antigua colonia liberada de Inglaterra, defendió siempre la autodeterminación de los pueblos sometidos.

Ahora India y China se han convertido en gigantes económicos y hay datos que auguran que China es probable que en poco tiempo aventaje a los Estados Unidos como primera potencia mundial. Mishra cree que todo esto son victorias pírricas si las juzgamos desde el punto de vista del revanchismo y que en estos procesos de globalización todo eso son fantasías tan peligrosas como las de Al Qaeda. Habla , para ello, de que la revancha de Oriente es algo que funciona como siniestramente ambiguo.

Es una conclusión lúcida después de quinientas páginas de una narración histórica fascinante. No es la menor de sus virtudes.

2 Comments
  1. RESISTENCIA ANTIESPAÑOLA says

    Si los catalanes no dan la batalla y siguen luchando por su liberación del yugo español, será el final del pueblo catalán, seguirá durante siglos invadido por españa, y tendrá que pagar las consecuencias, el catalán será cada vez más postergado, se recuperará el uso mayoritario del español para aculturar de nuevo a la gente que vive en el territorio catalán, tendrán que pagar un precio muy caro en todos los sentidos, será una humillación para la gente de Catalunya, los españoles habrán vencido, sin oposición por parte de la gente que tanto se ha manifestado por la libertad. Si Catalunya cede ante españa, no podrá luego quejarse de las políticas que tenga que sufrir por parte de los gobernantes de madrid. El pueblo catalán y sus dirigentes deben dar la batalla y no rendirse, si no, todo se habrá acabado, sin haber siquiera comenzado. Creo que hoy por hoy, ERC y la CUP serían las únicas fuerzas políticas que pueden liderar con criterio y eficiencia el proceso constituyente catalán, son los únicos que con dos pares hablan de proclamar la INDEPENDENCIA, pase lo que pase. Ya sólo creo en ellos, y espero que no se rajen nunca y que más pronto que tarde veamos la proclamación de la INDEPENDENCIA. Si finalmente, se va a unas elecciones, que sean plebiscitarias y , cuando ganara ERC, que proclamen la INDEPENDENCIA desde el minuto uno. Ya está bien de que jueguen con los catalanes políticos que no se atreven a proclamar la libertad y la DUI. ADELANTE, ERC, CUP, TODOS LOS QUE ESTÉIS POR LA LIBERTAD, CONTÁIS CON EL APOYO DE MUCHOS, NO NOS DEFRAUDÉIS, POR FAVOR, LUCHAD , LUCHAD HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS, TODO POR LA LIBERTAD DE CATALUNYA !!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.