JUAN ÁNGEL JURISTO | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 16:16

lavidalenta_josep_pla
Portada del libro.

La editorial Destino, la casa editora que siempre estará asociada a la vida literaria del Josep Pla de la posguerra, acaba de editar un diario inédito del escritor catalán, La vida lenta, que completa las que se publicaron en su momento bajo el título de Notes per a un diari. 1966. Estos diarios abarcan tres años, 1954, 1957 y 1964, y son anotaciones que Pla realizaba en cuadernos y que han sido recopiladas y estudiadas por Xavier Pla, que es también el encargado de la edición. El título La vida lenta, alude a una anotación del 1 de enero de 1956, donde Pla escribe: “Esta noche, cuando volvía a casa a las dos, a pie, con una tramontana fortísima en contra, pensaba que a veces la vida parece más larga que la eternidad”, cosa muy factible si a uno le pilla la tramontana a esas horas, pero título bien llevado porque alude de manera intensa al sentimiento casi depresivo del Pla de aquellos años de plomo del franquismo, esa “Longa noite da pedra”, años en que se sentía agobiado, casi perseguido, en cualquier caso preterido, y que, es de suponer, amargara aún más sabiendo que él fue uno de los hombres que por su acción, periodística y de espionaje, contribuyó a que ese Régimen ganara la guerra y se consolidara. La vida es cruel y de esa crueldad no escapó el gran Pla, que se refugió en esos años escribiendo artículos para Destino, viajando a Argentina en busca de Aurora Perea, una mujer casada que vivía en Buenos Aires y que estaba obsesionado con ella, parece ser que la conoció en un prostíbulo del Ampurdán , y pergeñando las páginas excelentes y duraderas de El Cuaderno gris, una de las obras cumbres de nuestra literatura del siglo XX y desde luego, la obra en prosa más significativa de la literatura catalana del siglo.

Los tres años corresponden a anotaciones hechas en cuadernos distintos. Uno, impreso en Zurich; otro, en una empresa lisboeta, y el tercero, en Venecia, que es la que corresponde al año 57. Son anotaciones muy espontáneas, sin la calculada exactitud de El cuaderno gris, que ha preparado Xavier Pla, destacado especialista en la obra del escritor ampurdanés que, además, es el autor del exhaustivo prólogo que acompaña al libro, aunque ya hay voces discrepantes como la de Arcadi Espada, autor de un estudio de Pla, Notas para una autobiografía de Josep Pla, para quien estas notas superan en excelencia literaria las contenidas en Notes per a un diari. 1966.

El problema de estos pareceres resulta de una comparación un tanto injusta, injusta por parte del propio Pla, pues cualquier anotación se compara con El cuaderno gris, y, claro, los demás cuadernos resaltan profundamente lo que poseen en negro. Pero La vida lenta es un diario y la prosa de Pla brilla, aunque más desnuda, menos elaborada, porque hay que tener en cuenta que no estaban escritas de ese modo para su publicación, ya que el autor, de haberlo pretendido, las hubiera corregido, como hizo con El cuaderno gris. Pero precisamente por ello poseen un grado de intensidad que compensa ciertos pretendidos descuidos.

Pla es un maestro en recrear atmósferas y la que respiramos aquí destaca por su falta absoluta de luminosidad, es una atmósfera opresiva, como corresponde a los largos años del franquismo, Pla se refiere a los 25 años de Paz que celebró el Régimen como de repugnante y policial. Es una atmósfera gris de verdad, no espantosamente negra, como otros diarios que hemos leído de regímenes totalitarios como el estalinista, pero se nota ese desánimo que, además, viniendo de un miembro del lado vencedor y con muchos contactos, impresiona si cabe aún más.

Pla, que rondaba los 60 años y en cierta forma estaba en plenitud de facultades, se contempla como un viejo, estaba dando forma estilísitca, corrigiendo la que sería su obra maestra, El cuaderno gris, es hombre que colabora habitualmente en la revista Destino y es adorado por mucha gente que lo lee con fruición. Se codea, por otro lado, con gentes como Vicens Vives, con Cela, del que abomina y, a la vez, mira con cierto estupor, con Dionisio Ridruejo, de quien admira su enorme capacidad cerebral, su inteligencia, que le recuerda el impulso de su juventud, y viaja, algo raro en esa época para la mayoría. Se larga al Mediterráneo, a Grecia, y, sobre todo, se embarca hasta Buenos Aires para ir a ver a su amor, Aurora Perea Mené, a la que había conocido y compartido vida con él desde 1943 a 1948, y que se había casado en Buenos Aires con un exiliado español, Pedro Carnicero, en 1952.

Sin embargo, las notas persisten en la descripción de un mundo horrible, crepuscular, sin remisión posible. Llega a anotar el 16 de mayo de 1956 que Franco le produce “asco físico” y que eso le deprime; se refiere a la censura como un mal endémico en un país del que ha tenido que sufrirla toda su vida; se imbuye de la miseria circundante, sobre todo la moral y el tono es depresivo, aunque a veces brille el Pla más malicioso, sobre todo cuando se relaciona con colegas: Cela, de quien no le hizo gracia alguna que le hicieran académico; el poeta J. V. Foix, que regentaba una pastelería excelente en Barcelona, y que le parece un amigo estupendo pero de cuya obra no entiende nada; Ignasi Agustí, autor ahora olvidado pero muy famoso en aquellos años, se refiere a él como la peste…

Asco físico, asco de un país que cree no tiene remedio, asco y cansancio, sobre todo cansancio… en estas notas se muestra tan sincero que llega a pronunciar la palabra onanismo, tabú para su generación. Ello nos da cuenta de lo que el lector se va a encontrar en estas anotaciones diarias: un Pla sin tapujos, sin traba alguna. Es probablemente el mayor aporte del libro.

  • ARKAITZ

    el asesino neonazi de españa francisco francos fue un hombre bajito calvito con pocas neuronas mentales y siempre se sintio homosexual y estuvo enamorao en secreto de un capitan general pero tuvo que esconder su homosexualidad latente y por eso creo la ley fascista de vagos maricones putas y maleantes por estar toda su puta vida franquista nazi reprimido sexualmente….franco el asesino nazi pepero de la españa republicana alla este en los profundos infiernos de su puta vida de mierda
    y las famial de franco expòliadora y ladroan de todo el patrimonio nacional de españa a prision psiquiatrica toda la familia hasta que devuelvan todo el patrimonio español expoliado a l@s ciudadan@s españoels-as europe@s

  • Bertomeu

    La infame ley de vagos y maleantes la hizo la República. Franco fue poco creativo: todas sus medidas represivas ya las había implantado la República entre 1931 y junio de 1936

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend