A vueltas con Hildegart: el drama de una superdotada

2
Hildegart_Rodriguez_Carballeira
Hildegart, a los 18 años, poco antes de morir / bne.es

¿Qué habría sido de la joven Hildegart Rodríguez Carballeira si no hubiera sido asesinada a los 19 años? Hildegart fue un ser humano superdotado, una joven activista, política, feminista, periodista en defensa de los valores de la izquierda. Un ser excepcional creado por la mente fría de su madre, Aurora, que acabó desconfiando del carácter independiente de su hija y la mató mientras dormía: tres tiros en la cabeza y uno en el corazón.

Publicidad

Estos días, del 5 hasta el 8 de diciembre, acaba de ser revisada su obra en el Ateneo Ferrolán, en Ferrol, con exposiciones y conferencias, más interesados en el trabajo que le dio tiempo a realizar en su corta vida que en la anécdota dramática de la misma. Especialistas de Francia, Australia, Estados Unidos y Portugal, además de los españoles, han analizado la obra de la malograda activista. La cosa se comparte en Facebook. 

Publicidad

Hildegart fue producto de una minuciosa selección desde su concepción hasta su muerte, recibió una brillante educación: a los 22 meses leía, tocaba el piano a los 3 años, sabía varios idiomas a los 6, y  a los 17 era abogada y estudiante de Medicina y Filosofía. Muy activa políticamente, elaboró una crítica izquierdista de la Segunda República además de un cuerpo teórico en materia de liberación sexual y educación en general. Todo ello bajo la dirección implacable de Aurora, su madre, que la había afiliado a UGT y al PSOE. Expulsada de este partido un año antes de morir, Hildegart se afilió al Partido Federal Republicano.

Sus 18 años fueron de auténtico vértigo, gran actividad pública y correspondencia con brillantes personalidades de todo el mundo, como H. G. Wells o Havelock Ellis, cuya obra tradujo. Fue el año en el que fundó con Gregorio Marañón la Liga Española por la Reforma Sexual, de la que fue secretaria. Fue una incansable feminista que habló, ante el pasmo de sus coetáneos, de libertad sexual y del derecho de todos a gozar de una vida sexual sana; luchó por derribar los tabúes sexuales, especialmente los que atacan a la integridad de las mujeres, a favor del divorcio, la anticoncepción…  Una joya para el tiempo en que le tocó vivir.

Antes de apagarse para siempre a manos de su paranoica progenitora, Hildegart dejó escritas obras que aún pueden encontrarse en las librerías: La rebeldía sexual de la juventud, El control de la natalidad, Malthusismo y neomalthusismo, El problema sexual tratado por una mujer española y, sobre todo la novela ¿Se equivocó Marx? que le valió la expulsión del PSOE. Qué cosas.

La historia ha dado para novelas y películas, aunque me parece especialmente destacable el libro: El manuscrito encontrado en Ciempozuelos (Endymion, 1989), del psiquiatra Guillermo Rendueles, que recrea la biografía de Aurora a partir de su historia clínica, en realidad, otra superdotada que acabó sus días en 1956, paranoica, ciega, sola, probablemente de un cáncer de  estómago del que no consintió ser tratada. Sin hablar con nadie, consumida en el manicomio madrileño sin que sus energías dieran ya más que para fabricar muñecos de trapo de tamaño humano a los que infundir vida, como el doctor Frankenstein. Rendueles revela que "su último visitante fue el sobrino pianista, niño prodigio, que vivía en Barcelona, después de una vida muy novelesca en la Alemania nazi y en Oriente Próximo" .

Guillermo Rendueles recuerda para cuartopoder.es que "sus ideas feministas estaban centradas en la eugenesia, que infectó a la izquierda republicana de la época, y defendió por escrito el uso de gas ciclón para la eliminación de las vidas sin valor, lo que constituye un horror habitualmente ignorado por lo psiquiatras republicanos y otros intelectuales -Marañón, entre ellos- que se creían progres, por darwinistas y anticatólicos,  cuando eran nazis . En el proyecto de centros de salud mental frentepopulistas figuraba un consejo genético que reproducía los horrores alemanes", pues no en otro lugar sino en Alemania, habían estudiado esos expertos.

Una realidad quizás demasiado dura de reconocer en un debate abierto, por lo que permanece silenciosa en las páginas de los libros que la gente quiera leer.

2 Comments
  1. asi es says

    La antítesis de engendros actuales como el «pequeño nicolás». Es la diferencia intelectual y cultural en una epoca y otra. Aunque la primera termina asesinada por su propia madre. nicolasin terminará de presentador de realitys o de «el gato al agua».

Leave A Reply

Your email address will not be published.