Lidia Falcón: «¿Hacerle la campaña electoral al señor Pablo Iglesias? No, gracias»

Lidia_Falcón_entrevista
Lidia Falcón, en una imagen de archivo. / Efe

Se celebra en Madrid, del 25 al 26 de julio el II Congreso del Partido Feminista que preside Lidia Falcón, abogada, escritora, periodista, pero sobre todas las cosas, feminista y, en general, incansable luchadora en favor de lo que cree justo. En este congreso se informará de la incursión del Partido Feminista de España en la Izquierda Unida de Alberto Garzón, un intento de unidad de la izquierda que ella considera urgente y necesario, como ya ha informado cuartopoder.

Entre sus libros figuran ensayos, memorias y novelas; en particular, destacaría La razón feminista (1994), Cartas a una idiota española (1989), La violencia que no cesa (2003) y Los nuevos machismos (2014). También Los hijos de los vencidos (1989) y sus Memorias políticas (2003), entre muchos otros.

Publicidad

Lidia Falcón ha charlado con cuartopoder.es por teléfono:

— ¿Celebrar un congreso feminista es parecido a hacer una travesía del desierto en nuestros días?

Muy al contrario. Revitalizar el Partido Feminista en este momento que vivimos de agitación de ciertos sectores de la población es imprescindible. Las campañas que se han venido desarrollando han prescindido de mencionar siquiera a las mujeres, ni por parte de la izquierda ni de la derecha. Algo que no me canso de decirles a la gente del Partido Comunista y a otros camaradas, es que aunque sólo fuera por egoísmo electoral las incluyan. Lo peor es que las mujeres dirigentes tampoco lo hacen.

— ¿Los nuevos machistas pueden llegar a ser tan dañinos como los clásicos?

Es que nada o poco ha cambiado. En la Transición, ni PCE ni PSOE incluían a las mujeres en sus consideraciones electorales, y las disciplinas de esos partidos –además de los pasteleos masculinos- nos excluían. Así que tuvimos que separarnos para formar nuestro propio partido. Ahora, las mujeres de Izquierda Unida están contentas porque el Partido Feminista se une a su lucha en la izquierda.

— Pero con los líos que hay en IU…

"En Podemos confiesan que no son de izquierdas ni de derechas. Antes, cuando alguien decía
eso, se sabía que era de derechas
"

Los líos creados en el seno de Izquierda Unida casi siempre están originados por hombres. Son ambiciones y corrupciones derivadas de esas ambiciones. Pero presentarse solas, como Partido Feminista es un brindis al sol. No podemos.

— Hablando de Podemos. ¿No ha barajado la posibilidad de…?

— ¿Hacerle la campaña electoral al señor Pablo Iglesias? No, gracias. Ideológicamente no coincidimos. Ellos se dirigen a una clase media que busca cierto acomodo sin más, confesando que no son de izquierdas ni de derechas. Antes, cuando alguien decía eso, se sabía que era de derechas.

— ¿Han resultado “las nuevas españolas” algo decepcionantes o van por buen camino?

Los avances en esta materia, como en todo, van en espiral. Me alegra que hayan surgido movimientos de mujeres, sobre todo a raíz del 15M, pero no están preparadas políticamente. Me parecen deplorables escenas como la del postporno de esa mujer de Barcelona o las protestas de Femen, como si mostrar las tetas y follar sin descanso fueran los logros que desean las mujeres. Pasamos de la represión sexual de la dictadura al caos absurdo. Creo que eso banaliza la lucha política y que sólo escandaliza a sectores de mujeres sencillas que viven con precariedad. Hay cinco millones de amas de casa en España que transitan entre la miseria y la violencia. A ellas nos dirigimos.

"Me parecen deplorables escenas como
la del postporno
de esa mujer de Barcelona o las protestas de Femen, como si mostrar las tetas y follar sin descanso fueran los logros que desean las mujeress
"

— ¿En qué medida le interesan los movimientos populares del panorama político español?

Son esperanzadores pero, de nuevo, es decepcionante constatar la poca formación política que tienen. No consultan a los que sí saben y se muestran de una arrogancia enorme. Yo quisiera que se perfilara una buena organización que llegara a algo serio, pero tendrían que preguntar a los que saben, a las generaciones anteriores. En las asambleas discuten sobre la transexualidad pero no sobre las pensiones de las viudas. No son capaces de leer lo que se ha escrito en 200 años de lucha feminista.

— ¿Qué recomendaría a las españolas que dudan y desconfían de los nuevos partidos?

Hago un llamamiento a las españolas para que se acerquen al Partido Feminista; verán que presentamos unas tesis económicas interesantes y un programa electoral que, si pudiéramos poner en marcha, haría avanzar mucho el bienestar social en España. Que no crean que no hay nada que hacer. Esas nenas que se quejan tanto que piensen si viven igual que sus madres y si sus madres viven igual que sus abuelas. Hay mucho conseguido gracias al esfuerzo de años y de mujeres que se dejaron la piel en ello. Pero hay que seguir.

— Vive entre Barcelona y Madrid, ¿por qué cree que ha calado el discurso nacionalista catalán en determinados sectores?

"¿El discurso nacionalista catalán? Ya lo vio claro Marx cuando escribió que el nacionalismo es
un invento de
la burguesía
para dividir a la clase obrera
"

Es un discurso perverso que promete felicidad y riqueza a cambio de salir de la España que “nos roba”. Concita emociones particularmente entre las clases menos favorecidas y los inmigrantes. Ese mantra del “derecho a decidir” falsea la realidad. Los pueblos colonizados pueden hablar de derecho a decidir, pero ¿cómo van a inventar el disparate de la colonización de Cataluña? Hay miedo a hablar claramente de eso. Ya lo vio claro Marx cuando escribió que el nacionalismo es un invento de la burguesía para dividir a la clase obrera. Incluso el Partit Feminista de Catalunya ha decidido no asistir al congreso. Andan divididas entre federalistas y separatistas. Por eso me pregunto dónde está la izquierda catalana. Resulta que Iniciativa per Catalunya y Esquerra Republicana se alían con Podemos para marear esa perdiz del derecho a decidir.

— ¿Cuáles son las prioridades del Partido Feminista?

La primera, acabar con la Monarquía y proclamar la República que propicie una auténtica democracia. Voy a repartir ejemplares de la Constitución de la Segunda República, porque la gente tiene que leerla. Acabar con las grandes oligarquías que persisten en España. Segunda: denunciar los tratados de la Iglesia católica, y tercera, salir de la OTAN y echar de aquí a los americanos.

(El Segundo Congreso del PFE se celebra el 25 y 26 de julio, en el Centro Social Pasillo Verde, calle Martín de Vargas, 46 (Metro Embajadores), Cercanías RENFE, Madrid)