Las diez exposiciones de arte del agosto madrileño

Pablo_Picasso_Los_dos_hermanos
Dos operarios del Museo del Prado durante el montaje de 'Los dos hermanos' (1960), una de las obras de Picasso que puede verse en la exposición. / Efe

Madrid es una de las grandes ciudades europeas, vale decir, mundiales, que son referentes respecto a la oferta y calidad de sus exposiciones de arte, y capaz de competir con ciudades como París o Londres, hace pocos años cosa impensable. En verano esa oferta no sólo no decae sino que se multiplica debido a que es temporada turística. Este año el visitante que se encuentre con la solana madrileña de agosto tiene una oferta musical y cinematográfica estupenda para pasar la noche, pero el día es de los museos y no estaría mal que nos refrescásemos la memoria dando cuenta y recordando las diez mejores exposiciones que ahora ofrece la capital.

Desde luego está la gran muestra del Museo de Basilea del MNARS, Museo Nacional de Arte Reina Sofía, Fuego blanco, con obras de casi todos los grandes del siglo XX, 166 obras firmadas por Picasso, Chagall, Klee, Mondrian, Munch, Gauguin, Giacometti... una enorme y grandiosa exposición cuyo mérito, todo hay que decirlo, reside en los fondos del Museo suizo, pero que adquiere su significación especial para nosotros en la muestra Diez picassos del Kunstmuseum de Basilea, en la Sala Central del Museo del Prado, y que finalizará a mediados de septiembre. Se trata de diez picassos pintados entre 1906, en pleno periodo azul, y 1967, cuando Picasso , ya viejo, realiza lo que puede considerarse sus obras más melancólicas. La gracia de la muestra consiste en que se confrontan estas obras con algunas de los grandes maestros como Velázquez y Rafael, con los que Picasso siempre tuvo una relación muy intensa hasta el punto de realizar series basadas en sus obras, como Las Meninas o los grabados de La Fornarina.

Publicidad

Arte_vogue_Thyssen
'Una tarde encantada', fotografía de Peter Lindbergh, incluida en la muestra 'Vogue: Like a Painting'. / museothyssen.org

En CaixaForum, El arte mochica del antiguo Perú estará en Madrid hasta octubre. Se trata de una amplia muestra de una de las grandes culturas peruanas existentes antes de los Incas y cuyo esplendor artístico puede ser comparable a estos. Hay tesoros en oro y esculturas bellísimas, pero convendría destacar la importancia concedida al Señor de Sipán, momia que no tiene nada que envidiar a la de Tutankamon y con la que se ha comparado muchas veces por su esplendor. Es una de las grandes exposiciones en Madrid y que antes cosechó un éxito sin precedentes en Barcelona.

En la Fundación Thyssen, parece que este verano van sobrados, no hay una sino dos muestras que merecen el nombre de "excelentes" y que son muy distintas: Vogue: Like a Painting, que recoge 70 fotografías que se publicaron en Vogue pertenecientes a grandes de ese arte y que se inspiraron en pinturas de las edades clásicas. Irving Penn, Anne Leibovitz, Mario Testino, Horst o Cecil Beaton se confrontan a autores como Vermeer, Hopper, Balthus, Zurbarán, Degas, Dalí, Magritte... Y desde luego, Zurbarán, una nueva mirada, una de las grandes del año, también hasta mediados de septiembre, nada menos que 47 pinturas del pintor contemporáneo de Velázquez y que ha pasado de ser considerado el pintor de los monjes, a ser reconocido como uno de los grandes precursores del arte moderno, por su especial mirada sobre el detalle. En la muestra, es verdad,  hay mucho monje, pero también cuadros de temática mitológica y retratos, amén de obras de su taller y de algunos cuadros de su hijo Juan de Zurbarán.

Por su importancia convendría destacar dos exposiciones de fotografía. Desde luego la de Photo España repartida en trece sedes y donde se exponen obras hasta el 30 de agosto de autores como Lola Álvarez Bravo, Alberto Korda, sí, el que realizó las míticas fotos del Che Guevara, Mario Cravo, Julio Zadik y Manuel Carrillo. En la Fundación MAPFRE y hasta octubre, se encuentra Paul Strand, una retrospectiva de uno de los grandes del siglo XX. Sesenta años de una obra que comenzó en 1910 y que está dividida en tres bloques temáticos repartidos en 200 fotos pertenecientes en su mayoría al Museo de Arte de Philadelphia y que se completa con la proyección de una película realizada por el propio Strand , Manhattan, de 1920.

james_bond_exposicion_
Cartel de la exposición 'Diseñando 007: Cincuenta Años de Estilo Bond'. / teatrofernangomez.esmadrid.com

Diseñando 007: cincuenta años de estilo Bond, es el título de una curiosa exposición que estará hasta el último día de agosto en el Centro Cultural de la Villa Fernando Fernán Gómez. Es muestra que viene del Barbican Centre de Londres, y expone carteles, ropas, gadgets, clips de películas, storyboards..., en fin, más de 500 objetos utilizados por los actores que han interpretado a James Bond en la pantalla, como el esmoquin blanco de Roger Moore en Octopussy, el traje espacial de Moonraker, la pistola de oro de El hombre de las pistolas de oro, los dientes de tiburón de La espía que me amó o el Aston Martin de Golden Eye. Una muestra para cinéfilos de esta serie, que somos casi todos de una u otra manera.

Maestros flamencos y holandeses es una exposición que comenzó su andadura en noviembre de 2014 en la Fundación Carlos de Amberes. Son obras de grandes maestros prestadas por instituciones varias, pero allí tenemos juntas obras de Rubens, Brueghel el Viejo, Van Dyck, Jordaens, y Rembrandt, algunos desnudos suyos realizados para grabados. La gran exposición madrileña sobre el Barroco, lo que es mucho decir. Imprescindible.

Finalizamos con Animales y faraones, en CaixaForum: hasta octubre, 450 piezas de arte egipcio proveniente del Louvre donde se trata la afinidad específica de los egipcios con los animales. A destacar las momias de gatos, muchas de ellas falsificadas y la especial predilección por el cocodrilo.

Diez exposiciones que no hacen demérito de las decenas que se pueden ver en Madrid. Sólo hemos optado por las grandes y más curiosas. Las hay de todo pelaje y condición.