Flotación, Mateo 14, 29

2

David Torres

Cristo sobre el Mar de Galilea, de Tintoretto. / Wikipedia
Cristo sobre el Mar de Galilea, de Tintoretto. / Wikipedia

Cuando Cristo echó a andar sobre las aguas, los discípulos empezaron a gritar. De repente una racha de viento arrugó el lago Tiberíades y el nazareno se hundió como una piedra. De inmediato Pedro se zambulló en su busca y logró sacarlo arrastrándolo de los cabellos. Mientras tosía tumbado sobre el fondo de la barca, entre llantos y recriminaciones, Cristo farfulló: "No habéis entendido nada. El milagro es que me hundiera".

 

2 Comments
  1. juni says

    Mura a ver, que no fue así.
    ..
    Lo que pasó fue que llegó Pilatos con sus pretorianos y ante el temor de la tragedia aporto una razón la mar de convicente: «¿No me jodas, tío, que si te ahogas a ver como hostias nos apañamos para sacar el monton de astillas que tenemos de la vera cruz?»
    ..
    Y de inmediato, le calzó las albarcas que gastaba mi tío abuelo, y, acto seguido andó sobre el lecho azul del Tiberiades.

    Bueno, en realidad, primero andó. Pero, luego, anduvo.
    .. Y con una plácidad sorisa salió a la orilla.
    … Y los pescadores que allí se allaban, aplaudió frenéticamente antes de armar un tumulto de mil pares de buevos para intentar apropiarse de las albarcas.

    Esta es la auténtica verdad.

  2. juni says

    perdón:
    aprobó
    hallaban
    aplaudieron

Leave A Reply

Your email address will not be published.