Oviedo, el alma astur

0

Ofelia de Pablo y Javier Zurita (Texto y fotos ©)

La estatua dedicada a La Regenta de Clarín contempla el paso del tiempo en la Plaza de Alfonso II, con la Catedral al fondo, en Oviedo
La estatua dedicada a La Regenta de Clarín contempla el paso del tiempo en la Plaza de Alfonso II, con la Catedral al fondo, en el centro de la ciudad de Oviedo.

‘Deliciosa, exótica, bella..., es como un cuento de hadas’. Así la describió Woody Allen, un fiel admirador de esta ciudad que se puede (y se debe) paladear paso a paso. Después de conocerla ¡siempre querrás volver!

Oviedo es una ciudad elegante, amable y de buen comer. Desde las sidrerías más “in” hasta la cocina fusión sin olvidar los grandes clásicos que desde siempre conquistan al viajero como: los chigres (tabernas o sidrerías donde se sirven comidas típicas), casa Conrado o sus increíbles pastelerías del centro como Camilo de Blas. Oviedo se ha acicalado para mostrarnos su más bella imagen.

Su corazón clásico y tradicional, habitado por la Regenta frente a la Catedral, está acompañado por los elegantes habitantes que conquistan las empedradas calles los domingos de paseo. Pero los nuevos aires astures se respiran ya en sus estrechos rincones y en sus plazas. Todo comenzó con el remozado de su casco antiguo, se le dio brillo a esos sencillos y nobles perfiles de ciudad norteña, a sus aires decimonónicos de suelo empedrado y a sus señoriales calles peatonales. Se llenó de color al laberinto de su casco antiguo poblado de balcones de hierro negro. Su alma sigue transportando al viajero al tiempo novelesco de Vetusta, magistralmente descrito por Clarín en La Regenta pero con ese toque especial que tienen los lugares que asumen la corriente de los nuevos tiempos.

No hay nada como seguir la ruta de las ya célebres estatuas ovetenses para descubrir la ciudad con una nueva mirada. Partiendo de la Regenta en la Plaza de la Catedral y continuando por El regreso de Williams B. Arrensberg, más conocido en la ciudad como El Viajero, hay que llegar a una preciosa obra de Úrculo situada en la Plaza de Porlier; La Maternidad y en la Plaza de la Escandalera, también de Botero, como el polémico Culis Monumentalibus, frente al Teatro Campoamor. Para continuar el periplo hay que llegar a la célebre figurilla dedicada a Woody Allen, quien pasó por Oviedo a recoger su Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Se le homenajeó con esta estatua, situada en la calle Milicias Nacionales, junto a la céntrica calle Uría. Su película “Vicky, Cristina, Barcelona” rodada en parte en las calles de la ciudad ha dejado huella en sus habitantes.

Las esculturas continúan guiándonos esta vez hasta la plaza de Trascorrales donde encontramos al El Vendedor de pescado y a la Lechera, la vanguardista vaca biológica de Cuco Suárez nos sorprende en el Parque de Invierno y Las Vendedoras son ya un clásico en la Plaza del Fontán. Para completar la ruta nos faltan La Guisandera en la calle Gascona, La Torera en el Parque San Francisco y como no el monumental paraguas que acoge a los viajeros en la plaza que lleva su nombre.

Este Oviedo de siempre está salpicado de los oviedos de hoy, su espíritu se manifiesta en lugares como las nuevas sidrerías remodeladas –como Terra Astur- o los nuevos cafés de los soportales del mercado del Fontán. Este tradicional mercado donde hoy, como hace cuatro siglos, todavía se pueden comprar flores o verduras que traen los aldeanos de la periferia de la capital pero donde degustar al sol de las terrazas una buena sidra y un buen aperitivo de pastel de cabracho. Los jueves, sábados y domingos por la mañana se monta el mercadillo ambulante. Trastos viejos, libros antiguos, ropa, frutas y verduras.. un espectáculo de color y muy buen sabor. ¡No hay que perderse los quesos!

Para el buen comer hay que acercarse a Casa Fermín y disfrutar de su nueva cocina de fusión. Si hay posibilidad, y si lo que se quiere es degustar cocina tradicional asturiana, lo mejor es pedir mesa en Casa Conrado, donde hacen una de las mejores fabadas del mundo. Y, si por el contrario, se quiere disfrutar de las costumbres de la tierra, nada como pasarse por Gascona y elegir entre todas las sidrerías que se encuentran a lo largo de la calle. En todas se puede tapear a base de pulpo a la gallega, tabla de quesos de la tierra, chorizos y sidra ¡siempre sidra!

Como ir. Iberia ofrece vuelos diarios desde diferentes aeropuertos de España. Más información en iberia.com

Dónde dormir. Barceló Oviedo Cervantes. Un hotel de diseño donde disfrutar de una atención excelente.

Leave A Reply

Your email address will not be published.