El juego del escondite

0

David Torres

'Niños jugando al escondite en el bosque', de Eduard Meyerheim. / Wikipedia
'Niños jugando al escondite en el bosque', de Eduard Meyerheim. / Wikipedia

Tenía un talento único para el juego del escondite; se pasaban horas buscándola y siempre tenían que desistir. Ella se quedaba muy quieta, doblada en el interior de un mueble de cocina, entre sartenes y cacerolas, o respirando apenas debajo de un montón de hojas secas. Cuando creció, siguió perfeccionando su técnica, aunque ya nadie la buscara: se pasaba días y días escondida en unos grandes almacenes, en el vestíbulo de un hospital, en su propia casa. Al final podía pasarse el día entero en una cafetería y nadie la veía, nadie la tocaba ni la molestaba. Ni siquiera el camarero.

Leave A Reply

Your email address will not be published.