SILVIA PADRÓN | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 13:53

Javier Mayoral / Lorena Portero
Javier Mayoral / Lorena Portero

Hace un par de semanas, el presidente del comité de empresa de Telemadrid compareció ante la Asamblea de Madrid para exponer las gestiones y políticas presuntamente despilfarradoras del patrimonio en el Ente Púbico RTVM durante las últimas legislaturas. Esa política fue la que llevó a un ERE declarado improcedente por el Tribunal Supremo y que supuso el despido de 861 trabajadores. Javier Mayoral trabajó en Telemadrid de 1991 a febrero de 2012. Tuvo la ocasión de marcharse voluntariamente, poco antes de que el ERE pusiera en la calle a 861 compañeros, al conseguir una plaza indefinida de profesor en la Facultad de Periodismo de la Universidad Complutense. Ahora ha pubicado “No te fíes del cielo” (Negratinta Ediciones), una novela ambientada en una televisión pública, con muchas similitudes con lo ocurrido en Telemadrid y que Javier quiere dedicar a sus compañeros, despedidos en enero de 2013. Recibe a cuartopoder en su despacho de la Facultad.

El protagonista, un becario de la televisión, comprueba cómo los responsables del medio están al servicio del gobierno de turno y cómo los periodistas que no son afines “son ninguneados por una dirección que defiende meticulosamente los intereses del Gobierno de la Comunidad de Madrid”

– En la presentación del libro comentó que este libro no es una novela.

– No tenía la sensación de estar escribiendo una novela, de estar fabulando, sino  contando una historia que tenía que contar. No se puede considerar periodismo, pero tampoco buscaba recrearme en el lenguaje.

– La historia se cuenta desde el punto de vista de un becario.

– Su aparición fue fundamental. La historia la tenía en la cabeza hacía tres años, pero no sabía cómo contarla hasta que encontré el punto de vista del narrador ingenuo, que no tiene prejuicios ni ve buenos o malos sino gente que le da lo mismo. Sin embargo, tampoco ahondé mucho en su psicología o en la de otros personajes porque lo que yo quería era contar cómo es una redacción de una televisión.

– ¿Qué parte de ficción hay en la historia?

– Prefiero que sea el lector el que decida dónde llega la pura realidad y hasta dónde la ficción. Y dentro de la realidad también tendríamos que distinguir la documentada de aquella que nace de la experiencia de las personas que estaban allí.

– En la novela aparecen unos periodistas que se pliegan a las consignas, otros luchan contra ellas y algunos que están convencidos. 

– Sí, los que pretenden manipular siempre encuentran a gente convencida y, si no, buscan a los más débiles, personas con contratos precarios o becarios.

– Y eso lo ha vivido en primera persona. 

– Sí, yo pasé como redactor de hacer noticias relevantes de internacional, sociedad o nacional a encargarme una exposición de gatos o un campeonato de futbolín y gente sin experiencia hacía las noticias importantes. Te van probando y si no colaboras te quitan parte del trabajo que vas haciendo, salvo que haya noticias importantes y no tengan más remedio. El mérito lo tienen los compañeros que no colaboraban y les mandaban a hacer pasillos, programas de madrugada o les quitaban pluses.

Portada del libro "No te fíes del cielo"
Portada del libro “No te fíes del cielo”

– También, en la historia, el director general se queja amargamente de que no puede pagar los sueldos que quiere a los profesionales para que no se vayan a las privadas aunque, en la realidad, hemos visto que en Telemadrid se pagaban unas retribuciones a los periodistas estrellas muy altas.

– Si en un medio tienes que recurrir a gente para hacer un trabajo que no es estrictamente periodístico, tienes que pagárselo y ya hemos visto cómo lo hacían, a través de productoras o sueldos encubiertos. Desde el momento que quieres la televisión como un instrumento de propaganda pagas lo que haga falta. Y luego la gestión diaria también fue un disparate, decidían comprar unas imágenes que costaban 600 o 700 euros y luego no se emitían.

– En la novela hay muchas escenas de manipulación, pero llama la atención una relacionada con el Papa, que queda un tanto ridícula y dos relacionadas con el terrorismo. 

– La escena del Papa ocurrió en realidad en Telemadrid y lo que demuestra es que la manipulación es una bomba de racimo: no sólo mientes, tampoco compruebas los datos y la gente a la que se lo encargas, que no tiene experiencia, no sabe hasta dónde tiene que mantener la línea de la mentira… En cuanto al terrorismo, el libro empieza y termina con el mismo tema, porque considero que es el momento en que más daño puede hacer la mentira. Cuando troceas el discurso de una víctima y manipulas para que diga lo que no ha dicho, estás haciendo propaganda.

– ¿Cómo ve el futuro de Telemadrid con el nuevo gobierno autonómico y la nueva dirección de informativos?

– Yo creo que en Telemadrid haría falta una explicación de lo que ha pasado y una autocrítica. Alguien tendría que responder de la nefasta gestión económica y del escándalo de la manipulación. Que hayan destituido al director de informativos, Agustín de Grado, y al director adjunto, José Antonio Ovies, no es suficiente. La marca de Telemadrid está dañada y convencer a la gente de que ha cambiado llevará mucho tiempo, quizá nunca se consiga. Durante el gobierno de Esperanza Aguirre, Telemadrid era una consejería más, en la que nombró director general a una persona de su total confianza, su jefe de prensa, Manuel Soriano.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend