JUAN ÁNGEL JURISTO | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 16:15

El filósofo Antonio Escohotado
El filósofo Antonio Escohotado en una imagen de 2014. / Wikipedia

El profesor Antonio Escohotado, a quien se debe el mejor libro publicado en español sobre las drogas y los venenos, ha invertido casi dos decenios en escribir Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad, cuyo tomo III acaba de ver la luz en Espasa. El libro está dedicado a los totalitarismos del siglo XX, con especial incidencia en la Revolución Soviética. Para Escohotado es éste el libro de su vida, nos lo confirma en la entrevista con un escueto “Sí”, y lo cierto es que la cantidad de información poco conocida, o mal conocida, que aporta abruma un tanto, lo que da muestra del pertinaz interés puesto en la materia.

El libro comprende un prólogo que pasa por ser el más denso y teórico y donde el profesor Escohotado indaga en las corrientes del XVIII y XIX que han llevado a los totalitarismos del XX, comenzando ya con la concepción jacobina de Robespierre y aquella frase suya, ya célebre, en la que dividía a los ciudadanos en dos categorías, buenos y malos. Concepción de ingeniería social que, en el caso de los totalitarismos, ha llevado a consecuencias desastrosas. Pero la importancia del libro se halla luego, en los detalles que aporta y que en algunos casos es susceptible de cambiar muchos tópicos habidos al uso.

Hemos mantenido esta entrevista con el profesor Escohotado sobre su libro en el que dilucida algunas claves a pesar de sus escuetas respuestas, que dan como resultado un supuesto esquematismo que el libro desmiente.

— Acaba de publicar el tomo tercero de Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad, en la que ha invertido 17 años. ¿Considera que es la obra de su vida, teniendo en cuenta aquella estupenda Historia de las drogas?

— Sí.

— El tomo primero nos relató el primer cristianismo, el segundo tomo estaba centrado en la figura de Karl Marx y éste en la sociedad soviética. ¿Qué diferencias esenciales nota entre el estudio de Marx y luego el de las revoluciones totalitarias del XX? Respecto a la propiedad, se entiende

— Pocas diferencias. Lenin, Mao, Pol Pot, Fidel y otros mesías autonombrados fueron muy fieles a Marx. Otra cosa es que pasar del dicho al hecho descubra las precariedades de todo a priori.

— ¿Comienza el cataclismo con la abolición del dinero?

— Con eso y con la depuración eugenésica del llamado no-proletario.

— Nabokov, cuando se le preguntaba, no hacía distingos entre Lenin y Stalin, estimando que el verdadero peligro no estaba en los individuos. En su libro parece apuntar en la misma consideración…

“El peligro primario yace en preferir el delirio a la cordura, la fantasía al realismo, la ignorancia al conocimiento
y el rencor a
la simpatía”

— El peligro primario yace en preferir el delirio a la cordura, la fantasía al realismo, la ignorancia al conocimiento y el rencor a la simpatía. Cuando eso ocurre, el resultado es siempre una amalgama de simplismo y huida hacia adelante.

— ¿Supuso la NEP el primer experimento que años más tarde llevó con éxito Den Xiao Ping? 

— En modo alguno. Deng restableció el comercio indefinidamente, Lenin dio marcha atrás para no perder el mando, aclarando que ese interregno sería “una guerra todavía más despiadada contra el enemigo”.

— Cuando se habla de totalitarismos no se distingue entre comunismo y nazismo. ¿Qué diferencias esenciales establece respecto a la propiedad entre Hitler y Stalin?

— No hay diferencias esenciales. Hitler deja la expropiación para el final, sin negar que viene postulada por el “nacionalsocialismo”.

— Usted mantiene en el libro una curiosa opinión sobre el triunfo de Franco, el miedo a la revolución… comunista, se entiende.

— No pensé que pareciera curiosa. Le dedico unos dos capítulos, tratando de coordinar varias perspectivas.

los-enemigos-del-comercio-iii
Tercer tomo de ‘Los enemigos del comercio…’.

— ¿A qué cree usted que se debe la cegazón de la intelectualidad europea ante Stalin, excepciones aparte como la de Andre Gide o George Orwell? 

— A venir de una certeza visceral. Comprender que era un disparate les dolió como una decepción amorosa.

— ¿Qué sucede con los intelectuales de ala liberal anarcoide, tipo Hayeck? ¿A que cree que se debe tamaña errabundia, por lo menos en apariencia? Hayeck es un gran teórico.

— Investigar con algún fruto requiere no albergar fines de autoconfirmación e ir cambiando de idea según vayan desmintiendo la realidad nuestras suposiciones. Mises y Rothbard pecan de idea fija tanto como Marx o Lenin.

— ¿Quiere hablarnos de la situación española actual? ¿Nota aspectos distinguibles del destino común en la UE?

— Demasiado largo y al tiempo vago el tema, a mi juicio.

— Mi generación quedó en deuda con su libro sobre las drogas. ¿Piensa retomar el tema?

— Seguro que no.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend