Lola Herrera: “España no va a la velocidad que quiero. Estoy aburrida de mediocridad”

1
La actriz Lola Herrera, en una imagen de archivo. / Efe

Lola Herra es una señora. En las tablas, en el cine, en la tele (hasta la más comercial) y posando para un photocall. De las que ya no quedan entre tanta hojarasca interpretativa. También es una señora tratando a un periodista al que le impone una mujer que es una de las más grandes actrices del teatro español de finales del siglo XX y gracias a textos de Paso, Pemán, Galdós, Millán o Delibes. Tras divorciarse del actor Daniel Dicenta, con el que protagonizó la demoledora Función de noche, ha vivido con su madre, fallecida a los 95, y su tía, que murió el año pasado nada menos que a los 105. Ahora estrena Pasaje al amanecer, en la que hace de abuela enrollada (fumadora de marihuana) pero con un pasado bastante tremendo. No puedo evitar usar esta entrevista para hablar de la citada Función de noche, película demoledora que veo antes de habar con ella.

-- ¿Cómo llegas al proyecto de Andreu Castro, a Pasaje al amanecer?

Publicidad

-- Llego porque me escribe el personaje. Me pasó el guión, me dijo que se iba a hacer, que era una película de bajo presupuesto. Lo leí de un tirón y como él necesitaba una respuesta rápida, porque empezaban antes de lo previsto, pues le dije que sí. Me enloqueció la idea. Me parece un guión muy completo, muy equilibrado, que cuenta cosas que me interesan mucho. Mi personaje es precioso, pero todos los personajes lo son en la película. Todos tienen su discurso, todos tienen algo que contar.

-- ¿En los momentos en los que se quiebra tu personaje qué haces, en qué piensas, cómo los logras?

-- Es que la vida de esa mujer, imagínate...

-- ¿Pero piensas en algo personal que te ha pasado?

-- Pues no me acuerdo (Risas). Pero fue una maravilla, con Elvira Minguez al lado.

-- El plano mudo en el coche, cuando a Elvira le dan esa fatídica noticia, es tremendo. Me ha recordado al final de El padrino III.

-- Qué curioso, lo estaba hablando con unos compañeros tuyos. Es como la escena en las escaleras del teatro Massimo de Palermo, tras la ópera.

-- ¿Por que has hecho tan poco cine con la voz que tienes y lo bien que das en pantalla?

-- Yo empecé en el teatro. Me gusta el cine como espectadora, pero como intérprete no tanto. Yo nunca me he enamorado de la cámara, no he tenido ocasión de eso. La verdad es que tampoco me he muerto por hacer cine. En mi época había mucha gente que se moría por hacer cine. Yo no, yo no hice nada por ello.

Pasaje al amanecer
Cartel de la película 'Pasaje al amanecer', dirigida por Andreu Castro. / Art Media Producciones

-- Pero sí has hecho mucha televisión. Incluso esos fantásticos Estudio 1. Y La barraca...

-- Es curioso, porque en aquella época los que hacíamos televisión éramos gente de segunda categoría. Era un desprestigio. Pero vamos, que conmigo en el cine no han contado nunca. Andreu ha contado conmigo y todavía estoy a tiempo de hacer algo de cine pero, si te soy sincera, el cine nunca me ha llamado.

-- Tu pasión es el teatro. Has llegado a decir que tu amante era el teatro, de toda la vida.

-- Así es.

-- Debo confesarte que ayer vi por primera vez Función de noche. No la había visto.

-- ¿No la habías visto? ¿Dónde la has visto?

-- Está entera en Youtube. Tras verla, conmocionado, pensé que esa extraña pieza cinematográfica, mezcla de ficción y documental, está a la altura de un Bergman o un Cassavetes. ¿No crees que en España nos valoramos poco?

-- Cuando fuimos a la Semana de cine de Nueva York a Josefina Molina, la directora, la compararon con Bergman, pero para decir que era mejor que él.

-- Función de noche es demoledora. ¿Hubo mucho corte?

-- No, la conversación es tal cual.

-- Quiero decir: ¿a veces la conversación con tu ex (Daniel Dicenta) era de tal intensidad que tenías que parar?

-- No, no, estuvimos dos horas y veintitantos minutos. Eso es lo que rodamos. Luego, para que todo se entendiese mejor, lo apoyamos con otras historias

-- Sí, tú en el teatro, frente al funcionario que tramita tu divorcio...

-- Sí, pero todo sin guión.

-- ¿Ni una escaleta de lo que vas a decir?

-- Nada. Yo quería hacer esto con Josefina, pero no sabía quién me daría la réplica. Fue ella la que dijo: Es Daniel. Y todo viene de representar Cinco horas con Mario.

-- Hay un momento de Función de noche que me conmueve especialmente, cuando le recriminas a tu exmarido, actor, que nunca te ha enseñado nada. Hablas de una mujer ignorante, paleta de pueblo, inculta, acomplejada intelectualmente.

-- Es que además me lo hacía notar él. No con ensañamiento, Daniel era una buenísima persona. Pero me lo hacía notar, tocaba un vacío que tenía. Yo pensé que sería mi compañero para toda la vida y no fue así. Admiraba muchas cosas suyas y que compartíamos.

-- Hablemos del país. ¿Cómo ves el trato del gobierno al teatro y al cine? ¿Cada día se hace más duro hacer teatro en este país?

-- Sí, es más duro y cada vez nos lo ponen más difícil. Cada vez hay menos trabajo. Está muy complicada la cosa.

-- ¿Cómo ves España? 

-- España no va a la velocidad que quiero, estoy aburrida de oír las misma cosas, de mediocridades. No veo liderazgos. Hay una crisis de todo, está todo empobrecido.

-- ¿Comparado con otras décadas?

-- Sí. Al menos otros momentos lograron crearnos la ilusión del cambio, de que las cosas iban a ser mejores...

Vercine (YouTube)
1 Comment
  1. florentino says

    Que hacemos cada uno de nosotros para cambiar el rumbo de este País?. Lola Herrera, nos tenemos que impregnar de tantas mierdas, que anteriores mandatarios.. Muy Socialistas.. Muy Franquistas nos han dejado. Supongo, que esto no se arregla con el «actimel». Nos unimos al conjuro de nunca más.. ¡¡ Mojándonos !!. El camino alfombrado y cuesta abajo.. ¿ Quien lo usa ?.. Los que nos mal gobiernan!!. A sí que tacita a tacita.. estamos en el siglo XXI, pero el efecto traidor.. es medieval, con derecho ha pernada. Si no espabilamos no podremos activarnos en la lucha.. Lola!!.

Leave A Reply

Your email address will not be published.