Migración, desahucios o memoria histórica: cine político dirigido por mujeres

  • El Festival de Cine Político dirigido por Mujeres tendrá lugar en la Cineteca de Matadero de Madrid, del 18 al 23 de septiembre de 2018.

Contra el discurso xenófobo contra la migración, el filme 'Welcome to Europe', de Celia Hernández. Frente a la falta de oportunidades para la juventud, la historia de 'Alalá' (Alegría), de Remedios Malvarez. Para profundizar en el debate sobre el franquismo, 'Areka', de Begoña Vicario. Todos son títulos del Festival de Cine Político dirigido por Mujeres, que tendrá lugar en la Cineteca de Matadero de Madrid, del 18 al 23 de septiembre de 2018. En este caso, tiene una particularidad: en la convocatoria solo se aceptaban películas dirigidas o codirigidas por cineastas femeninas.

El festival tiene una vida de nueve años y ha ido creciendo edición a edición. Al principio era una muestra y desde hace cuatro años reparte dos premios. "No varían las temáticas entre directoras y directores de cine político, influye más la nacionalidad", explica Ana Laura Díaz, directora del festival. "El año pasado esperábamos más películas sobre refugiados. Esta edición, en cambio, han llegado muchas propuestas sobre esta temática", confirma sobre uno de los temas que más interés ha generado entre los creadores seleccionados. El visionado de algunos de estos largometrajes y de los cortos es una buena forma de profundizar en algunos de los debates políticos más actuales. Como ejemplo, 'Las mujeres decididas', de Higinia Garay & Itxaso Díaz, que muestra el sufrimiento que provoca cuando se les niega a las mujeres el derecho al aborto con voces de El Salvador y Honduras.

La selección que se podrá ver el próximo mes invita a reflexionar a través de una vuelta al mundo cinematográfica. En 'Arenas de silencio', la periodista Chelo Álvarez-Stehle relata la historia de una mujer mexicana que logra escapar de una red de trata y prostitución con su bebé hasta cruzar la frontera a Estados Unidos. Anaïs Taracena se pregunta 20 años después de la firma de paz en Guatemala cómo son las vidas de los 5.200 guerrilleros que se desmovilizaron, mientras Silvia Carpizo recorre la memoria sentimental de los alemanes a través de las pintadas del Muro de Berlín en 'The Neverending Wall'.

Publicidad

Consulta la programación completa pinchando aquí

Las inquietudes de cada época y de cada territorio se reflejan en la producciones de sus creadores. También en España aparecen esas heridas sangrantes ya sean las de la crisis o las del pasado. "Hay un par de producciones que hablan de la importancia de la música tanto para la vida como para crear resistencia política y social. Sirve como herramienta para los jóvenes que no saben dónde ubicarse", asegura en referencia a títulos como 'Alalá', que se centra en una escuela de música de Sevilla en la que el flamenco se convierte en el sonido de las oportunidades sociales.

La crisis económica sigue atravesando parte de las producciones españolas. Junto a la especulación económica conforma un cóctel explosivo que estalla en 'La grieta', de Irene Yagüe & Alberto García Ortiz, que relata la lucha de los vecinos de un edificio de protección oficial en Villaverde ante la voracidad de los fondos buitre.

"Llegaron casi 200 películas españolas. Hablan de precariedad, desahucios o de la Guerra Civil. En definitiva, las deudas que tiene España con su sociedad". De hecho, el miércoles 19 se proyectarán cuatro cortos sobre memoria histórica: 'Areka', de Begoña Vicario, Entre Pándols i Cavalls, de Mireia González, 'Asturias, patria dolida', de Arantza Rojas, y 'La cámara de la cárcel de Carabanchel', de Susana Martins.

Díaz augura dos filmes que impactarán a los espectadores. 'Ala-kachuu', de Roser Corella, en el que la autora viaja hasta Kirguistán para hablar de la práctica traducida como "atrápala y corre”, por la que los hombres raptan a sus novias y después se casan con ellas, y '39 El Documental', un documental sobre las 39 personas asesinadas el 19 y 20 de diciembre del 2001 en Argentina.