‘En la línea del frente’: la exposición fotográfica incómoda que llega a los bares

  • “Son historias que no están dentro de la agenda política diaria o que se quieren silenciar”, explica el fotógrafo Julio Zamarrón
  • La muerte del senegalés Mame Mbaye en Lavapiés, la realidad de la franja de Gaza, las protestas por el 50 aniversario del mayo francés o la olvidada guerra ucraniana

La escena parece cotidiana. Un grupo de gente charla animadamente mientras toma unas cervezas en un bar del Mercado de San Fernando, en Lavapiés (Madrid). Pero no es una cita al uso. Se trata de la presentación de En la línea del frente. Realidades incómodas a pie de calle, una exposición de fotoperiodismo repartida en varios bares del barrio madrileño que pretende sacar las fotografías de las salas de exposición y de los medios de comunicación para acercárselas a la ciudadanía en su lugar de ocio.

La idea es del fotógrafo freelance Julio Zamarrón, quien con algunos compañeros de profesión decidió acercar a la calle estas fotografías que recogen momentos sociales y políticos convulsos en varias partes del mundo. “Son historias que no están dentro de la agenda política diaria o que se quieren silenciar. La gente pasa mucho tiempo en el bar y pensamos que así se encontrará la realidad de frente”, explica.

Publicidad

“Lo lúdico está ganando a lo social, pero hay que recordar que los bares también tienen ese componente social y político, que pretendemos recuperar con esta pequeña iniciativa”, añade Olmo Calvo, otro de los fotógrafos que participa con su trabajo en estas muestras fotográficas que invitan a la reflexión y al pensamiento crítico. Todos los beneficios recaudados de la muestra, que podrá verse hasta el próximo 1 de noviembre, irán destinados a causas sociales elegidas por los cinco fotógrafos participantes.

Comenzamos el recorrido con imágenes de un episodio ocurrido en el barrio en marzo. Las protestas por la muerte del mantero senegalés Mame Mbaye tras ser perseguido por la policía han quedado suspendidas en el tiempo en las imágenes captadas por el fotoperiodista Olmo Calvo –dos veces ganador del Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña y también Premio Internacional de Periodismo ABC–. Las fotografías pueden verse en el Mercado de San Fernando (Calle de Embajadores, 41). “Si permitimos que haya gente que vive fuera de los derechos, en lugar de tender puentes, estamos construyendo muros y fronteras dentro de nuestras propias ciudades”, reflexiona.

Publicidad

La siguiente parada de esta presentación itinerante es en el bar Loukanikos (calle del Mesón de Paredes, 81), donde es posible picar algo mientras se observan los disturbios de París en el 50 aniversario de las insurrecciones del mayo francés. Las imágenes fueron captadas en el momento por Álvaro Minguito, coordinador de fotografía en la revista El Salto, editor gráfico en La Marea y fundador de la agencia DISO. “Sigo este tipo de convocatorias en contra del capitalismo. Me interesa plasmar el uso de la violencia y hasta que qué punto podemos plantearla como medio para luchar contra el sistema”, explica el fotógrafo. No por casualidad, el local elegido para presentar la muestra es de temática anticapitalista y contracultural.

Los fotógrafos Álvaro Minguito y Julio Zamarrón en la presentación de la exposición "En la línea de frente. Realidades incómodas a pie de calle"
Los fotógrafos Álvaro Minguito y Julio Zamarrón en la presentación de la exposición “En la línea del frente. Realidades incómodas a pie de calle”./ M.F.S.

También participa en la iniciativa Maysun, periodista visual hispano-palestina que ha publicado en prestigiosos medios estadounidenses y fue nominada al premio Pulitzer en 2013 por su cobertura de la guerra en Siria. “Gaza es la cárcel más grande del mundo. La gente no puede moverse, no tiene libertad. Los captores son tres: Israel, Hamás y Al-Fatah”, explica la fotógrafa. Su trabajo La ratonera recoge los ataques militares de Israel en la franja ocurridos entre 2014 y 2015 y puede verse en el local La Fuente

de la Virgen (calle Sombrerería, 3).

Zamarrón ha elegido mostrar su trabajo en Ucrania. A través de las fotografías de La espera recuerda la olvidada guerra ucraniana, que ha dejado de ocupar espacio en telediarios y periódicos. “Las muertes ya no son tanto por los conflictos armados, sino porque la gente se encuentra muy desesperada y no puede salir de su situación. Para mí ahora es la guerra por olvido”, resalta este fotógrafo, quien se ha recorrido el mundo para documentar temas como las movilizaciones del G20, los asesinatos de Estado en México o la nueva etapa de las FARC en el proceso de paz colombiano. “Uno de los milicianos me contó que allí se estaba esperando siempre a que pasara algo, a que te maten o mates tú”, recuerda. Para visitar esta muestra hay que acudir a El Pedal (calle Argumosa, 33).

La realidad de Marruecos llega a Lavapiés a través de la fotografía. José Colón, cofundador del proyecto fotográfico Memo, expone sus fotografías de las revueltas en Rif, la mayor crisis del reinado de Mohamed VI en el Bar Casa Zoilo (Huerta del Bayo,4).

Fotografía de la muestra 'La espera', de Julio Zamarrón.
Fotografía de la muestra ‘La espera’./ Julio Zamarrón

La realidad del fotoperiodista: una carrera de obstáculos

Muchas veces las imágenes son más poderosas que las palabras para entender la realidad que nos rodea u otras que nos son ajenas. Sin embargo, la profesión del fotografo o el fotoperiodista es una carrera de obstáculos, muchas veces trabajan por cuenta propia y tienen escasa seguridad laboral.

“A quienes nos interesa la fotografía documental, de todos aquellos temas relacionados con los Derechos Humanos, nos es prácticamente imposible vivir solo de este trabajo”, explica Calvo. “La información debería ser un derecho público y, muchas veces, aunque una historia no sea lucrativa se debería apostar por ella, al igual que se hace con la sanidad u otros servicios públicos”, añade.

Maysun también pone de manifiesto las dificultades que enfrenta para desarrollar su trabajo y compara el trato que recibe en España como profesional en comparación con otros países. “El concepto freelance nos lo han vendido como la panacea, como que somos nuestros propios jefes, pero la realidad es diferente porque te tienes que enfrentar a todos los gastos de tu bolsillo: hoy en día los medios de comunicación no dan muchos encargos”, explica la fotógrafa

Los medios en Alemania y sobre todo en Estados Unidos, explica Maysun, pagan “mucho mejor” que en España. Aquí “las versiones digitales de los periódicos desde un primer momento las hicieron gratis, algo que no pasa en Estados Unidos. La gente se acostumbró a no pagar y eso es terrible. Se quedaron sin dinero, tuvieron que echar a mucha gente y que recortar”, reflexiona. “Si no cuentas con el apoyo de los lectores no puedes hacer nada. Creo que pagar por el periodismo es la única forma de que se mantenga”, añade.